Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Los miércoles por la noche, alrededor de Freud
  de Mauro Vallejos, Letra Viva, 2008.
   
  Por Jorge Baños Orellana
   
 
Martin, el primogénito de Freud, escribió en sus memorias: “Sabíamos de las reuniones de los miércoles a la noche en la sala del departamento de Berggasse. Oíamos cuando llegaban, pero raras veces los veíamos. La inevitable curiosidad de muchacho me llevó a inspeccionar la disposición de la sala antes que llegasen los invitados. Junto a cada silla alrededor de la mesa había siempre un cenicero de la colección de papá, algunos de jade chino. Comprendí la necesidad de esta multiplicidad de ceniceros una noche cuando al volver de un baile miré a la sala de la que acababan de salir los visitantes. El ambiente estaba todavía cargado de humo y me pareció maravilloso que seres humanos pudiesen haber vivido allí unas horas y que se pudiese hablar sin inconvenientes en esa humareda. No pude comprender nunca cómo lo soportaba papá y menos que le agradase, y sin embargo así era.” Aunque veraz y conmovedora, a esta descripción le falta lo que nos incumbe: el cuaderno de Actas que acompañaba ineludiblemente el cenicero de Otto Rank. Lo alarmante es que sus páginas siguen todavía desatendidas, disimuladas bajo otros humos que el libro de Mauro Vallejo intenta explicar y aventar: “¿Por qué fueron olvidadas las minutas [de los miércoles]? ¿Por qué el discurso psicoanalítico les ha destinado la suerte que nuestra porfía parece objetar?”

Su respuesta es un hojaldre de muchas capas, amasado con sucesivos pliegues y reacio al aplastamiento de una reseña bibliográfica. Como sea, adelantaré que una de las capas más sabrosas es la de los lazos entre analistas. Lazos que registran, en las Actas, su partida de nacimiento y la evidencia cómica de sus primeras regularidades. Con éste, como con otros temas igualmente peliagudos, Vallejo avanza sin concesiones, jurando por el mandato spinoziano de “no detestar las afecciones y acciones humanas, sino preferir conocerlas”, por el llamado foucaultiano de estudiar “prácticas reales”, por la voluntad de “dar con rastros fácticos irrecusables” y por la divisa de Ponge de “situarse del lado de las cosas”. Entendiendo que la cosa, el rastro, la práctica y la afección remiten casi excluyentemente a las páginas de las Actas: he ahí su corpus. Y para conseguirlo, toma impulso desde una situación propicia: al no ser un analista sino un historiador, goza de un emplazamiento extraterritorial que le deja ver y pronunciar asuntos que los analistas tenemos restringidos, sea por la venda de ideales profesionales o la mordaza de lealtades institucionales. Esa facilidad, claro está, suele provocar cotocircuitos...

Un mérito mayor de Los miércoles por la noche... es, justamente, el de evitar la tentación que desacreditó buena parte de la historiografía psicoanalítica: la de jugar impunemente a analizar-a-los-analistas. El último capítulo es, al respecto, ejemplar. La detección de que entre las Actas vienesas y lo peor del higienismo y el nacionalismo de su época hubo coincidencias terminológicas e insistencias temáticas, no empuja a Vallejo a denuncias estruendosas (¡Freud es Hitler!); sino que lo alienta a un atesoramiento laborioso de contrastes que lo llevan a la siguiente hipótesis biopolítica: “El racismo de Estado edificó un aparato ya conocido, uno de cuyos fines fue lidiar con la sexualidad, la salud de su población, la normalización de los individuos y la transmisión generacional El saber psicoanalítico, quizá sin saberlo, se disponía desde antes a demostrar que esos mismos problemas podían ser resueltos prescindiendo de los estrepitosos horrores de la depuración”.
Será por eso que los peores epítetos de este libro de estilo soberbio y alzado (nos mantiene despiertos en medio de la densidad informativa) apuntan a otros historiadores, subrayando persuasiva y divertidamente que, en tal o cual aserción, Rosemary Balsam “carece de imaginación”, Roudinesco es “pretenciosa” y “[piensa] con un estilo que esconde poco la nostalgia que le embarga”, Gay sostiene lo que sostiene “sin demasiadas explicaciones” o la minuciosa Grubrich–Simitis ignora “la psicología académica de ese entonces”… Desde luego, en otros párrafos concuerda entusiasmado con las mismas firmas: es el libro de un intelectual, no de un militante.

¿Acabaré concluyendo que los analistas debemos delegar completamente a los buenos historiadores del psicoanálisis, como Mauro Vallejo, la escritura de nuestra historia, la visión de conjunto de nuestros lazos? No. Los miércoles por la noche... también enseña, quizá sin saberlo, los límites del celo académico de no asomarse más allá de un corpus y el precio de procurarse emplazamientos neutros. Es lo que aprendí de las páginas en que Vallejo descalifica el siguiente juicio de Abraham: “No estoy muy impresionado con los adeptos vieneses. Él [Freud] está mucho más adelante que los otros. Sadger es un talmudista, interpreta y observa cada regla del Maestro con un rigor de judío ortodoxo. Entre los médicos, el Doctor Federn es quien me dejó la mejor impresión. Stekel es superficial; Adler, unilateral; Wittels, trafica excesivamente con la fraseología; los otros son insignificantes”.
Distinguiéndose de sus predecesores, Vallejo toma en consideración que, a la fecha de escribir el veredicto, Abraham había mantenido un único contacto con los vieneses, el de la reunión del 18 de diciembre de 1907 (“de ella extrajo Abraham la impresión que nos ha llegado a través de la carta a Eitingon, siendo que no pudo haber arribado a un parecer tal a través de otras fuentes”). Entonces, revisando fríamente esas minutas (“los registros conservados de dicha reunión abren la posibilidad de someter a cierto cuestionamiento el diagnóstico de Abraham”), Vallejo juzga que el desempeño de los pobres vieneses no justificaba semejante agravio: luego, esa crítica a los vieneses (que salpica a las Actas) es un mito. ¿En serio? Un analista no estaría tan convencido...

Menos ceñido a un corpus, no lo desalienta la posibilidad de que otras fuentes se hayan abierto al visitante de Berlín. Sabiendo que permaneció en Viena al menos seis días, ¿vamos a concluir, porque no hubo registro documental de esa palabra, que sólo el miércoles por la noche escuchó a los vieneses?, ¿o que cenó solitario incluso la noche del 18 de diciembre? Las impurezas de la conjetura y la novela infectan la historia documental. Además, Abraham no concurrió a una reunión cualquiera, entrando inadvertido como observador extraterritorial. No, el tema de dicha reunión fue elegido expresamente para recibirlo en su condición de autor de “La experimentación de traumas sexuales como una forma de actividad sexual”, artículo de lectura recomendada por Freud el 27 de noviembre. El martes 26, había escrito a Berlín: “De su visita a Viena quiero sacar el máximo provecho posible”. Acostumbrado a ser observador participante en las casas del psicoanálisis, a un analista le cuesta menos que al historiador situarse en Abraham y reconocer el desempeño de la fraternidad vienesa como un desplante. Las Actas muestran únicamente a Federn balbuceando un acuerdo con el artículo del visitante; el resto no parece haberlo leído y Wittels quiere impugnarlo con una frase, desdeñando las siete viñetas clínicas. Es el ninguneo entre analistas en su estado naciente.
Aún así, y por eso mismo, este libro ineludible de Vallejo es un acontecimiento, sus iluminaciones traerán mucha más luz que humo.
Jorge Baños Orellana
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | La novela de Lacan (decimoctava entrega) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La novela de Lacan (decimaséptima entrega) 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Lo que debe faltar en un escrito 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | La novela de Lacan (decimasexta entrega) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La novela de Lacan (decimaquinta entrega) 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Porvenir del testimonio 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | La Novela de Lacan (Décimocuarta entrega) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | La Novela de Lacan (décimo tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La Novela de Lacan (duodécima entrega) 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | La Novela de Lacan (Undécima entrega) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | La novela de Lacan (Décima entrega) 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | La novela de Lacan (novena entrega)  4. Primeras veces: la cura cubista
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | La novela de Lacan (octava entrega)  4.Primeras veces: la escuela del análisis
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | La novela de Lacan (séptima entrega)  3.Loigny, los caminos a la escuela
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La novela de Lacan (sexta entrega)  3. Loigny, rayos y fotos de un viaje.
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | La novela de Lacan (quinta entrega)  2. Orleáns, los potes y la peste (final)
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | La novela de Lacan (cuarta entrega)  2. Orleáns, los potes y la peste (continuación)
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | La novela de Lacan (tercera entrega)  2. Orleáns, los potes y la peste
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | La novela de Lacan   1. París, mito lacaniano (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | La Novela de Lacan (segunda entrega)  1. Paris, mito lacaniano (Segunda entrea)
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | La Novela de Lacan  1. Paris, mito lacaniano (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | La vasectomía de Freud como post-scriptum de Más allá del principio de Placer 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Entre la carcoma de lo inútil y el amarillo de los chimentos 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Inspiraciones y andamios (cuarta entrega) El sueño de la historia clínica
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | Los pequeños oficios, de la escritura del psicoanálisis  Inspiraciones y andamios (Tercera entrega) Un sueño con cocaína
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Inspiraciones y andamios (segunda entrega) Lo que guardaban los ojos de Freud
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Inspiraciones y andamios (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Apropiaciones de la posmodernidad en la casa de los analistas. 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Últimas noticias de los propietarios de Lacan 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | Cómo hablamos cuando hablamos de la situación 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Los tres pilares de la primera página (última entrega)
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Tres pilares de la primera página (décimosexta entrega)
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis   Los tres pilares de la primera página (décimoquinta entrega)
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis   Los tres pilares de la primera página (décimocuarta entrega)
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Los tres pilares de la primera página
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanalisis  Los tres pilares de la primera página (Décima entrega)
» Imago Agenda Nº 48 | abril 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Los tres pilares de la primera página (Novena Entrega)
» Imago Agenda Nº 47 | marzo 2001 | Los pequeños oficios de la escritura del psicoanálisis  Los tres pilares de la primera página (octava entrega)

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com