Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Topología y Clínica Psicoanalítica

La obsesión topológica y la llamada transmisión integral
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
¿Se puede hablar de una topología psicoanalítica? Si le damos al término su acepción estrictamente matemática, evidentemente no.

Un expositor define a la topología como el estudio de la continuidad, que comienza con la continuidad del espacio, aunque nos advierte, de inmediato, que es imposible elaborar una representación visualmente identificable de algunos de estos “espacios”; por lo demás, tal empresa carece de interés1. Es que nociones tales como “espacio” o “continuidad” (basta consultar cualquier manual mínimamente riguroso) están definidas por normas que obedecen a axiomas precisos, los cuales, entre otras cosas, diferencian el espacio métrico que conocemos como euclidiano del espacio topológico.

Y si hablamos de normas y de axiomas también hablamos de teoremas y del conjunto del sistema de cálculo del que forman parte. Un cálculo –es ésta una verdad elemental que debemos recordar–, funciona automáticamente, al margen de cualquier pensamiento, precisamente porque prescinde de todo contenido.

Nada de esto se encuentra en los objetos que Lacan denomina topológicos: él pasa de figura en figura sin la mediación de ninguna regla, de ninguna demostración, de ninguna ley. Observación que es trasladable a los denominados mathemas: la letra Phi es la inicial del falo, no la inicial de lo que llamamos “función”, relación constante entre variables. Y así con todos: la a del objeto es la inicial de la palabra francesa tan cargada de sentidos autre; la S la inicial o del sujeto o del significante. ¿Podría haber una combinatoria de abreviaturas?

Desde luego, podría redargüirse: Lacan no hace matemática sino matematiquería. Concedámoselo, por un momento, pero a condición de hacer la pregunta pertinente: si Lacan toma de las matemáticas y de la lógica elementos subsidiarios y hasta contingentes, ¿qué justifica el préstamo?

Es en el seminario Aun donde encontraremos la respuesta. Veremos que ciertas dificultades inherentes a la teoría del significante, se desplazan hacia los objetos topológicos y vienen finalmente a encallar en la pretensión de Lacan de que es posible sostener, en el campo psicoanalítico y de manera coherente con sus premisas, la idea de una “transmisión integral”.

Dice Lacan en Aun: “Esta manera de topologizar lo que toca al lenguaje está ilustrada de manera admirable por la fonología, en cuanto encarna al significante con el fonema”.(p.27)2 ¡Pero no! La fonología no considera al fonema como unidad combinatoria: los fonemas “integran” el significante y se extraen de él mediante un análisis que los descompone en sus rasgos distintivos. En la teoría saussuriana el significante es imagen acústica, sonido o serie de sonidos que sólo en virtud de su poder de significar se convierten en significantes. El mero sonido, aunque se trate de una unidad distintiva mínima como el fonema, se combine como se combine, nunca produce significantes si no remite inmediatamente al significado: “dgno” no es un significante; “digno” sí. Y si se dice que puede sin embargo serlo –por ejemplo la escritura fallida de un sujeto–, es porque allí leemos, desde el punto de vista de la enunciación, la diferencia entre “digno” y “dgno”.

Pero no me interesa la lingüística en cuanto tal; muchas veces una lectura aberrante de un concepto teórico arroja resultados enriquecedores. ¡No es el caso, para nada!

Porque la lectura “errónea” de la fonemática está al servicio de una búsqueda también fallida de Lacan: hacer del significante un orden “combinatorio y cerrado” tal y como lo intentó en “La instancia de la letra”; algo que, de hecho, abandonó en los años posteriores. Pero lo que allí se localizó, el esfuerzo combinatorio, habrá de desplazarse en años posteriores hacia el territorio de lo que denominará mathema.

Cuando intente en Aun mostrar que lo real no puede inscribirse sino como una impasse de la formalización, dirá, apoyándose una vez más en una célebre aseveración de Russel, que la matemática no sabe sobre qué habla y que si habla no quiere decir nada y por eso “ella es la elaboración más avanzada de la significancia que nos haya sido dado producir” (p.112), y lo dirá para retornar a un proyecto sostenido, esta vez también, sobre una errónea captación de la disciplina a la cual más homenajes ha rendido.

Una vez más digo lo que dije sobre la lingüística: me interesa despejar la incomprensión porque afecta y del peor modo al psicoanálisis.

La referencia a Russel, que no es exacta pero que refleja, por así decirlo, el espíritu de lo que dice, nos viene bien: es una excelente vía para llegar al corazón del problema.

Las matemáticas (y asimismo la lógica) no quieren decir nada cuando hablan porque… no hablan. Es necesaria el habla (Lacan lo advierte más adelante en el mismo seminario, ver p.144) para transmitir las matemáticas, sin duda; no obstante, “habla y formalización del cálculo persisten en su mutua exterioridad”. Las reglas de formación de las expresiones, las reglas de deducción, los corolarios, lemas, definiciones, los teoremas de que a su vez se deducen nuevos teoremas, construyen edificios cuyos pisos están construidos con “estricto paralelismo” a los enunciados de la lengua corriente que los enseñan. En cambio, con los mathemas de Lacan sus enunciados cumplen una función de “interferencia”, de “deformación”, de “transposición”, etc., por la sencilla y desarmante razón de que no se sostienen por sí mismos. ¿Cómo podrían hacerlo expresiones que son o simples abreviaturas –la letra φ, me repito pero vale la pena hacerlo, no significa “función” sino falo– o bien variables que no pueden disociarse de su contenido? Si digo “phi de x”, esta “x” no es una variable que admite cualquier interpretación, como es notorio ocurre en las disciplinas formales; no puedo decir que indiferentemente x sea o piedra, o gato, u hombre, o mujer. La célebre frase de Gonseth tantas veces citada –que las matemáticas son “la física de un objeto cualquiera”–, muestra claramente la diferencia con el psicoanálisis.
A mayor abundamiento: “la matemática parte del vacío de contenido no porque lo genere sino porque prescinde de él”: por ello es susceptible de tratamiento formal y cuando se calcula no se piensa: el cálculo es mecánico; el sujeto sin duda necesita pensar, pero su pensamiento (y más si como en la imaginería popular –y no sólo en ella– es loco) no se inscribe para nada en el cálculo. Cuando se trata de los fundamentos, ahí cambia la cuestión y el matemático se pone a pensar. Mas los fundamentos metamatemáticos, epistémicos y si se quiere filosóficos, tienen un estatuto por entero diverso al del cálculo.

¿Calcula el psicoanálisis? Sus objetos, inmóviles, caben en un par de páginas, desde los llamados mathemas hasta los bordes, superficies, nudos, cadenas; todo eso respira una enorme inmovilidad y de esta forma se tornan objetos mágicos, fetichizados que declinan en sugestión, precisamente porque les falta lo que es el corazón de las matemáticas: el aparato formal de deducción que permite pasar según reglas fijas de una instancia a la otra, de una fórmula a la siguiente, de un corolario a un teorema, de un teorema a una ley y así sucesivamente. Mas cuando el ver queda fijado a un garabato, a una figura, a una letra aislada que no se sabe de dónde viene ni adónde se dirige, el estancamiento libidinal reemplaza cualquier pensamiento y produce inhibición.

Los teóricos del Renacimiento –Llul o Lulio, Giordano Bruno y tantos más sobre los cuales Francés Yates ha escrito páginas notables–, usaban los emblemas, las matrices, las letras matemáticas pero fuera de toda combinatoria, o para realizar una combinatoria absoluta, universal, totalitaria, inconcebible de antemano y que termina por perderse en detalles, en quiebres, en soluciones de continuidad. Esa empresa es revitalizada, anacrónicamente, en nuestra época, sin los justificativos y la grandeza que tuvo en la suya, por el lacanismo que yo llamo portátil.

El matemático prescinde del sinsentido, que es algo muy diverso a producirlo: sólo la dimensión de la palabra que alcanza y forja al cuerpo erótico puede efectivamente llevarnos a él. Esa prescindencia permite que el matemático elabore dispositivos que pueden interpretarse en términos de macrofísica o de microfísica, que sirvan para diseñar un reactor atómico o para calcular la extensión de las futuras tierras fértiles o infértiles.

Hay un punto en el cual los atolladeros vienen a confluir, y es el siguiente:
“La formalización matemática –dice Lacan– es nuestra meta, nuestro ideal. ¿Por qué? Porque sólo ella es matema, es decir, transmisible integralmente. (capable de se transmettre intégralement, dice el texto francés3) La formalización matemática es escritura, pero que no subsiste si no empleo para presentarla la lengua que uso. Esta es la objeción: ninguna formalización de la lengua es transmisible sin el uso de la lengua misma. A esta formalización, ideal metalenguaje, la hago ex–sistir (ex–sister) por mi decir. Así lo simbólico no se confunde, ni de lejos, con el ser, sino que subsiste como ex–sistencia del decir. (…) Se trata de mostrar adónde va la formalización, ese metalenguaje que no es, y que hago ex–sistir. (…) La escritura es pues una huella donde se lee un efecto de lenguaje. Es lo que ocurre cuando garabatean algo.

Tampoco me privo yo de ello, ciertamente, ya que con eso preparo lo que tengo que decir. Es notable que de la escritura tengamos que asegurarnos. No es, empero, metalenguaje, aunque se le puede hacer cumplir una función que se le parece.” (pp.144/147)

Puntualicemos: ¿a qué queda reducida la noción de metalenguaje si hay un metalenguaje ideal que es la escritura, pero al mismo tiempo, aunque cumpla una función parecida sin embargo no lo es?
Además: el ser es, en el contexto de este seminario, substancia de goce, el que se evapora –se pierde– en la medida en que el ser hablante llega al decir; así lo simbólico no se confunde con el ser, pero ¿qué aporta de ex–sistencia esta supuesta escritura?

Existir es estar fuera de sí, es decir, situarse en una dimensión de pérdida; pero la pobreza e indeterminación de estas figuras –letras dispersas combinadas a capricho, garabatos llamados topológicos pero privados de lo único que los puede tornar topológicos, la escritura matemática de un cálculo, que es justo lo que está radicalmente ausente en las incesantes referencias de los últimos seminarios–, a las que siempre tiene que socorrer la autoridad y el humor de Lacan en un esfuerzo sin duda vano para darles el estatuto de íntegra transmisión, cuando se deshacen de continuo entre las manos precisamente porque no pueden alojar el equívoco, la densa polivalencia de sentidos que se anudan finalmente en el sin sentido, cuando no pueden alcanzar el rigor y la seriedad de una escritura.

Es que la escritura es, como tal, una condensación retórica de las virtudes de la lengua; y hablar de lengua supone, cuanto menos, una multiplicidad de planos que se intersectan sin integrarse y se superponen parcialmente sin confundirse; planos que en cada fase de su organización “dejan algo fuera de la sistematización”, algo precioso, indivisible e irreductible pese a que –y aquí retomo observaciones notables del seminario sobre la carta robada–, se lo divida incesantemente.
Escritura es potenciación llevada al límite de la morfosintaxis alterada por la enunciación; de la semántica suplementada por la retórica y de una perpetua oscilación entre el sonido y el sentido (y, lo que es lo mismo visto desde su reverso, entre la voz muda y el sin sentido) que termina por reclamar un estilo.

Y para provisoriamente (no) terminar: ¿cómo se puede hablar de transmisión integral sin contradecir las bases mismas del psicoanálisis? ¿cómo, incluso y más acá, hablar de transmisión de las matemáticas sin incurrir en un oximoron difícil de sostener?
____________
1. Barr, Stephen, Expériences de topologie, Lysimaque, Paris, 1984, p. 10.
2. Las citas remiten a la edición castellana corriente.
3. Encore, ob. cit. p. 108.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com