Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

La interioridad “tomando vuelo”
  El arte plástico como recurso psicoterapéutico
   
  Por Norma  Torres Mirco
   
 
Un pintor no pinta lo visible. Hace visibles fuerzas que no lo son”.
Paul Klee

Siendo la creatividad una manifestación de la Pulsión de vida y el psicoanálisis una propuesta de trabajo psíquico que busca ampliar la territorialidad de la misma en detrimento del desinvestimento thanático, no es extraño su encuentro dentro del consultorio psicoanalítico.

Laboran ambos en la misma dirección: Eros amalgamando a Thánatos (Freud 1920), no solo en tanto no repetición, también en cuanto vehiculización libidinal.
Al ser instrumentado el hacer plástico en determinados momentos del transcurrir psicoterapéutico, formas-colores-espacios encontrados en materiales exteriores, dan formas-colores-espacios a contenidos interiores que quieren y no pueden expresarse, dinamizando el proceso.

Investimentos figurativos los corporizan deslizándolos por caminos distintos de la palabra, propiciando su resignificación en el retorno a ella.
El trabajo con imágenes del mismo modo que la asociación libre, acerca a la conciencia ramificaciones de lo reprimido, mediante un proceso en el que aquello sentido subjetivamente movilizado por una consigna de hacer plástico, va siendo objetivado en las figuraciones plasmadas y en las palabras emergentes a partir de ellas, posibilitando nuevas inscripciones que permitan su apropiación consciente y por tanto su entramado con otros contenidos del psiquismo.

Se constituye de este modo la creación plástica, en otra posible Via Reggia al conocimiento del inconsciente.
El psicoanálisis nos enseñó acerca de la necesidad del atravesamiento de bordes en la construcción de nuevos saberes.
Desde allí, atravesando fronteras disciplinarias, leyendo la experiencia con la ayuda de los conceptos y los conceptos con la ayuda de la experiencia, me propongo desgranar algunos de los procesos psíquicos desarrollados a partir de este recurrir al arte, en momentos de trabajo psicoterapéutico tanto individual como familiar y grupal, con el objetivo de llegar a un mejor comprender que abra a su disponibilidad psicoterapéutica.

Deleuze y Guattarí (1991), con su concepto “bloque de sensaciones”, refieren en la creación artística a la extracción de un mero ser de sensación que excediendo cualquier vivencia desterritorializa percepciones y emociones, reterritorializándolas simbólicamente en el plano de composición.

Esa conexión de lo individual con lo universal, al elevarlo al mundo simbólico, genera una distancia que acerca a la conflictiva, permitiendo su representación. Simultáneamente la tangibilización plástica de lo producido posibilita su visualización, facilitando su reconocimiento. Simbolización y tangibilización se convierten en un importante medio de acercamiento y comienzo de elaboración del conflicto metafóricamente representado.
La obra creada al ir al universo va al interior.

La experiencia de Lidia de 46 años, que participa de un grupo integrado por mujeres adultas, nos ayudará a comprender estos conceptos (viñeta relatada y analizada junto a otras, en el libro “El diván y el pincel”. Torres Mirco 2015).
En uno de los encuentros, ante la consigna de dibujar y pintar dentro de los límites de un círculo dado, algo que surgiera en su interior al escuchar una poesía, ella creó “un pájaro con alas turquesas, volando hacia adelante” (ver fig.).

Al finalizar los trabajos, los comentarios se centraron en cómo algunas de las integrantes habían dibujado fuera del espacio señalado.
Lidia mencionó que ella también había salido del borde permitido, a pesar de haberse mantenido formalmente dentro de él. Explicó que el círculo la había remitido a encierro, apareciendo al verlo recuerdos de retos recibidos, portadores de rígidos mandatos (“Quedate quieta”. “Tené cuidado con lo que decis”…). Recordó también su impotencia, su enojo y su deseo de escaparse. Decidió entonces convertirlo en un aro que un pájaro pudiese atravesar.

Con esas palabras, completó la significación de su hacer plástico.
En sesiones posteriores, comenta muy entusiasmada que su deseo de escribir estaba “comenzando a tomar vuelo”. Su expresión verbal conecta elocuentemente, casi tocando la conciencia, con lo producido por ella en aquel trabajo.
En él, su conflicto entre su deseo expresivo y esos preceptos inmovilizantes y silenciadores había comenzado a removerse.

Desde el afuera, una consigna enfrentó a Lidia con su problemática. Despertó en ella la sensación de aprisionamiento (generado por órdenes recibidas en otro tiempo y en otro escenario, pero que aparecían en muchos tiempos y en muchos escenarios de su vida) y paralelamente la necesidad de liberación.
Desde el adentro, a través de la metáfora con la que ella responde, llevó al universo su mandato aprisionador, encontrando en esa figuración tangible en la que fue reterritorializado el inicio de un camino de elaboración: su pájaro (connotante de libertad) traspasando un aro (simbolizador de prohibiciones limitantes).
En esa respuesta comenzaba a movilizarse su inmovilidad, a sonorizarse su silencio, a “tomar vuelo” su deseo, manifiesto en aquellos incipientes escritos.
Al actuar sobre la imagen que lo representaba, actuó sobre el conflicto mismo.

En una movilización inclusiva durante el hacer creativo, se dirigen en la misma dirección, uniendo sus fuerzas con un mismo objetivo Principio de Placer y de Realidad, flexibilizándose su integración.
La apertura a otras lógicas posibilitada por las libertades creativas, propicia la utilización de mecanismos del sistema inconsciente, desde lo conciente. Así procesos primarios, obedientes al Principio de Placer (desplazamientos, deformaciones, condensaciones…), se encuentran bajo la contención y la organización de los secundarios, representantes del Principio de Realidad (conocimientos y habilidades yoicas, nociones de espacialidad y temporalidad, principios de oposición, capacidades de espera y anticipación…).

En los sueños, los fallidos, los chistes y otras formaciones del inconsciente, los mecanismos del proceso primario se hacen reconocibles.
En la propuesta creadora, se los convoca desde las actividades y las técnicas ofrecidas y desde las libertades compositivas consentidas, brindando a la conciencia una posibilidad de aproximación a lo inconsciente utilizando sus mismas herramientas.

El lenguaje visual no solo denota desde su significado objetivo, también connota desde lo subjetivo de la propia experiencia inmersa en un contexto cultural, remitiendo a múltiples lecturas.
Así, las propuestas plásticas portan mensajes desde su “multisignificatividad”, pero será aquello propio que es ajeno (Berenstein 2004), aquello que no para de tratar de inscribirse movilizado en esa convocatoria, lo que determine la escena que surgirá plásticamente, tiñendo tanto su elección como su modalidad representativa.
Significantes donados por la figuración plástica a través de lo connotado por ella, brindan elementos preconscientes, necesarios para el pasaje de lo inconsciente a la conciencia. Recepcionando y significando la propia ajenidad, así como lo hizo ese pájaro de alas turquesas dibujado por Lidia, posibilitan nuevas inscripciones que permiten su entrada en el discurso, constituyendo de este modo un importante recurso psicoterapéutico.

El pasaje por la imagen, ayudando a franquear resistencias, condujo a la evocación de recuerdos (tanto órdenes como deseos), en tanto referencia al pasado como labor terapéutica.
Esas órdenes y esos deseos fueron adquiriendo a través del trabajo creativo, otro modo de representación, se re-simbolizaron. Al hacerlo fueron re-velando y de-velando, agregando y quitando velos a aquello ya velado y de-velado de otro modo.
Encubriendo y descubriendo comienzan a abrirse nuevos sentidos, generando otros entramados significativos. Convirtiéndose la obra producida en una especularidad que muestra al ser que la produce algo de sí mismo, que conocía y desconocía. Moviliza de este modo devenires identificatorios, dando lugar en ocasiones a la aparición de enunciados reposicionantes (Auglanier 1986), que permiten a los propios deseos comenzar a “tomar vuelo”.

Se retorna a la palabra, después de haber recorrido las de-velaciones y re-velaciones brindadas por la imagen. Una vuelta a la simbolización verbal después de la re-simbolización plástica, sabiendo un poco más del propio conflicto, del propio deseo, del propio ideal…, un poco más acerca de la propia ajenidad.
Mencioné algunos de los procesos psíquicos desarrollados en este momento de encuentro de creación y psicoterapia que fue el hacer de Lidia. Otras aristas presentes en esta experiencia si bien igualmente relevantes, escapan a la disponibilidad espacial de este escrito. Asimismo serán necesarias muchas otras vicisitudes psicoterapéuticas, que conjuncionen y precisen estas conceptualizaciones, en búsqueda de síntesis últimas siempre buscadas y siempre devinientes.

 normatorresmirco@yahoo.com.ar

Bibliografía
-Aulagnier, Piera: El aprendiz de historiador y el maestro-brujo. Amorrortu editores. Buenos Aires (1986).
-Berenstein, Isidoro: Devenir otro con otro(s). Paidós Psicología Profunda. Argentina 2004.
-Deleuze, Giles / Guattarí, Felix: ¿Qué es la filosofía?. Parte II: Filosofía, Ciencia Lógica y Arte. Editorial Anagrama 1991.
-Freud, Sigmund: “Lo siniestro”. Obras completas – Tomo III - CIX. Biblioteca nueva. Madrid 1973.
-Freud, Sigmund: “Mas allá del Principio de Placer”. Obras completas, Tomo III - CX. Biblioteca Nueva. Madrid 1973.
-Torres Mirco, Norma: El diván y el pincel. Hacer Arte en el consultorio del Psicoanalista. Letra Viva. Buenos Aires 2015.
- Winnicott, D. W.: Realidad y Juego. Gedisa. Barcelona 1979.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com