Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

Interrrogar a la ciencia
  Por Adriana Abeles
   
 
A partir de la consideración de que la posición del psicoanálisis respecto de la ciencia intervendrá en el destino del psicoanálisis, es necesario revisar qué es lo que dejamos dicho al hacer referencia a la ciencia. Se usa a la ciencia y se la rechaza: interroguemos el inconveniente de esta posición.
¿Qué decir de la sexualidad en este siglo? Lo que se escribe en la ciencia es respecto del goce del Otro, por eso vuelve, y vuelve de la mano de la ciencia; es decir, vuelve feroz. No hay manera de sustraerse a los ideales, tomemos como punto de partida el goce del Otro o lo que la cultura transporta del goce del Otro. La ciencia escribe un goce, el más feroz. No se puede no pasar por la cultura, por lo tanto no hay modo de no confrontar con el goce del Otro que la ciencia usa y reproduce.

Resulta de interés recordar que, por un lado, Freud promueve a la ciencia, ya que quiso introducir al psicoanálisis como una de las especialidades de la ciencia médica; al mismo tiempo, hace pasar a la sexualidad como noción al campo de la ciencia. Freud junta así la sexualidad y la ciencia con la ciencia de los sueños y el inconsciente. Dice Lacan: “La sexualidad freudiana tuvo a bien presentar que en lo que tiene que ver con el sexo siempre hay algo errado. El yerro mismo puede ser definido como lo que es sexual en todo acto humano. Freud ha indicado perfectamente que un acto fallido tiene siempre que ver con el sexo. El acto fallido por excelencia es el acto sexual.”
Resulta de interés recorrer la antedicha operación freudiana para interrogarnos acerca de cuál es el punto de separación que se ha producido en la época actual.

La sexualidad es uno de los campos más sintomatizados en este siglo. La sexualidad y la ciencia están más cerca que nunca, y la sexualidad más sintomatizada que nunca. Lo que se ha sintomatizado es el goce del Otro, es decir, lo que pone la ciencia, no lo que pone el amo. Es necesario ganarlo para el camino de la constitución del síntoma en análisis, es decir, singularizarlo, ya que los goces que impone la ciencia son masivos, provienen de una pura escritura: la escritura de la ciencia. La ciencia, con un sujeto forcluido, avanza hacia la masificación vía el discurso capitalista. Pero aún cuando la ciencia impone un goce o, por el hecho de imponerlo, deja a las personas desprovistas del goce propio; no está claro que haya otro camino. Entonces, digamos que lo que la ciencia pone es necesario sintomatizarlo, singularizarlo.

Los ideales, la cultura y la ciencia en el siglo encuentran un anclaje. Los ideales ocultan y muestran a qué se engancha la vida. Tenemos que contar con que a veces el goce del Otro hace estragos. Pero también tenemos que contar con que la vida ya optó por la ciencia, no hay modo de deshacer esto; por lo tanto, tenemos que decir que el futuro del psicoanálisis depende de lo que hagamos con la alianza de la ciencia y la vida, alianza que parece irreversible.
La vida y la sexualidad no se reproducen ya sin la ciencia. La vida se prendió de la ciencia, no hay más que seguirla a la vida. Estamos acostumbrados a referirnos a cómo la ciencia interviene en la reproducción, como en el caso de la reproducción asistida. Pero consideramos que la reproducción asistida es efecto de la ciencia tanto como que la vida se prendió a la ciencia. La vida no quiere deshacerse de la ciencia, hay también un enlace irreversible con los gadgets. Estos no son meros testimonios del fracaso del plus de gozar, tienen una función auxiliar de la causa que ya no puede suprimirse.
La alianza de la ciencia y la vida hace que haya formas supletorias de la causa. La vida se deja engañar siempre y en todo terreno. La vida tiende más a lo que se parece a la causa que a la causa misma. Hay aquí una diferencia respecto de lo real, una relación a lo imposible. La relación la determina la estructura del goce del Otro, esto no es accidental.

La ciencia también sale de la vida y la vida vuelve a mantenerse por los gadgets, aunque tenga que soportar que se les imponga los goces masificantes del consumo, no los singulares.
Recordemos que la pulsión de muerte es el modo que tiene la vida de entrar. La vida participa de las palabras y de lo que está fuera de las palabras. La ciencia, como goce del Otro, está fuera de las palabras pero participa también de las palabras. Hay un cruce entre el fuera del lenguaje de la vida y el fuera de las palabras de la ciencia. Debemos interrogar el cruce entre la escritura de la ciencia y la escritura respecto de la vida, es decir, lo que está por fuera de la palabra de la vida y por fuera de la palabra de la ciencia.
Reiteremos: no se puede no pasar por la cultura, no hay modo de no confrontarnos con el goce del Otro, no hay modo de no confrontarnos con los ideales. Para el hombre de este siglo, en lugar del destino en la cultura –destino en el sentido de designio–, están los objetivos del mercado. Más que rechazar a la ciencia –que sería quedarnos sin destino– resulta de interés que nos ocupemos de interrogar el modo canibalístico que toma el mercado globalizado en nuestra época. El hecho de que la ciencia imponga goce a través del mercado no deja de ser una cuestión de la cual debamos ocuparnos los psicoanalistas.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com