Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Futuro del Psicoanálisis

El futuro del psicoanálisis
  Por Sergio  Rodríguez
   
 
Estimados lectores: no encontrarán citas. Llevo 45 años trabajando y formándome como psicoanalista. Transcurrieron a partir de las enseñanzas de otros que me precedieron y de lo que me fue y va, enseñando la práctica, a través de errores y de aciertos. Años que me confirmaron, pero también corregido, planteos de diferentes épocas. Lo mismo encontré en cada colega que leí. Si leemos atentamente cualquier autor, observaremos que no ha sostenido idéntico, lo escrito en diferentes momentos.

Freud y Lacan, son mis autores psicoanalíticos preferidos. Pero también me marcaron: Karl Abraham, Víctor Tausk, Helen Deutsch, Wilheim Reich, Melanie Klein, Wilfred Bion, Donald Winnicott, José Bleger, Gregory Bateson1, Emilio Rodrigué, Fernando Ulloa, Marie Langer, Jorge Rodríguez y muchos más, que escapan al volar de la memoria y de las teclas. Me hago responsable de lo que escriba y desligo a cualquier otro, de responsabilidad sobre mis dichos.

Futuro en la lengua española. Se me ocurrió leer diferentes sentidos de futuro. Algunos, pueden ayudarnos a pensar en el futuro del psicoanálisis.
Tomo algunos. El Diccionario de la Real Academia Española (www.rae.es) dice:

(Del lat. futūrus).1. adj. Que está por venir. U. t. c. s. m. 4. m. Gram. Tiempo que sirve para denotar una acción, un proceso o un estado de cosas posteriores al momento en que se habla. Amaré, habré amado, amare, hubiere amado 5. f. 1. m. Gram. El que denota acción, proceso o estado futuros respecto del momento en que se habla, pero pasados con relación a una acción, un proceso o un estado posteriores a dicho momento. Habrá amado, habrá temido, habrá vivido.

Que está por venir. Adjetiva y acompleja. ¿Aún no llegó? ¿Lo que vendrá, será diferente a lo que hay?
Llegó precisado, desde el Freud pos Primera Guerra Mundial. Luego ocurrieron avances y retrocesos. Estos, con respecto al tiempo de las sesiones y a la consideración de la pulsión de muerte. Desde el congreso de Nüremberg en 1910 en el cual don Sigmund desmayó ante Jung y fundó IPA, se instaló el cronometraje del tiempo de las sesiones en 50’ y su cantidad, en cinco por semana. La mayoría de los psicoanalistas emigrados a Norteamérica por la persecución nazi, deslumbrados por el New Deal de Franklin Delano Roosevelt, cayeron en la creencia de que “todo va mejor con Coca Cola”. Con respecto a la pulsión de muerte principalmente, pero no sólo, dejaron de lado a Freud. Se volcaron a la Psicología del Yo. Bien nominada así, ya que es, una psicología sin análisis de las pulsiones, particularmente la de muerte, y que pretende adaptar al yo y sus mecanismos de defensa a “la realidad”. Psicología, creyente en que hay un criterio universal, sobre realidad. Y que supone a los afectos de por sí, sin advertir que son efectos facturados en cada circunstancia; por la articulación entre lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario. Ese renuncio no ocurrió con todos. Por ejemplo, nuestra querida Marie Langer, se aferró a Melanie Klein.

Ésta, emigrada a Inglaterra, se centró en el análisis de los fantasmas inconscientes, distintos de los arquetipos de Jung. Nada era típico y mucho menos arque2. No se centró en el yo y sus mecanismos de defensa, que no desestimaba, pero a los que no colocó en el centro de la escena. Le polemizó a Ana Freud, que con su análisis pedagógico, daba insumos a los creyentes en un New Deal eterno. Melanie, no desestimó a la pulsión de muerte, y si muchas veces abusó de las interpretaciones icónicas, no dejó de lado las enseñanzas de Freud, sobre utilizar analíticamente, equívocos, actos fallidos, omisiones, elisiones, y particularidades formales de las escansiones. Quienes quieran verificar esto, recurran a leer las sesiones con Richard, que transcribe en el tomo 1 de sus Obras Completas.

Lacan. Formado como psiquiatra en la Salpetriere y tras un difícil (para ambos) análisis de seis años con Rudolph Lowenstein, entró a la Sociedad Francesa de Psicoanálisis. En ella predominaban, de la mano de Marie Bonaparte y del mismo Lowenstein, ideas similares a las de Ana Freud. Lacan, ya desde su libro La Psicosis Paranoica en sus Relaciones con la Personalidad, tomaba otro camino. De su fructífera correspondencia con Winnicott, extrajo las primeras ideas que lo conducirían a diseñar el Estadio del Espejo y el Registro Imaginario. Ya preconizaba la Vuelta a Freud, que consideraba abandonado por la mayoría del pos freudismo. Plantado el registro Imaginario, desplegó el valor de lo simbólico en sus seminarios sobre Las formaciones del Inconsciente y el de Los Cuatro Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis. Que en cierta medida, fueron también respuesta a su expulsión de IPA. Lo acusaban de manipular el tiempo de las sesiones, cuando lo que aplicaba era una lógica temporal no atada a los relojes, sino a lo que ocurría discursivamente en aquellas. Marcadas por un instante de ver, un tiempo de comprender, y un momento lógico para que el concluir, resultara un acto con consecuencias analíticas. Lacan respondió con lógica a los que se subordinaron a máquinas. Se abrió paso entonces la lógica de cinco discursos, el del Amo, el de la Histérica, el del Universitario, el del Analista, y el del Capitalista. Captó que no había lógica que no encontrara su punto de falla, su castración. A diferencia de los sistémicos, captó que la falla no se resolvía con una lógica ampliada que envolviendo a la “fallada”, la resolviera. Lacan captó que la falla es estructural a los discursos que operan en y para los lazos sociales. Llamó a dicha falla castración, usando metafóricamente la creencia de Juanito sobre las mujeres3. Y advirtió, que un psicoanálisis gira siempre alrededor de las formas en que se presenta e incide lo que falta. El transcurso y el final del mismo, hacen que el Sujeto logre arreglárselas mejor, con sus puntos de falla.

Al mismo tiempo fue desarrollando una topología iniciada con la banda de Moebius y culminada con el nudo Borromeo de la Tercera de Roma, re-anudado luego con el 4° nudo del Nombre del Padre, para arribar al propio nombre. En síntesis, tomando a las formaciones del Inconsciente y la pulsión de muerte influenciando inconscientemente al Sujeto como un saber sobre el que no se quiere saber, con respecto al destino de todo humano, Lacan investigó lógicas discursivas y diseñó figuras topológicas que representaran esos descubrimientos de Freud y los agregados por él, hasta el límite posible. Lo imposible volverá siempre como un real no significado, difícil de ir significándolo y que nos afecta e interpela. Es una de las formas de la castración.

El Futuro. Algo que puede augurar el psicoanálisis basado en lo que le enseñó su experiencia, es que la brecha que llamamos castración y que es lo que causa4 a nuestra práctica, nunca será cerrada. En consecuencia sería contradictorio con el psicoanálisis, creer que podemos saber que ocurrirá con él. La ilusión de muchos excelentes y hasta geniales físicos y matemáticos estuvo y está, en encontrar una teoría del todo5 que permitiera explicar y conducir, tiempo y materia. No caemos en esa ilusión.

En un artículo aportado por Eduardo J. Carletti a Science Daily, cita a Penrose y Hameroff6, cuando dicen: “… nuestra teoría toma en cuenta estos dos puntos de vista, lo que sugiere que la conciencia deriva de las vibraciones cuánticas en los microtúbulos,7 polímeros de proteína dentro de las neuronas cerebrales, que gobiernan tanto las funciones neuronal como la sináptica, y conectan los procesos cerebrales con los procesos de auto-organización a escala fina, la estructura cuántica proto-consciente de la realidad8”.

Estos científicos no utilizan el concepto de inconsciente, pero lo refieren descriptivamente, cuando dicen “estructura cuántica proto-consciente9 “de la realidad”. El Inconsciente se realiza en, y desde, la articulación molecular-neuronal. La necesita, como archivo y portadora material de imágenes y significantes con los que construirá respuestas a lo que el humano debe ir resolviendo en cada momento de su vida. Como parecen ir indicando dichas investigaciones experimentales, suponemos que ahí encontramos Puentes Factorías10 de pensamientos e invenciones causados por deseos y prácticas de goce. O sea: serían las vibraciones cuánticas en los microtúbulos y polímeros de proteína –microtubulinas– dentro de las neuronas cerebrales, las que gestionan las funciones neuronales y sinápticas. Conectan los procesos cerebrales con los procesos de auto-organización a escala fina. Tendríamos ahí la estructura neuronal cuántica de lo inconsciente, de sus significantes y actos11.



¿En el futuro, esto invalida al psicoanálisis? Todo lo contrario, lo refuerza y lo mejora. ¿Por qué? Porque será más razonable, calcular las combinaciones más eficaces para tratar, lo singular de cada patología, según la singularidad del sujeto que la porte y del medio familiar, laboral, social, con el que convive. Es lo que podemos dilucidar del cruce entre Psicoanálisis, Neurobiología, Física Cuántica y lo que vaya resulte útil y adecuado.
Las combinaciones de Psicoanálisis con psicoterapias grupales, con artes diversos y trabajos adecuados, en las neurosis menos graves acelerarán los tratamientos. En las más graves y en las psicosis, los harán más eficaces. También disminuirán, la necesidad de psicofármacos, a la vez que su utilización resultará mucho más constreñida y mejor dirigida.

Los otros. Las terapias sistémica, gestáltica, de las Constelaciones familiares, de la Comunicación y sistemas humanos, neurocognitivista, breve centrada en soluciones, etc., reniegan del peso que tienen en las subjetivaciones las pulsiones sexuales y de muerte. Eso queda elidido en las conversaciones de sus practicantes con sus pacientes. Elisión que excluye la posibilidad de llegar a trabajar las causas más importantes de constitución del carácter y/o la neurosis del paciente.

Freud advirtió tempranamente sobre las “curas” de transferencia, al observar que los inicios de la mayoría de las relaciones terapéuticas se instalan por el halo de confianza con que se rodea al profesional. Lo que facilita que en esos inicios “todo vaya bien con Coca Cola”. Pero cuando se va profundizando la relación de discurso, los sufrimientos de antaño que sostienen a los actuales, emergen y se trabajan.
Las terapias antedichas, dan de alta al paciente en plena “luna de miel” condenándolo a un eterno retorno. De breves pasan a ser eternas, o peor aún, a que la persona crea que no tiene arreglo.
¿Cuál será el destino del psicoanálisis? No sé. Deseo que tenga una larga vida orientando a otros instrumentos también útiles, para en colaboración, curar algo tan difícil como resulta ser humano.
______________
1. Antropólogo y generador de la teoría sobre “el doble mensaje” en la generación de esquizofrenias.
2. DRAE: Psicol. Representación que se considera modelo de cualquier manifestación de la realidad. (Sigue la idea totalitaria de creer que hay un saber común sobre la realidad –SR–) Psicol. Imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forman parte del inconsciente colectivo.
3. Me estoy refiriendo al caso de Freud: “El pequeño Hans”.
4. Aclaro que uso el significante causa, en este sentido y no como a veces leo en algunos colegas, como una locución verbal de opinión, de bando o de partido. Dicho de otro modo, al psicoanálisis lo causa, lo que nunca se terminará de saber en términos absolutos.
5. Por ejemplo Stephen Hawking, culminando a una larga serie de científicos que lo precedieron en la búsqueda.
6. Neurobiólgo Penrose, anestesista Hameroff. Asociados para investigar, gracias a los relatos del anestesista sobre lo que decían en momentos de la anestesia, los pacientes.
7. Los microtúbulos son estructuras tubulares de las células, de 25 nm de diámetro exterior y unos 12 nm de diámetro interior, con longitudes que varían entre unos pocos nanómetros a micrómetros, que se originan en los centros organizadores de microtúbulos y que se extienden a lo largo de todo el citoplasma. Se hallan en las células eucariotas y están formadas por la polimerización de un dímero de dos proteínas globulares, la alfa y la betatubulina.
8. Que citamos en Cruces entre Psicoanálisis y Neurobiología II, próximo a salir.
9. Proto, o sea previa a la conciencia.
10. Que facilitan el tránsito, el archivar y el reencontrar para elaborar y efectuar la respuesta acertada o no, a la problemática encontrada y necesaria de resolver.
11. Así lo decimos en el epílogo de Cruces entre Psicoanálisis y Neurobiología II, próximo a salir.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Psicoanalistas <> otras profesiones   –Investigando–
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Repetición e Incertidumbre 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | La Va Analidad del Mal  También es Narcisística y Oral Canibalística
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | ¿Violencia de Género, o Violencias Humanas? 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Paradojas de ser humanos sacudieron Japón. Lo siniestro ¿443 réplicas a la espera? 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Un Novel en la Jaula de los Locos 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Laberintos de la escritura en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Buscando que lo real como imposible, no nos reduzca a la impotencia total 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Sergio Rodríguez caretea 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | La actualización del psicoanálisis y la neurobiología 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Envejeciendo 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Falleció Emilio Rodrigué, el psicoanálisis de luto. 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | El cuerpo, entre la biología y el lenguaje:  desea y goza
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Equivalencias entre las ciencias y las artes psicoanalíticas y militares 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Observaciones e hipótesis sobre la reactualización de tatuajes y piercings 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | De ideales, idealistas, idealizados e idealizadores 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Cuando la perversión se enseñorea en el Poder  El terrorismo se desnuda, leamos sus fuentes
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Emergencias 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El cuerpo del analista 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Nosotros pasamos, no el tiempo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | La autofagia del discurso capitalista 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | Un infierno de cocaína, ambición, amor y muerte, gestó también el psicoanalisis 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Algunas tesis para el psicoanálisis en extensión 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Apuntes de un psicoanalisista sobre el 2002 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Sólo del psicoanálisis en intensión devienen psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Acontecimientos argentinos:  cuestiones para registrar.
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | La nueva guerra y la función del psicoanálisis en la extensión 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Lo obsesional resiste al movimiento del psicoanálisis 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com