Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

El zapping de la memoria.
  (o por qué le pegamos a los viejos)
   
  Por Sergio Zabalza
   
 
Ahora que la oscura noche del terrorismo de Estado ha cobrado un reconocimiento institucional, se hace menester indagar bajo qué formas sus efectos continúan vigentes en nuestra vida cotidiana. Quizás descubramos que las consecuencias de la dictadura no guardan tanta distancia respecto a sus causas.
Una curiosa postal condensa la más fresca actualidad de nuestros días. Mientras los responsables del terrorismo de Estado hacen zapping en la prisión domiciliaria que su edad les concede, la pantalla deja ver los ancianos asaltados y golpeados –cuando no asesinados– hasta por sus propios parientes.
Proteger a los que han hecho un culto del olvido, al tiempo que se abandona a quienes nos legaron su experiencia, no es sin consecuencias. Basta un nuevo zapping para verificar el resultado de semejante perversión. En efecto, ahora la inmediatez digital nos precipita la imagen que el más sórdido y anodino transcurrir ha gestado: abuelos desaparecidos.

¿Hay acaso una más patente figura para representar la traumática relación que nuestra comunidad guarda con su pasado?
De la misma forma que el descuido de los monumentos o los bares arrasados por la topadora, las cárceles de lujo demuestran que nuestra sociedad –por vías legales o de las otras– continúa borrando las marcas que testimonian su experiencia mientras preserva los pactos de silencio.
¿Dónde reside este insalvable despropósito, esta suerte de dislocado y extraviado retorno hacia nuestros mayores? ¿Qué resto no saldado palpita en la relación con nuestra inmediata filiación simbólica?
Alguien podría aducir que no es costal de nuestra cosecha los atropellos que la barbarie perpetra contra nuestros viejos, sin embargo no hay mucho que andar para colegir que los atropellos reiterados en su forma y modalidad denuncian una oscura satisfacción social.

Basta citar la hipótesis de Totem y Tabú para inferir que el crimen es parte constitutiva de cualquier comunidad. Se trata de indagar qué singularidad adopta en nuestra vida cotidiana la universal premisa del parricidio.
Probablemente el tema convoque los fantasmas que la inmigración engendró al tapiar enteros capítulos de vida no bien se pisaba la tierra redentora.
Quizás, si la ambición fue el compulsivo recurso frente a la vergüenza de ser pobres en un río de la Plata, el sometimiento constituyó el obligado corolario de un padre ausente. Lo cierto es que ambas vertientes –ambición y sometimiento– facilitan la huida hacia delante con que se intenta disimular una ínsita dificultad para registrar pérdidas; o para decirlo todo: la imposibilidad de hacer duelos.
Aquellas viejas familias diezmadas por las enfermedades y cuyos nuevos vástagos eran bautizados con el nombre de los ya fallecidos constituyen nuestro mejor ejemplo.

Pero lejos estamos de cargar a los avatares de la inmigración nuestro endémico desprecio por la memoria. También la impunidad que llevó a conformar una nación moderna sobre el exterminio de una raza aborigen –reducto de la memoria si los hay– representa otro aspecto de la misma problemática. Y por supuesto habrá muchos más.
Lo cierto es que cuando una comunidad no hace sus duelos sobrevienen las tragedias con que el animal social sacia su necesidad de marcas. Ambición, sometimiento, impunidad: un cóctel que por convocar al autoritarismo desafía la dignidad.
¿Estamos maduros para hacernos cargo de esta herencia o aquí no ha pasado nada? ¿Hacemos justicia o les seguimos pegando a los viejos? ¿Nos involucramos en la historia o dejamos que nos sigan haciendo... zapping?
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Silencio: esa puta soledad de la lengua 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Púberes en peligro   Saber hacer allì con lo imprevisto
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Kafka, la familia y el Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La gavilla de zombies asesinos y consumidores 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Realidades violentas: ¿contra los hijos o contra el Padre? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Cuatriciclos: papá ya no lo sabe todo 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El sexo del nombre o el nombre del sexo 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | “…Io antes de hablar, quesería decir algunas palabras”  
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Autismo ministerial 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Elección sexual: la ropa del síntoma 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Dos familias de locura 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | ¿Amor o crimen subjetivo? 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | El gobernante, la justicia y el pudor  
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Uno vuelve, entre el centro y la ausencia 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | ¿Testigo o superstite? 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presencia y ausencia del amigo 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Bisnieto de rabino, hijo de un psicoanalista 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Filicidio: niños liquidados 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La salud lacaniana: Del consumidor subsidiado a la responsabilidad subjetiva 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Violencia Rivas quiere ser mamá 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Entrevistas con padres  Qué hay para escuchar; qué hay para perder
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Japón: ética, arte y ultraje bajo el mismo cielo 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Patagones: El despertar de la primavera 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La mano del fantasma: entre Niñez y Adolescencia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Gordos: el reverso del yuppie 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Servicio cínico voluntario (o sobre la moral del bufón) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | El porvenir de la diferencia 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Fuego, responsabilidad y contingencia (o sobre el tabú de Cromañón) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Síntoma y pubertad  La latencia de que adolece todo significable
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | “Tratame bien”... o sobre la máscara y el nombre 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Hambre y amor 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los muros se hacen del lenguaje 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La "previa" y los semblantes 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Vacaciones: La invensión del regreso 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Decepción, vulnerabilidad e identificación en la adolescencia 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | La "vida inútil" del analista 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Apropiación, desamparo y transmisión simbólica 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La imagen del Otro 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Pasar el tiempo en Gesell  (o sobre la declinación del prójimo)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Padre e hija: la filiación en el cuerpo  (una diferencia entre psicoanálisis y literatura)
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Salud Mental:  "Un quilombo de la puta madre"
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El juego de la transferencia  Estética o intemperie en el momento de concluir
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Viagra entre los jóvenes  Un tema para nunca acabar
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Un requiem de dulce de leche 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Freud: hacer algo con el nombre 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Cromañón: urgente una mujer 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | El secreto mafioso del síntoma 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | 2046: Fin del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | ¿De quién es el duelo?  Algo más sobre el caso de Romina Tejerina
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Cuando el arte no hace un lugar  (o sobre la noción de Hospitalidad del Síntoma)
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Cadáver exquisito 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Nota al pie: una perspectiva topológica del Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una peste que entra por los ojos  (reflexiones a partir de La Invención de Morel)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Caballeros Damas ¿La anatomía es el destino? 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El revo-ltril  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Los “nuevos síntomas”, de los analistas 

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com