Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Lacan y el cine

Un erotismo extremo
  Por Daniel  Zimmerman  y María Bernarda Pérez
   
 
No hay La mujer, sostiene Lacan. No la hay, dado que ella se desdobla; en otras palabras: en la medida que es no toda. Y si tiene un goce adicional, es precisamente por eso. Ese goce, suplementario al goce fálico, es un goce que puede sentir, pero del que no sabe nada.
La mujer no existe –insiste en su seminario sobre Joyce, le sinthome (1975-1976) –. Cada vez tengo más razones para creerlo –acota– sobre todo después de haber visto el filme japonés El imperio de los sentidos. Allí, el erotismo femenino parece ser llevado a su extremo. Y ese extremo es, ni más ni menos, el fantasma de matar al hombre. Sin embargo, eso no resulta suficiente. Es preciso que, después de haberlo matado, se vaya aún más lejos.
Después de este fantasma, la japonesa en cuestión (que es una mujer de iniciativas) le corta el miembro a su partenaire. Lacan se pregunta por qué después; por qué ella no se lo corta antes. Su respuesta: se trata de un fantasma. Si la relación sexual existiera, no habría fantasma. Vemos ahí que la castración no es el fantasma.

En su función propia en el análisis, ella no es fácil de situar dado que puede ser fantasmatizada; y es precisamente eso lo que el filme nos presenta. De todos modos, lo que fantasmea la mujer impide el encuentro. Aunque el instrumento con el que se opera para la copulación sea, como es patente, para descartar, hay una barra que cualquier mujer sabe saltar: la barra entre el significante y el significado.
Pero hay otra barra –concluye Lacan– que dice que no hay Otro que respondería como partenaire, siendo toda la necesidad de la especie humana que haya un Otro del Otro. Este es aquél que generalmente llamamos Dios; pero cuyo análisis devela que es sencillamente La mujer.

Sexo y muerte. El imperio de los sentidos fue dirigida Nagisa Oshima en 1976; y conforma un díptico con El imperio de las pasiones (1978). Por su fuerte realismo y el carácter explícito de las escenas sexuales, fue prohibida en muchos países; en otros fue declarada de exhibición limitada. En Japón, pudo ser estrenada recién en 2001. Para zanjar el debate sobre si se trataba de un filme erótico o pornográfico, el director lo calificó como una película pornográfica.
Así como Kurosawa, Mizoguchi y Ozu son considerados los primeros realizadores japoneses reconocidos en Occidente, surge a fines de los años ‘50 una nueva ola del cine japonés junto al free cinema y a la nouvelle vague: Masumura (Con miedo a morir); Inamura (La anguila) y Nagisa Oshima; todos ellos directores que crecieron en el Japón de posguerra, humillado y sometido por la firma del armisticio luego de Hiroshima y Nagasaki. Oshima describe la condición humana como el lugar donde cohabitan en forma indisociable, la muerte y el sexo. Propone el sexo y la violencia como medio de protesta; lo que originó la prohibición de su segunda película (Nihon no yoru to kiri).
Por su calidad estética, El imperio de lo sentidos es considerada una obra maestra del género. Con escasos momentos en los que los personajes salen al exterior y mediante largos planos de cámara fija, la película narra la pasión de Abe Sada (sirvienta y prostituta) y su amo Kichi. El relato va en un crescendo pasional que sobrepasa los límites de cualquier regla moral, llegando a la sumisión de Kichi (el amo) quien dice a Sada: “Sabes que te pertenezco; haz con mi cuerpo lo que quieras”. Ella amenaza con cortarle el miembro si le es infiel y manifiesta sus ganas de arrancárselo para tenerlo siempre dentro de su vagina. En ese juego de castigos al que se entregan, y ante el cansancio de Kichi, Sada lo va estrangulando durante el coito para mantener la erección.

La secuencia final en la que recorre las calles con el miembro de su amante en la mano ha sido considerada el más fuerte desvarío erótico presentado en la pantalla. Una voz en off subraya: “estos hechos fueron reales…; quienes la detuvieron quedaron sorprendidos por la expresión de felicidad que irradiaba su rostro”.

No hay Uno. Si la relación sexual existiera, definiría lo que es el Otro para un sujeto sexuado. El Otro, en tanto lugar del significante, sustrae al sujeto su determinación sexuada. En lo tocante a las relaciones de los hombres y las mujeres, lo que se llama colectividad –subraya Lacan– es algo que no anda. En su comentario sobre El banquete de Platón nos recuerda que aquél que habla convenientemente de amor es un bufón: Aristófanes; con su mito de ese personaje esférico, donde dos seres acabarían supliendo la relación sexual siendo Uno en el amor. Parodia quizás de esta fusión son los personajes de El imperio de los sentidos: Sada sujetada a los genitales de Kichi en uno de los paseos fuera de su encierro.
Así como La mujer no existe, una mujer no da con El hombre más que en la psicosis. En efecto, ese universal es locura. A El hombre una mujer se lo prohibe; de allí el “un poco locas” que se dice de ellas. Es también por eso que son no todas; es decir: no locas del Todo.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | El Nombre del Padre –del mathema al poema–   de Mara Borgatello de Musolino (Letra Viva, 2015)
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | El estatuto del acto 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Extravíos del goce alimentario 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | La declaración de amor * 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Jugarse la vida 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | La práctica analítica y sus fundamentos 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El sueño del "hombre de las horas", revisitado 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | En la oscuridad del cine.  (20º entrega)
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Abordaje psicoanalítico de pareja y familia.  De Stella Maris Rivadero (comp.), Letra Viva / Centro Dos, 2005
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Cuando la película se detiene  (19º entrega)
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | El rugido del león.  (18º entrega)
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | El escudo de la reciprocidad 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Lo que no se dice 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Las necesidades del imperio.  
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | El amor y el rico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El territorio del duelo 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Cosas mudas 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | La dimensión del gesto 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | Los incovenientes del encanto 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | El esclarecedor de enigmas 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | La regla del juego 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Lacan con Buñuel 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | La solución de Monsieur Verdoux 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El objeto del sacrificio 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El libro de la deuda 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | La dulzura de vivir 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | La entrada en el psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Freud y la emigración 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Freud y la emigración (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | ¿Qué sucede en el acto analítico? La experiencia del psicoanálisis  Roberto Harari, Lugar editorial, Buenos Aires, 2000
» Imago Agenda Nº 48 | abril 2001 | Mañana en la batalla piensa en mí.  Un rato de angustia*

 

 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com