Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Acompañamiento Terapéutico y psicosis
  Articulador de lo real, simbólico e imaginario
   
  Por Gabriel Belucci
   
 
Aunque esto aconteció luego de varios años de un creciente intercambio profesional con el autor iniciado en el año 2005 —que luego comentaré—, desde la lectura de las primeras líneas tuvo para mí un impacto muy fuerte, con vida propia. El libro sorprende, entusiasma, más allá del aura y el prestigio profesional de quien lo escribe. Pronto se comprueba la exhaustiva consistencia teórica alcanzada por Mauricio en su investigación —luego de una experiencia de más de 15 años en el trabajo clínico con pacientes psicóticos—, en una fecunda puesta a prueba de la ética del psicoanálisis de orientación lacaniana en el campo del Acompañamiento Terapéutico. Pero con una valiosísima novedad adicional: en su punto de llegada, su recorrido nos permite acceder —en una transmisión magistralmente lograda— a las complejas formulaciones clínicas del último Lacan, el Lacan borromeo, el de los nudos, el del sinthome. Freud, por su parte, nunca deja de estar ahí, desde la primera hasta la última letra, cuidando meticulosamente que esa osada aventura en la clínica de lo real no desemboque en ningún extravío…!!!

Desde el inicio, también, se nos indica que lo que vamos a abordar está lejos de ser una cruzada epistémica de tinta y papel… La escena en tres dimensiones se despliega en el fangoso campo de la Salud Mental, incluyéndose de este modo aquella otra famosa tríada lacaniana: la táctica, la estrategia, y la política. Las cuales son hilvanadas, a su vez, por su propio sinthome: la Ética, desde donde se las anuda. Se justifica entonces el interés por «caracterizar la clínica del Acompañamiento Terapéutico en el marco de la reforma psiquiátrica, sabiendo que esa invención, fuertemente presente en algunos países del mundo, inclusive en Brasil, hizo una gran contribución y todavía contribuye a la clínica de la reforma, como en la perspectiva de cuestionar los paradigmas clínicos e institucionales que marcaron su historia» (Hermann, 2010).

Y allá vamos, en una retrospectiva histórica que nos permite captar cómo se fueron generando —en los sitios más influyentes del mundo occidental— las condiciones para que esta nueva herramienta clínica surgiera, casi por decantación natural, en aquellos bordes del trabajo clínico que comenzaron a requerir una modalidad de intervención que desbordaba a las profesiones y prácticas hasta ese momento implementadas en el tratamiento de las psicosis, fuera de los muros… La comunidad terapéutica de Cooper, la experiencia de Trieste —iniciada en 1971 a partir de la nominación de Franco Basaglia para la dirección de un manicomio con más de mil camas—, la psicoterapia institucional francesa… Y finalmente, la calle como espacio clínico, y el Acompañamiento Terapéutico, como soporte fundamental de una apuesta que, de otro modo, corría serios riesgos de descarrilamiento…

Y allá vamos, partiendo del a, b, c freudiano en las primeras formulaciones psicoanalíticas sobre la histeria, para transitar luego, sucesivamente, los trazos iniciales de su teoría y clínica de la paranoia; el abordaje metapsicológico de su configuración subjetiva; y la posición ética del psicoanálisis frente a la producción delirante del sujeto psicótico: Freud, Freud, Freud… ¡y el presidente Schreber que, por supuesto, no podía faltar a la cita…!!!
Y allá vamos, al encuentro con el primer Lacan, a través del puente recién tendido por la problemática del padre y su función en el psicoanálisis. La revisión del Edipo en tres tiempos, en su cruce con las vicisitudes del significante: la metáfora paterna, y su forclusión. Y la conocida arenga lacaniana a trasponer ese umbral delimitado por Freud para el trabajo clínico, en la especificidad del campo de las psicosis…
Y allá vamos… y sí, trasponemos ese umbral, instalamos el dispositivo. Entonces empiezan a entrar en escena sus más destacados protagonistas, los sujetos, los casos… Emerson y su envoltura de ladrillo y cemento; Beto y su ambivalencia laboral; João, y su sombrero de Panamá… Con una precisión lógica implacable, nos preparamos para encarar la recta final.

Y allá vamos, con una nueva indicación clínica para el tratamiento posible de las psicosis: el sinthome y el lazo social. Entonces, se nos revelan los secretos de ese pase mágico a través del cual Lacan sustituye la noción de metáfora delirante como dirección de tratamiento, por la construcción del sinthome. El punto de mira de este tramo de la aventura —nos confía el autor— es ofrecer los soportes teóricos necesarios para la discusión acerca del modo en que se constituye el anudamiento de los tres registros —real, simbólico e imaginario— en la paranoia: «Aquí reside un argumento importante, en la medida en que se abre una nueva dirección de tratamiento para las psicosis, en este caso, incluir la dimensión del lazo social, de modo tal de avanzar todavía más en el debate acerca de los tratamientos posibles de las psicosis. La construcción de la metáfora delirante —así como las suplencias imaginaria y simbólica— abre el espacio para una posición posible de cada sujeto psicótico frente al lazo social. Para Lacan, en ese momento de su teoría, esa es la cuestión…» (Hermann, 2010). Volvemos entonces sobre João y su trabajo de escritura, y nos preparamos para Lourival…

Y allá vamos, hacia el final, el momento conclusivo de esta tesis doctoral que propone articular el concepto de sinthome y la función del acompañante terapéutico, en el montaje de nuestra última escena, la Otra escena. Freud, entretanto, nos acompaña expectante, y nos tiende nuevamente su mano acercándonos la fantasía inconciente del niño pegado, y un lazo social que no hace masa. Y entonces, Lourival en cuatro tiempos, partiendo de un largo período de exclusión en el que su existencia se fundía en los olores de la institución cerrada, el electrochoque, y las prohibiciones institucionales… Y entonces el acompañante terapéutico: él, Mauricio, dando cuenta —entre cigarrillos, ceniceros y refrescos—, de la rigurosidad lógica de sus intervenciones y su contribución en la construcción del sinthome. Y entonces, la transferencia, la especificidad del manejo de la transferencia en el acompañamiento de pacientes paranoicos: «la presencia del acompañante terapéutico conduce al paciente en dirección a las ofertas de lazo social, hasta el punto en que ese mismo paciente puede prescindir de la presencia del acompañante terapéutico para la concretización de una acción entre el paciente y algún objeto» (Hermann, 2010). El objetivo último ha sido plenamente alcanzado.
Gabriel O. Pulice [gopulice@gmail.com]
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio en el análisis  Modalidades diferenciales y quehacer del analista
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Entre «dispositivos» y «rizomas»: la Ética del caso por caso 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Lo escrito de un análisis. Repetición y diferencia 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El analista ante el desencadenamiento.   Acto y efectos
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | El trauma, revisitado. Apuntes lógicos y clínicos 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Después del manicomio: ¿qué salida? 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Desencadenamiento: la anticipación como estrategia 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | El malentendido de la Verwerfung 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Semblante y escena institucional 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Tres dispositivos: análisis, supervisión, comentario 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Acerca de lo "prehistórico" en Freud 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Hacia una estética del intervalo 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El analista en el Hospital:  entre la estética del sacrificio y una (posible) ética.

 

 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» EFBA
Seminario "Pulsión y Objeto a"  comienza 6 de Abril
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Reuniones informativas durante Marzo
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Abril 2019 - charlas informativas
 
» Fundación Tiempo
Jornada Clínica de apertura al ciclo 2019  sábado 6 de Abril
 
» Lacantera Freudiana
Grupo de estudio del Seminario 10 "La angustia"  a cargo de Mirna Restuccia - Zona Castelar
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Fundación Tiempo
One City, one Book  Domingo 14 de Abril - 11hs
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com