Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

La letra invisible de la escritura digital
  Por Michel Sauval
   
 
La escritura informática. La operación digital implica la automatización de un modo de regulación del escrito muy propio de esa manera de leer con preeminencia de lo textual que caracteriza la práctica analítica: la transliteración.
Cada vez que “apretamos” con el mouse el botón “guardar” en nuestro procesador de texto (o cualquier otro programa), lo que se escribe “realmente” no es el texto que vemos en la pantalla sino el “archivo” que lo contiene, es decir, una operación de transliteración automática a un cifrado eléctrico cuyo alfabeto se reduce a la pura y simple diferencia 0 – 1. La escritura informática utiliza el formalismo, las propiedades de la letra, para prescindir definitivamente de la “forma” de las letras.
El cifrado informático no es visible al ojo humano ni responde al principio fonético. Sus letras no están hechas para que las lea un hombre, sino una máquina. Digitalizar implica transformar las operaciones de lectura y escritura en una operación de conteo que sólo simula la legibilidad humana. Por eso mismo puede aplicarse a cualquier realidad (textos, imágenes, cuerpos, etc.), siempre y cuando la misma pueda ser cifrada.
El llamado “analfabetismo informático” plantea más problemas que la sola injusticia distributiva de acceso a las computadoras que padecen amplios sectores de la población. Hay otra dimensión analfabética que un generalizado acceso a la computadora no haría más que reforzar, y que consiste en la mediación obligada de computadoras para acceder a campos cada vez más amplios de cosas. Pensemos, por ejemplo, en las bibliotecas digitales cuyo monopolio se disputan Google y Microsoft: el problema ya no se reduce a la conservación de un “objeto” que funcione como soporte de la imagen de un texto (como podría ser el caso del papel), sino que ahora es necesaria además la conservación de los dispositivos de lectura, ya que los soportes digitales (CD, DVD, etc.) implican un cifrado de la “imagen del texto” que se vuelve absolutamente inaccesible si no disponemos del software adecuado. Cada cambio de tecnología arrasa con la cultura archivada en formatos devenidos caducos.

Avances del cifrado informático: los implantes de chips. La película Demolition man figura un ambiente futurista donde la relación sexual se realiza por medio de computadoras que cada partenaire conecta a su cerebro y “sin intercambio de fluidos”. El asunto es que esta “fantasía” promete ser realidad más pronto de lo que imaginamos: los implantes de chip en el cuerpo son cada vez más frecuentes. En USA un científico logró crear un ojo biónico mediante el cual “las imágenes capturadas por la cámara son traducidas por el microchip a impulsos eléctricos que el cerebro puede interpretar como imágenes”1, realizando aquella analogía con la que Lacan ubicaba en el córtex a su sujeto del esquema óptico. El uso del verbo “traducir” da cuenta del ideal de transparencia que se pretende para la conexión entre el chip y el cerebro.

Inteligencia artificial: La lógica del manual El proyecto de la inteligencia artificial (que acompaña el desarrollo del mundo cibernético) se funda en la idea que el pensamiento es efecto de una escritura. La clave del asunto pasa por el pragmatismo. El desarrollador de software le dio definitivamente la espalda a los objetivos hilbertianos2 y sólo trabaja sobre sistemas delimitados, cuyo isomorfismo con un modelo teórico preciso está perfectamente establecido. Programar equivale a establecer formalmente ese isomorfismo. Tal como lo señala Turing (el padre del pragmatismo informático), la inteligencia no es una cantidad de una cualidad sino la situación que nos permite conservar la creencia de que el otro nos “entiende”: “Habrá inteligencia artificial cada vez que los hombres acuerden, sin saberlo, tomar las reacciones de una máquina en una situación dada como si uno de los suyos la produjera”3. En otras palabras, basta que la máquina engañe como un retórico. Por eso, para que un programa de inteligencia artificial no fracase es necesario saber claramente qué respuestas se esperan. No por casualidad obtuvo sus principales éxitos con los juegos, es decir, un ámbito donde las reglas como las estrategias pueden ser modelizables, y donde el jugador, sumido en el juego, convierte a la máquina en su alter ego por el solo hecho de haberse ubicado en ese campo.
Las famosas TCC (terapias cognitivo-conductuales) son un buen ejemplo de la extensión de esta lógica de manual a otros campos. Para decirlo de modo humorístico, las TCC son como los videojuegos de la psicoterapia, es decir, dispositivos cuyas reglas y estrategias deben ser modelizables y cuya semántica debe estar claramente acotada. En esta referencia al “manual” hay que percibir que la objetivación del modelo recae, antes que en el paciente, sobre el propio terapeuta y su dispositivo terapéutico, en la medida en que ambos se presentan ante el paciente como un campo acotado de acciones y resultados posibles. Paradójicamente, cuanto más avanza esa modelización, más sordo se vuelve el terapeuta, ya que mayor es la cantidad de “interpretaciones” de que dispone para clasificar y acomodar las variantes del “comportamiento” de su paciente, menor será su capacidad para atender a lo singular del caso.

Pantallas y letras. Los analistas culturales, psi o no psi, suelen encandilarse con el mundo de las pantallas y el presunto predominio de la imagen. Pero el manejo y determinación de esa visualidad se ubica al nivel de la escritura digital. La esencia de la ciencia se encuentra en la técnica. Ninguna investigación científica, por fundamental que sea, puede legitimarse si no es por la técnica que la valida, y el saber científico se escribe con las letras del lenguaje informático que hace funcionar sus aparatos. La digitalización es la principal herramienta de expansión de la técnica, y la lógica del manual es el efecto de la imposición de su eficacia. Este modo de escritura caracteriza nuestra “cultura”, como en su momento ocurrió con la escritura alfabética respecto de las culturas griegas y romanas (haciéndolas culturas “universales”). Creo que es desde ese nivel que conviene ordenar el análisis de muchos fenómenos culturales comunicacionales, efectos del despliegue de esa letra invisible en los lazos de un régimen social que nos encandila en la catástrofe.

__________________
1. Clarín http://www.clarin.com/diario/2005/04/06/sociedad/s-03215.htm. Otros ejemplos “biónicos” en http://www.clarin.com/diario/2005/08/10/conexiones/t-1030933.htm
2. http://es.wikipedia.org/wiki/David_Hilbert y http://www.mat.puc.cl/~rrebolle/Cvirtual/node2.html
3. http://cogprints.org/499/00/turing.html
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com