Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Psicoterapias

No despierten al psicoanalista dormido.
  El efecto Bucay.
   
  Por Carlos Pérez
   
 
Estaba en la peluquería esperando mi turno. Se me ocurrió leer algo mientras le hacían unos claritos al cliente anterior, un morocho que quería ponerse al día con la moda, y eso tardaría. Busqué en el revistero y entre publicaciones deportivas y otras con tapas cuidadas de muchachas –cuidadas las tapas, no las muchachas– distinguí una con la clásica foto de Freud, habano en mano, mirando la cámara en tres cuartos perfil. Por un instante se me ocurrió que el peluquero, sabedor de que soy psicoanalista, la habría puesto a propósito, pero no, era el semanario Noticias, y al prestarle atención comprobé que habían retocado la foto incluyéndole grietas, como si se tratara de un monumento a punto de desmoronarse. A un costado, la palabra “Investigación”, seguida de un gran título: “El fin del Psicoanálisis”. “¡Epa! –me dije– ¿Qué estará pasando que de vez en cuando aparecen estos títulos en los medios?” (Días después, la primera plana del aparentemente serio y circunspecto diario La Nación anunciaba, bajo el acápite “Los intelectuales del mundo y La Nación” la opinión de un tal Mikkel Borch-Jacobsen acerca de que “el psicoanálisis va a desaparecer”).

Movido por la curiosidad, me calcé los anteojos y luego del título de Noticias leí: El factor Bucal y el boom de las terapias alternativas y de efecto rápido (perdón, la computadora corrigió por sí misma, se trata del factor Bucay, se ve que mi máquina no contempla que escriba ese apellido).
Rápidamente, como aconsejaba el extracto, me puse a recorrer las páginas buscando el mentado factor. Pasé por la foto de un pingüino –obvia alusión al presidente–, por otra de uno de los ministros Fernández –nunca acierto a saber cuál es cuál–, hasta llegar a una nota titulada “Tecnofashion”. “Debe ser aquí”, me dije. Pero no, era un comentario sobre diseños de grandes marcas ubicadas a la vanguardia tecnológica. “La vida da golpes para que crezcas” leí en otro lugar… ahí estaría Bucay pero tampoco. Finalmente, encontré un título encabezado con estas palabras: “La vieja terapia del diván, tal como se la practicaba históricamente, llega a su fin”. Sí, por fin había llegado. La nota estaba ilustrada con un par de fotos: en la primera la una señora, Regina Szprachman de Hubscher, presentada como ex psicoanalista, incluía esta frase al pie: “Freud era un excelente literato e inventor. Pero hay cosas hermosas que son viejas”. Al lado, Jorge Bucay aseveraba: “Cuando era un analista tradicional, llegué a dormirme mientras el paciente hablaba”. Me resultó una valiente confesión y busqué en el texto cómo había sido, a partir de ahí, la anunciada investigación. Comenzaba de este modo: “Antes de ser famoso con sus libros, el médico psiquiatra Jorge Bucay era psicoanalista. Un día, mientras su paciente hablaba de la vida, cerró los ojos para concentrarse. ¡Y se quedó dormido! ‘No me sentía muy cómodo en ese rol, y pensé trabajar en alguna terapia más dinámica’”, rezaba el argumento que daría un vuelco a la fama a su trayectoria. La nota anunciaba una polémica, que podría abrirse interesándonos en que no le haya importado preguntarse cómo fue que se durmió porque alguien le hablara de su vida. Es dable inferir que esa terapia más dinámica a la que se dedicó haya sido el modo de no escuchar intimidades capaces de sumirlo en el sueño.

Resulta acertada la mención de Noticias acerca del factor Bucay, ya que resulta un paradigma de cierta crítica, de la que algunos medios se sirven para anunciar la desaparición, el fin o la muerte del psicoanálisis. En la nota del semanario, por ejemplo, Eduardo Kalina bucayiza su factor al proclamar que a nadie le recomendaría analizarse, porque él lo hizo durante ocho años y si bien reconoce que “es una aventura del conocimiento interior” agrega que “como herramienta terapéutica, el psicoanálisis es muy limitado… su problema es que no apunta a la obtención rápida de soluciones concretas”, quizá disconforme de que a pesar de los años de diván siga siendo concretamente quien es. La señora S. de Hubscher, a su vez, dice haberse cansado bucayanamente de lo inefectivo de las sesiones dilatadas y optó por tratamientos expeditivos para “depresiones, conflictos de pareja, fobias y otros males del alma”. El factor Bucay consiste, por lo tanto, en no demorarse –o dormirse– emprendiendo aventuras improbables y, a cambio, hacer un emblema de lo expeditivo, rápido y concreto. Sospecho que ese factor está muy expandido y la bucayada psicoterapéutica es sólo un expeditivo, rápido y concreto muestrario de una tendencia que aspira a la dominancia –o que la logró– en el mundo en que vivimos. Y expeditivamente se anuncia la muerte de todo aquello que no se ajuste a esos parámetros. Obviamente, el psicoanálisis no lo hace. Si antes Freud escandalizaba con su teoría sexual de la problemática humana, ahora se la aceptaría a condición de que acelere la eyaculación.

Para no dejar solo a Bucay durmiéndose en su hipotético pasado analítico, pregunto: ¿se duermen los psicoanalistas mientras escuchan, amparados en el sillón que escapa a la vista del paciente recostado en el diván? Es posible. Tal vez le ocurría a Fidias Cesio –aunque no me consta, consulté a varios de sus ex pacientes y ninguno pudo aseverarlo a ciencia cierta–, porque él sí se ocupó del sopor en que el analista puede caer, invadido por adormideras ideales que no alcanzan la palabra, y dio curso a una teoría del letargo. No es el caso discutir el rigor de esa teoría, pero sí decir que no esquivó el tema. Sí le ocurría dormirse en las sesiones a Enrique Pichon Rivière, hasta se cuenta de algún paciente que pacientemente lo tapó con una manta para que descansara. No importa demasiado, porque cuando despertaba tenía más lucidez que muchos. Como dijera Macedonio Fernández, no toda es vigilia, la de los ojos abiertos.
Se trata de despertar del sopor, que es posible dormirse no sólo en el consultorio sino también al amparo de las teorías, como si la ajada foto del maestro velara nuestro sueño.

Admito, para finalizar, que Bucay no estuvo desacertado como terapeuta en su rumbo a la fama, me consta que ha contribuido a curar un síntoma rebelde, el de alguien que conozco: stacado por el insomnio, un amigo encontró este método: se lleva a la cama un libro de Bucay, elige un capítulo al azar y a la tercera o cuarta parábola (soy generoso) se queda dormido. Abandonó el Lexotanil. Sin haber leído el artículo de Noticias, ya que no frecuenta mi peluquería, mi amigo le paga, saludablemente, con su moneda. Pero como está curado, no pensó en ser famoso.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Cómo voy a andar si estoy aquí? 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | La caída del Ícaro 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | El retorno de Nietzsche a Freud 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | A propósito del aborto y su prohibición* 
» Imago Agenda Nº 47 | marzo 2001 | Ser autor del propio pasado 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com