Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Femicidio

Femicidios: una presencia feroz y ominosa
  Por Patricia Alkolombre
   
 
De las crónicas cotidianas emergen las muertes de mujeres en manos de hombres que las matan: parejas, ex-parejas, familiares, acosadores o simplemente hombres que se cruzan accidentalmente en sus vidas. En pocos segundos cada uno de nosotros puede recordar sus rostros en la pantalla de la televisión o en los periódicos: mujeres que han sido violentadas de distintas formas.
Sus vidas quedan literalmente “en manos” de hombres que desatan violencias sobre sus cuerpos y sus mentes: mujeres adultas, jóvenes, púberes y en algunos casos niñas. Son violentadas en situaciones de abuso, violadas, golpeadas, quemadas, y en el caso más extremo, asesinadas. Estas mujeres ya no están.
Hay distintas preguntas que podemos hacernos, entre ellas, qué tipo de procesamiento subjetivo y social hay de estos hechos además del estupor y el horror. Femicidios que siguen sucediéndose con una fuerza latente y ominosa, se desatan en cualquier momento en condiciones azarosas, en espacios públicos o privados.
Bajo una mirada más atenta, es posible la anticipación cuando hay denuncias que no son tomadas en cuenta o cuando el entorno social percibe su latencia. En otros casos es una violencia que no deja huellas en el cuerpo pero produce “asesinatos” psíquicos, y en otros se desatan por el sólo hecho de ser mujer.

Del femicidio al feminicidio. La visibilización de los femicidios está actualmente presente dentro de la agenda pública, en la difusión y sensibilización sobre el tema. En nuestro país, si bien no hay cifras oficiales, el Observatorio de Femicidios plantea que muere una mujer cada 36 horas. La Casa del Encuentro es la que hace el registro de los hechos difundidos por las agencias de noticias y en diarios de distribución nacional y provincial. A su vez, desde octubre del 2012 está en marcha un Proyecto Piloto de Asistencia y Patrocinio Jurídico y Gratuito a las Víctimas de Violencia de Género. El proyecto fue creado en el ámbito de la Comisión sobre Temáticas de Género de la Defensoría de la Nación. En noviembre de ese mismo año se promulgó una nueva figura legal dentro del Código Penal, la ley 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. De allí que podríamos decir que hay un contexto social y legal de mayor protección. Sin embargo en lo cotidiano los femicidios siguen sucediéndose día tras día con la misma ferocidad.
El femicidio -definido como el asesinato de mujeres- es un concepto que comenzó a delinearse alrededor del año 1976 por la socióloga norteamericana Diana Rusell ante el Tribunal Internacional de los Crímenes contra las Mujeres en Bruselas. El término femicide fue castellanizado en México por la antropóloga Marcela Lagarde, como feminicidio, para darle peso a una decisión política de no reducir el término al asesinato de mujeres, sino a considerarlo como la punta del iceberg de la violencia de género, y está acompañada por la violencia institucional que conduce a la impunidad (Lagarde, 2006).
En este sentido el concepto feminicidio por definición incluye a los abusos, violaciones y las distintas violencias físicas y simbólicas formando parte del mismo problema, y no solamente cuando se llega al asesinato. Me voy a referir a los “feminicidios”, aquellas violencias sobre las mujeres que son palpables en la práctica clínica bajo distintos rostros y constituyen escenarios complejos.

Femicidios en plural y en singular. En el espacio de análisis podemos dar cuenta de las violencias que subyacen y se manifiestan en historias de vida vulneradas y violentadas en distintas etapas vitales. Son femicidios en plural y en singular. Mujeres que están inmersas en vínculos violentos, o expuestas en tramas familiares en las cuales la violencia está desmentida y/o naturalizada, perpetuando su presencia latente y su peligrosidad. En el cuerpo social está presente como un sedimento histórico patriarcal y hace trama en las relaciones genéricas de poder.

“Él no quiere que Mónica me descarrile”. María llega a la consulta porque se deprime frente a cada menstruación, quiere hacer todo lo necesario para lograr un embarazo. A poco de andar surge un tema conyugal inesperado: la violencia física. Casi diría que “tropezamos” con el tema en una sesión.
M: —Tuve fractura de tibia y peroné…
A: —(silencio)
M: —Raúl me pegó y me caí.
A: —Raúl le pega…
M: —Cada tanto… Por discusiones… (con cierto pudor). Pero tuve un problema en un oído y no me pegó más.
A: —¿Un problema?
M: —Tenía celos porque yo había estado charlando con un amigo. Me pegó un cachetazo en la cara y se me tapó el oído, le dije: ¡Me dejaste sorda! Cuando me hice ver, me enteré que tenía el oído perforado…
A: —Perdió la audición de ese oído…
M: —Me da mucha bronca… Yo disimulaba. A mamá no le mostraba nada, ella era muy nerviosa.
El cuerpo que inicialmente se presenta con una imposibilidad de lograr un embarazo, se revela como un cuerpo roto y ensordecido. María dice: “En las peleas salta todo”. Habla de los celos de Raúl, que “la cela” también con una amiga: “Él no quiere que Mónica me descarrile”.

“En la historia clínica”. Teresa consulta a los 34 años porque no queda embarazada. En la historia clínica hospitalaria que hacen en la admisión relata que tuvo 17 abortos provocados. El equipo médico, mayoritariamente masculino, se cuestiona atenderla. En las entrevistas psicológicas el tema se despliega y allí cuenta que fue abusada desde su pubertad por el padrastro y no abusaba de ella cuando quedaba embarazada. En Teresa, paradójicamente, los embarazos reiterados formaron un “escudo protector”, el uso de su cuerpo funcionó como una solución dramática frente al abuso.

“Si me lo hacen puedo quedar embarazada”. Paula tiene 11 años cuando llega a la consulta derivada por la ginecóloga de su madre; tiene la zona genital muy irritada y enuresis desde hace un año.
Paula: “Tengo miedo de que me salga sangre, porque cuando me limpié, sangré”.
Teme la llegada de la menstruación, su ropa interior está siempre sucia, no se puede limpiar la zona genital.
Al poco tiempo una prima con quien se quedaba a dormir en la casa de unos tíos, denuncia que eran abusadas por el tío.
Paula: “Cuando mirábamos la televisión me tocaba”. El tío las amenazaba: “Ustedes no cuenten que yo les hago esto porque se van a enojar.”
Paula muestra un rechazo a la sangre, los excrementos y los fluidos corporales; tiene miedo a los ladrones, a que la secuestren, a que la violen, dice: “Si me lo hacen puedo quedar embarazada”.

Una presencia feroz y ominosa. La violencia impone una asimetría dentro de un contexto de dominación, y en el abuso se suma el secreto por el terror, la vergüenza y la culpa introyectados. Ferenczi describe el mecanismo de identificación con el agresor frente al abuso y la violencia, bajo el signo de la ansiedad y el miedo, junto con la introyección de los sentimientos de culpa (Ferenczi, 1933). Está presente la desmentida de la violencia y la justificación del violento, palpable en la viñeta de María.
En todos los casos, las distintas formas de violencia dejan marcas perdurables y traumáticas, con daños físicos y psíquicos. Ana María Fernández señala que la violencia física somete por terror, pero la violencia simbólica que acarrea se inscribe en las mujeres en enlaces contractuales y subjetivos donde se violenta su posibilidad de nominarse (Fernández, 1989).
A pesar de los cambios del lugar de la mujer en la sociedad y de contar con una legislación actualizada sobre los femicidios, la vida de muchas mujeres continúa estando en riesgo. Viven expuestas en ámbitos donde la violencia persiste con una latencia ominosa y feroz. Se desatan en un pasaje al acto en el cual aquello “destinado a permanecer oculto sale a la luz”, aquello familiar de los vínculos deviene ajeno y terrorífico. El motivo que gatilla la violencia es aleatorio, y su justificación también: “ella se lo buscó”. O cuando están dispuestas a “reanudar una relación” o a concluirla, como en el caso de la mujer que murió acuchillada en el vestidor estando los abogados presentes en otra habitación, para finalizar el acuerdo de divorcio. Es una violencia feroz que puede terminar no sólo con sus cuerpos rotos, sino también con sus vidas.

Bibliografía

Alkolombre, P. (2008). Deseo de Hijo. Pasión de Hijo. Buenos Aires: Letra Viva.
— — (2009) “El deseo esclavo en la violencia sexual”. En Revista de Psicoanálisis de Guadalajara. Vol. 4. Guadalajara: APG.
— — (2004). “Reflexiones sobre contratransferencia y género”. En Revista de Psicoanálisis. Vol LXI, 1.
— — (2000). “Femineidad, caminos de subjetivación” En Escenarios Femeninos. Alizade, M. compiladora. Buenos Aires: Lumen.
Ferenczi, S. (1933). “La confusión de lenguajes entre el adulto y el niño”. En Problemas y métodos del psicoanálisis. Buenos Aires: Paidós (1966).
Fernández, A. M. (1989). “Violencia y conyugalidad: una relación necesaria”. En La mujer y la violencia invisible. Giberti, E.; Fernández, A. M. Comp. Buenos Aires: Sudamericana.
Freud, S. (1919). “Lo ominoso”. Obras Completas, Tomo XVII. Buenos Aires: Amorrortu.
Lagarde, M. (2006). “Del femicidio al feminicidio”. SISMA Mujer. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | “Me siento un bicho de investigación”   Psicoanálisis y ciencia, un viejo debate
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Neoparentalidades hoy. ¿Qué hay de nuevo? 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Clínica del estrago: las"fauces" maternas 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Cuerpos transparentes y nuevas técnicas reproductivas 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Filiaciones y nuevas técnicas reproductivas 

 

 
» IV Congreso
de Aspectos Psicológicos de las Obesidades  6, 7 y 8 de Julio de 2017
 
» Fundación Tiempo
TALLER INTERROGANDO EL FENÓMENO PSICOSOMÁTICO  Viernes12 de mayo, de 19 a 20.30 hs. 8 encuentros. A cargo de Silvia Juni.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS CON PRÁCTICA BONIFICADA   Duración 12 meses - Inicios mensuales -.
 
» Centro Dos
Seminario 6 de Jacques Lacan  Viernes de 14 a 15.30hs
 
» Centro Dos
Literatura y Psicoanálisis - Referencias del Seminario 6  Viernes 16hs -Mayo
 
» Inst. Ulloa
Ciclo de Conferencias 2017 "La angustia" - Nuevo auditorio  Exposiciones a cargo de los más destacados psicoanalistas de Argentina - Actividad Gratuita y Libre
 
» Centro Dos
Conferencias Primer cuatrimestre  Martes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
Grupo de Estudio de Freud articulado con Lacan. Formación Continua.  A cargo de Lila Isacovich. Inicio: Lunes 13 de marzo, de 18.30 a 20 hs
 
» Centro Dos
Al cine con Lacan  Los films del Seminario 6 - viernes 16hs
 
» Centro Dos
Los historiales clínicos de Freud a Lacan  Viernes de 11 a 13hs. Actividad no arancelada
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com