Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

La apuesta
  Por Valeria Petruzzi
   
 
El 14 de julio del año 2008, el filósofo Alain Badiou fue convocado por su colega Nicolás Truong, en París, a un diálogo abierto al público acerca del amor. La entrevista, que luego fue editada en el libro Elogio del amor, comienza con un llamado de atención sobre un París empapelado con los afiches de un sitio de Internet de citas, cuya campaña publicitaria da cuenta de una posición muy particular: “¡Se puede estar enamorado sin caer en el amor!”, “Usted puede enamorarse sin sufrir” son los eslóganes de un amor “cero riesgos”. La campaña publicitaria promete un éxito asegurado, gracias al asesoramiento de un “coach” personalizado y el acceso a la más completa información acerca de la vida, los intereses y gustos del futuro partenaire. Badiou aprovecha esta publicidad para sostener que el amor se encuentra amenazado por este tipo de posiciones que priorizan la seguridad personal por sobre el encuentro con el otro. Esta posición, que el autor caracteriza como liberal y libertaria, coherente con la época e hija del capitalismo, presenta al encuentro con el otro como un riesgo del que uno puede fácilmente salvarse, siempre y cuando se cuenten con los medios, las herramientas, y los “coachs” necesarios para asegurar la comodidad y seguridad (Badiou, 2012, p. 16-20).

¿Cómo vivir un amor a resguardo de todo riesgo, apostando únicamente cuando se sabe con seguridad que se obtendrá ganancia? ¿No se evitaría de este modo la experiencia misma del encuentro con un otro? Por otro lado, ¿qué tipo de ganancia se espera obtener y qué características tendría esta “ganancia”? La practicidad y conveniencia del costo-beneficio en el amor sólo puede pensarse en el contexto actual que se aleja de las concepciones más bien románticas del siglo XXI, en donde el amor era la meta en sí misma y en el abrazo con el amante el enamorado obtenía todo lo necesario para la felicidad. Para tomar un ejemplo de la literatura, veamos qué diferente suena la practicidad del amor sin riesgos del amor romántico del que habla por ejemplo Victor Hugo en Les miserábles: “Si eres piedra, sé imán; si eres planta, sé sensitiva; si eres hombre, sé amor. Nada basta al amor. Si se posee la dicha, se quiere el paraíso; si se tiene el paraíso se anhela el cielo. ¡Oh, vosotros los que amáis! Todo eso está en el amor. Sabed encontrarlo. En el amor hay tanta contemplación como en el cielo y más deleite que en el cielo. (...) El amor es una respiración celeste del aire del paraíso” (Hugo, 1862, p. 241).

La propuesta entonces será vincular la experiencia del amor de la que habla Badiou, con la noción de la apuesta, diferenciándola claramente del resguardo del amor post-moderno “sin riesgos”.
Tomada por Jacques Lacan del matemático y filósofo Blaise Pascal, la apuesta refería a la cuestión acerca de la existencia de Dios. Para Pascal, la razón no puede determinar nada al respecto de si Dios existe o no, lo señala Lacan en el seminario “El objeto del psicoanálisis”: no hay evidencia empírica que dé cuenta de una respuesta posible al dilema. Dios “es o no es”, es decir es un “cara o cruz”. Ante esta disyuntiva, Pascal sostiene, a través de un enunciado lógico, tomar una posición obligada al respecto de la creencia en la existencia de Dios. Y ya que no se poseen garantías, entonces, esta posición tendrá el valor de apuesta.

¿Qué es lo que se pone en juego en el movimiento de la apuesta? Lacan ubica aquí a la “nada”, es decir que lo que hace posible el juego mismo es una pérdida, un espacio vacío, la propia falta. Apostar implica despojarse de una imagen otorgada por el Otro como un don, movimiento que no se efectúa sin cierta cuota de dolor e incertidumbre. Lacan lo designa como una renuncia a las trampas, a las envolturas de la investidura narcisista (Lacan, 1965-1966). Suspendida esa imagen que da la investidura del narcisismo, la apuesta deja al sujeto ex-puesto en su jugada: éste queda implicado, comprometido en una jugada que no puede ya anular (Pedrotti, 2001).
Se puede pensar que un amor que no quiere correr ningún riesgo va de la mano con una parálisis del juego, un intento de ahorrarse toda apuesta posible que implique al sujeto, evitando así el acto. Es que no hay apuesta si no hay acto.

Si un acto supone una especie de “suicidio” del sujeto tal como lo conocíamos para renacer luego modificado en su esencia, el movimiento de la apuesta no podrá ser nunca sin riesgos. Al apostar al encuentro con el otro, se expone un agujero que ha de ser soportado, condición sine qua non para que el juego sea posible.

Lanzarse a la experiencia del amor supone un acto que nos enfrenta con lo real del azar, concepto que para Lacan “se refiere esencialmente a la concepción de lo real en tanto que imposible (...) de interrogar. Imposible de interrogar porque responde al azar” (Lacan, 1965-1966). El encuentro amoroso implica una apuesta sin garantías, y es esta cuota de azaroso que posee la que, quizás, al enfrentar al sujeto con un real imposible de interrogar -o controlar podríamos agregar-, puede llegar a conducirlo a buscar una seguridad ilusoria. Este punto es aprovechado por la lógica de la mercancía en donde se ofrece una ilusión de seguridad, promesa de felicidad y prosperidad, claro está, siempre a cambio de una suma de dinero.

Para terminar, citemos el famoso fragmento de Rayuela que desde una simpleza acogedora ilustra el acontecimiento del amor. “Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto” (Cortázar, 1963, Cap. 93).


 valeria.petruzzi@gmail.com


Bibliografía

BADIOU, A. (2012). Elogio del Amor. Buenos Aires: Ed. Paidós, 2012.
HUGO, V. (1862). Les miserábles. Tomo II. Buenos Aires: Ed. Losada, 2010.
PEDROTTI, M.G. (2001) “Lo insoportable, la confianza, la apuesta”. Escuela Freudiana de Buenos Aires. Edición Online:
http://www.efbaires.com.ar/files/texts/TextoOnline_1066.pdf
CORTAZAR, J. (1963). Rayuela. Capítulo 93. Buenos Aires: Ed. Punto de lectura, 2011.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com