Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   El sujeto en la red

La subjetividad mediática
  Por Agustín J Valle  y Juan Manuel Sodo
   
 
1. Vivimos en red: perogrullo. Lugar común, tanto por estereotipo como por efectivo sitio compartido. Mala conclusión pero buena premisa; somos en red. En red social, red tecnológica, pero también en redes de trata, narco, Link y Banelco, red de comercios adheridos, red Al Quaeda, red de investigadores, redes de trueque y de comercio justo en su momento, redes de movimientos autónomos en Egipto, en España, en Grecia; sin contar las redes más sutiles y no explícitamente reconocidas como tales; e Internet, claro: red de redes. Las redes se montan sobre nuestras líneas constitutivas -tanto que nuestras líneas constitutivas son segmentos de redes-, y tironean nuestras partes en sentidos divergentes, o las alimentan convergiendo. Así es que la subjetividad red puede llegar a una versión de la multiplicidad tensa, dolorosa, autoexigente. Y así, también, es que se organizan en las redes dominaciones y resistencias. La vida en su expansión y en su sometimiento es en red; no meramente por twittear o feisbukear, sino porque la vida, como conjunto enlazado de actividades productivas, la vida desde su umbral de supervivencia, es eminentemente conectiva. Vivimos en red significa no que vivimos con el añadido de unos circuitos tecnológicos que tienen consecuencias subjetivas, sino que los modos de la cooperación y la inteligencia colectiva tienen a la conectividad como clave.

2. Cada época funda sus propios parámetros de existencia, y en la nuestra existir es estar conectado. Tanto que al que suspende varias líneas de conexión “librecambista” -por desregulada- con grandes canales de flujo semiótico o mercantil, en el habla común se lo llama “desconectado” cuando es padeciente, mientras que cuando es saludable recibe el nombre de conectarse con uno mismo. Sujetos célula (por cierto, es así: primero la forma del bicho, primero la subjetividad, y luego el artefacto con que se cataliza y al que asigna su rasgo, celular). Sujeto nodo. Sujeto medio, él mismo un medio por el que pasan flujos informacionales de toda índole; sujeto que vale en el mercado de las tasaciones corporales según cuánto y qué pasa a través de él. El sustrato material de esa subjetividad es eminentemente pantallístico. El lugar, la espacialidad de la subjetividad conectiva, es la mediósfera; la esfera de ceros y unos en la que circulan y se intercambian signos, imágenes, ondas, señales, estímulos. Un cuerpo se define por las conexiones de las que es capaz.

3. Ignacio Lewkowicz definía a la subjetividad como el conjunto de operaciones necesarias para tolerar unas circunstancias. Varían las operaciones que es necesario realizar para habitar una circunstancia de campesinado y religiosidad, una circunstancia de exploración y viaje, unas circunstancias de encierro institucional, o el caso: unas circunstancias mediáticas, organizadas con los artefactos de acción a distancia en tiempo real como punta maquínica. El click como posible tic relacional; click, click, click: isomorfismo de la pluralidad. Los tics controlados e inteligentes del cuerpo, los tics con sentido funcional, son, podría decirse, la subjetividad. ¿Cuántas veces usted, lector, chequea la actualización de alguna de sus bandejas de entradas de mensajes porque sí, o simplemente toca su artefacto celular (como se tocaba antes el rosario o los cirios...) porque lo mismo, sí ¿Qué se afirma en ese “sí”? La conectividad como garante existencial. El multitasking, el linkeo, el zapping, la opinión, la agresión, la asociación, la recombinación, el olvido, la autopromoción: ejemplos de operaciones necesarias para habitar circunstancias de la vida en red.

4. Hay conectifóbicos, hay conectifílicos. Pero no importa tanto lo que se piense, o lo que se piense que se piensa, mejor dicho, no importa lo que se crea. Pensar es otra cosa. No importa tanto el campo discursivo productor de imágenes, incluso de emociones, como las prácticas organizadoras de un modo de vida efectivo. El optimismo de la conectividad como habilitante de mayores grados de autonomía, de cooperación, convive mediáticamente con el pesimismo que atribuye a las redes la función de parca de la afectividad sensible. En las redes se crían sujetos egoístas, rendimentistas, insensibilizados por la mediación ubicua de las pantallas, sujetos que viven sin vivir, obsesos con una representación; o bien se crían sujetos curiosos, veloces, ligeros, amplios de miras, con alta capacidad de enlazar diversidades, flexibles... Ante una discusión disyuntiva, siempre desconfiar de la partícula: ¿O? Mamá Dios sabe sobre todo de y, y, y. La contradicción puede pervivir sin zanjarse. A eso vamos: bien puede haber posturas conectifóbicas, atemorizados de moral contra las deshumanizantes máquinas (antiguo temor), que realicen, en la facticidad de sus operaciones vitales, tantas prácticas de redes como cualquier otro. Que piensen en red. Un cuerpo actuante no solo no tiene por qué producir un discurso “coherente”, sino que incluso es bien comprensible que si de su actuar padece, su saldo ideático, su resaca opinológica, condene los especulados fantasmas de quienes las máquinas serían esbirras -la opinión y queja como grito discurseado de dolor del cuerpo ante lo que lo toma.

5. Esa tensión, sin embargo, entre subjetividad conectiva y preocupación humanista anti tecnológica -que puede sucederle a cualquiera, o mejor, puede suceder en cualquiera-, es sintomática de una ambivalencia real y concreta: ambivalencia entre lo que llamamos mediación y mediatización. Algo que media: ¿une o separa? Como el cemento a los ladrillos. Une y separa. La propuesta conceptual de distinguir mediación y mediatización no afirma que hay prácticas higiénicamente distinguibles, pero sí que hay tendencias y efectos anímicos en los modos de estar enganchados. Entonces: la mediación opera conexiones y ligaduras, mientras que la mediatización -según Paul Virilio- es privación de las potencias inmediatas. La mediación nos hace llegar más lejos, nos acerca distancias, y la mediatización separa al sujeto y sus posibles, al sujeto y su situación, a las personas entre sí; separa vida y presencia. Todos conocemos ejemplos de mediaciones que habilitan y permiten (el héroe de nuestro tiempo bien puede ser un hacker que multiplica lo que puede un modesto grupo de agitadores de alguna democratización), y excesos de mediatización que aíslan e impiden encuentros, que taran. Pendulamos entre la mediación como ampliación de las potencias corporales (eso hacen los artefactos técnicos para McLuhan, ampliar potencias corporales, “y la computadora potencia nuestro sistema nervioso”), y la mediatización como su amputación, transmigrada la potencia de creación hacia el objeto fetichizado. El cuerpo separado de su potencia, mediatizado, repite el gesto propio de la operación de ligadura, escindido de todo proceso de subjetivación, ya no alimentando al cuerpo del mundo sino subordinándolo a un “para” ausente: para estar al tanto, para enriquecerse, para ser visto, para avanzar en la carrera, para, para, para, para: ser-para, separando vida y presencia. El medio imaginario resulta fin efectivo.


6. Porque cuando hablamos de subjetividad mediática, no aludimos tanto a “los medios” en el sentido de “la prensa” o “el periodismo”, como a la fuerza que tiende al cuerpo a operar a distancia. Y al sujeto conectivo como medio. La subjetividad mediática tiene sus facetas, sus derivas, sus patologías, sus políticas, sus tensiones lingüísticas, su régimen productivo, sus hábitos de pensamiento, etcétera; también tiene su historia, o su genealogía. Toda historia, se sabe, es contemporánea; mirada actual hacia el pasado. Ya Marx decía, dice, en La ideología alemana, que el hombre (el hombre como género humano que se declina en mujeres y varones) padece una alienación respecto de su propio ser genérico, y que consiste en que vive su vida, el hombre, como si fuera un medio para otra cosa. Seguramente Marx está pensando sobre todo en la vida puesta al servicio de reproducir la subsistencia. Pero, más allá de su causa -precisamente, más allá-, la alienación amasa la arcilla humana en un registro medioparista del valor de la presencia, siempre dislocado y atento a otro espacio tiempo -más allá-.

Entonces. La subjetividad también es mediática porque lo mediático actual vendría a maquinizar, a actualizar precisamente, el viejo medioparismo marxiano. La subjetividad mediática, amén de sus rasgos, por así decirlo, idiosincráticos, actualiza al viejo, arcaico finalismo trascendente, donde la vida está sometida a un mítico punto de valorización siempre separado de la corporalidad. Esta actualización procede al menos por dos vías. Una, la mediósfera, como teatro del Espectáculo, hace que los ídolos proliferen, ídolos divinos de palabras megapotenciadas, brillantes, tersos, luminosos, ingrávidos y fuertes... Los objetos de deseo -que escualidan el deseo de desear, el deseo de explorar- proliferan, y también las imágenes de vida plena. La segunda vía es la maquinización del acceso global, la organización técnica de la dislocación del presente: técnicamente está dada una afluencia por naturaleza excesiva respecto de las formas de procesamiento del cuerpo (esa es tesis de Bifo; también Lewkowicz y Corea dicen que el saber tiene como problema constitutivo la escasez, y la información, la sobreabundancia). Las redes herederas de la revolución telegráfica permiten, organizan, nominan, promueven, venden, etcétera, la posibilidad de que cualquier cosa esté acá, y de estar -efectivamente, o sea efectos nuestros- en cualquier lado. Alienación del hombre respecto de su ser genérico; La experiencia del sujeto “enredado” es pobre toda vez que transita las cosas sin habitarlas, vividas como un medio para otra cosa. Tener a cargo una vida más que vivir una vida... Cualquier cosa que saque la presencia del presente, es inercia mediática. Inercia porque algo del movimiento arquetípico de los artefactos se automatiza relativamente de las creaciones corporales cooperativas que los orginaron.

La vida sometida a un punto de consagración divino, a un paraíso de todo posible gracias al dinero como mediador universal (entre todo, cualquier cosa y yo hay solo dinero, un líquido...); ambas, por cierto, formas de salvación. Hay una desesperación ubicua por salvarse. Que está muy presente en el tipo de malestares maquinizados en lo que se llaman las redes. El mundo, compuesto material, vivo, mutante, está siempre inacabado, y en su mutación pueden llegar a dejar en el pasado a cualquiera de sus puntos. Y el mundo humano se da unas imágenes, vale decir unas ideas (seguramente inadecuadas, ideas al fin), de plenitud, de lisura, de cristalización duradera, de goce sin estorbos, de tocar sin ser tocado, etcétera. Pasando los flujos sociales a través de tecnologías digitales (pasa la sociedad misma a través de esos circuitos magnéticos) y de acción a distancia en tiempo real, cada vez más la pantalla es la superficie mítica de nuestra sociedad, la ventana luminosa que promete la existencia de una versión en todo punto un poco mejor que nuestro barro concreto, mejor, y, extrañamente, más verdadera, a juzgar por su función modélica. Hace poco que nos da la realidad a todos (verdaderamente a casi casi todos) de vernos representados, o, como dice el historiador del presente Pablo Hupert, vernos imaginalizados.

7. Los modos de expresión son un campo de batalla porque los lenguajes normalizados, preformateados, desafectan las palabras de las cosas, escinden las palabras del cuerpo, de lo vivo, de la experiencia; es el sujeto hablado y no hablando, los lenguajes que separan al sujeto de sus potencias expresivas genéricas, restringiéndolas de médula creadora a puro medio de comunicación, a puro instrumento. Lenguajes mediáticos. Los lenguajes televisivos, los lenguajes institucionales, los académicos, los periodísticos, los de la Política… La mediatización, en tanto deprime a los cuerpos -aún euforizándolos-, en tanto distrae a la presencia del presente, en tanto fetichiza míticamente lo que es potencia de creación común, es un operador biopolítico. Inhibe la potencia de constitución del Nosotros.

8. Sujeto mediático, en red, puede ser un puro punto de pasaje, un puro medio, sin remanso; operaciones de ahorro de presencia, la mediósfera difunde: las del googleo permanente (ahorro de experiencia de la duda), las del copypasteo (ahorro de creación), las del password (saberse dos palabras con las que atravesar una situación sin tocarla, como por una autopista -por cierto, urbanidad mediática-). Ahorro luego existo; el rendimiento máximo, ética del capital, pegada históricamente a esta fase de los modos productivos, donde la presencia corporal cada vez más es obstáculo, carga, olor, mugre. Se ahorra experiencia para existir más pleno en la temporalidad del instante sometido sísifamente a sucederse sin cesar. El encuentro abre una duración que existe oblicuamente, en una suerte de impresente, de presente en sí fugado del imperio de lo contemporáneo.

9. La maximización es la inercia de la subjetividad mediática. Máximo de consumo, máximo de contactos, máximo de rendimiento, máximo. Automatismo inercial. Ahora bien, cuando en la red se produce un encuentro -con otro sujeto, con un lugar, con una idea...-, el encuentro puede instalar sus propios parámetros de valor, e inaugurar así una trayectoria propia que no reproduce la inercia mediática; se abre una subjetivación. El encuentro abre su itinerario, que deviene su tarea (su fidelidad, diría acaso un badiouista), tarea que es la disciplina de la presencia y de la atención para devenir experiencia. Ya no se busca por buscar, ni se lee por leer (erudición triste), ni se publica por publicar (“primero publicar, después escribir”…), no se repite el tic “por las dudas”, sino que se lo hace en tanto tarea amarrada al proyecto con un otro, o a un problema. Ya no todo suma, apertura de lo cualitativo. Los medios pasan a valer como mediadores y se disuelve su fetiche. La permanencia mediática cede, restituir a los medios su condición de medios es una operación alegrante para la subjetividad mediática.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com