Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Los ideales

Ideal, ideales en la práctica psicoanalítica
  Por Liliana Donzis
   
 
Los homenajes que se efectuaron en nuestra comunidad en conmemoración del natalicio de Sigmund Freud invitaron a la lectura de sus textos y fueron ocasión propicia para revisitar su obra, enaltecer su letra y volver sobre la misma para extraer sus consecuencias, tanto en lo ya conocido como en lo novedoso que cada vuelta de lectura nos aporta.
Diferentes medios culturales y también psicoanalíticos se dieron cita, es así como pudimos advertir una diversidad de aproximaciones, nuevas observaciones y también subrayados de textos del fundador del psicoanálisis que elidiendo sus fundamentos aligeraron la complejidad que conllevan sus cuestiones cruciales.

A guisa de ejemplo y asumiendo el riesgo que implica sacarlas de contexto, recuerdo algunas frases que leí en estos días: el psicoanálisis nos permite una mejor adaptación a los problemas contemporáneos; el psicoanálisis hace la vida más simple; los aportes del creador del psicoanálisis quedaron hoy fuera de época... No puede dejar de asombrarnos que no solo fueron psicoanalistas quienes opinaron sino también participaron en el convite textual terapeutas de variada raigambre, farmacólogos y otros profesionales afines a estos últimos. Esta diversidad no siempre inspirada en la cosa freudiana puso sobre el tapete un potpourri de comentarios, vasto e interesante en algunos casos, y en otros puede motivarnos alguna reflexión acerca de la responsabilidad, que concierne al analista, en la transmisión del psicoanálisis.

Alguno de los consultados no se privó de cuestionar el papel que jugaron los psicoanalistas, lacanianos o no, en tiempos del último gobierno de facto en nuestro país. En los setenta, dicho sea de paso, también los psicoanalistas conocimos el exilio, la desaparición de amigos, colegas y familiares, la segregación, el silencio obligado y la soledad intelectual que no pueden ni deben confundirse con el solipsismo y la indiferencia. Muchos de nosotros, seguramente no todos, sostuvimos nuestra palabra a la hora del compromiso y de mantener abiertos los espacios analíticos y de formación en los tiempos en que también padecimos la omisión forzosa del nombre de Freud de nuestras currículas.
Gérard Haddad, en su libro Los biblioclastas menciona los autos de fe que apuntan fundamentalmente a la destrucción del libro; “Incendio voluntario de bibliotecas y la destrucción de textos así como las cosas que ocupaban, antes del surgimiento del libro esa función: tabletas de arcilla o de piedra, rollos de papiro. El nazismo en su gesto inaugural, reivindica esta negra tradición.”.

En la Noche de los Cristales los libros de Freud fueron quemados en la hoguera pública en Berlín. Freud partió con destino a su exilio en Londres antes que esta escena pudiera grabarse en su retina.
El maestro, que supo desentrañar en el ser parlante el sustrato estructural concerniente al ideal, también distinguió los ideales sociales que se denominan contemporáneos de los ideales de la cultura. Asimismo expuso que el ideal efecto y corolario de operaciones constituyentes del sujeto es al mismo tiempo el soporte de la identificación que conlleva a la muchedumbre amorfa a su congregación en una masa. La masa subsumida por efecto del ideal arrojó animadamente su letra al fuego que quema.
Freud decía que las pulsiones libidinosas sucumben a su destino por efecto de la represión y agregaba que la civilización se hace a costa de la sexualidad.
En su texto Psicología de las masas y análisis del yo, demostró que no hay inconsciente colectivo sino lógicas colectivas que aunadas en un ideal pueden someter al sujeto a goces obscenos y también manifestar su condición electiva. Cuando muerte y vida hacen lugar al discurso y lo simbólico se enlaza por el buen sesgo, el parlêtre, el hablante ser anida en otra escena goces que muestran hebras sublimadas, y las variedades de Eros en los que imagen y palabra se anudan al deseo.
Así como también me interesa destacar que la vida sin la muerte que el lenguaje aporta, sin la mortificación que el significante promueve, es una vida sin vida.
El lenguaje es condición del inconsciente, el psicoanálisis pone a prueba lo infatigable de la deriva de goce.

Ahora bien, ¿qué es la cura que se espera de un psicoanálisis sino la transformación en la economía de goces, en la variedad de goces que habitan al parlêtre? No hay simpleza de la vida sin que el sujeto se conmueva.
En el recorrido de un análisis la presencia real del analista y la función de la transferencia intervienen en esta transformación que opera, también, a nivel del ideal.
En ocasión del centésimo aniversario del nacimiento de Freud, Lacan en su escrito “Situación del psicoanálisis y formación del analista en 1956” ha trasmitido varias cuestiones de crucial importancia. No prodiga elogios sino por el contrario agudiza su palabra para que se extraigan de la letra de Freud las consecuencias que la harán sobrevivir. Conmover el ideal es una experiencia que Lacan no desdeñó ni en la dirección de la cura, ni en la interrogación conceptual ni lo atinente a la formación del analista.

Lacan acentúa, en el escrito mencionado, su preocupación por la coalescencia entre suficiencia e infatuación producida como efecto de las metas propuestas para la formación del analista, que se afirman en postulados psicológicos de autoridad o en la identificación a un ideal, sea este universitario, de carácter técnico, nosológico, etc. Asimismo no deja de mencionar en una nota a pie de página un comentario ácido que le hiciera llegar un analista americano que contiene una cuestión de actualidad en referencia a ciertas demandas culturales y a patterns laborales. Lo cito: “Lo que se nos pide domina a tal punto nuestro oficio presente, que ya no tiene nada que ver con el psicoanálisis”.
Por otra parte diferencia el uno en más del único que se pluraliza y que conlleva al engrosamiento de las filas del ejército y la iglesia, tal como nombró Freud a estas lógicas colectivas, en las que prevalece en uno de sus ángulos la reproducción imaginaria, realizada por fotocopia que permite –si puede decirse así–, su tirada en cierto número de ejemplares idénticos.

Si el psicoanálisis es la transmisión del psicoanálisis, nos propone una ética en la que apostamos cada vez a la caída de los dioses con el que los ideales nos subyugan ya que –y en esto sigo a Lacan–, “El ideal es siervo de la sociedad”. Razón por la cual me interesa distinguir el discurso que merece llamarse responsable concerniente al discurso del enseñante cuando se dirige a psicoanalistas.
Para concluir, ¿la experiencia del análisis testimoniada por los analistas puede aportar nuevos relámpagos al descubrimiento del inconsciente?
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | Un noble potrillo 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | “Lo llamaré Yoel”.   El nombre de los niños trans
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Maud Mannoni. Nuestros primeros pasos 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Jugar… De un Otro a los otros 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Eslabones de un análisis 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El porvenir del goce 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Muerto bien muerto  Consideraciones sobre el pasaje al acto
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los fracasos del amor. Impedimentos del deseo y enclaves de goce.  de Stella Maris Rivadero (Letra Viva, 2008)
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Lectura de L´étourdit  de Isidoro Vegh, Editorial de la EFBA. 2008
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | La verdad no tiene remedio. 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Tiempo sin relojes 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Hijos y padres 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Las primeras entrevistas con niños y padres 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Perversión polimorfa infantil 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | Mami: la magia de la palabra. 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com