Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Cuando el arte no hace un lugar
  (o sobre la noción de Hospitalidad del Síntoma)
   
  Por Sergio Zabalza
   
 
Reiner María Rilke decía que la belleza es “ese grado de lo terrible que aún soportamos”. Que sea un poeta quien teorice acerca de la vecindad entre lo placentero y lo siniestro no es casualidad. El arte –por habitar ese borde entre deseo muerte y perversión– se lleva las palmas a la hora de responder por qué este mundo sigue vivo aún.
Por lo demás, “vecindad” es una bella palabra. Sugiere la propicia distancia donde establecer una relación.
Arte y locura conviven desde vieja data. La manía, uno de los delirios que Platón comentaba en el Fedro, encontraba plena hospitalidad en la polis. Era “el discurso que, profetizando el porvenir, no sólo anunciaba lo que iba a pasar, sino que contribuía a su realización, arrastraba consigo la adhesión de los hombres y se engarzaba así con su destino”.1

Con ese pathos los poetas hacían la tragedia. Por ser testigos -como Ulises en su retorno-, ellos sabían hacer con la voz absoluta del oráculo. Ofreciendo múltiples versiones, horadaban un lugar en la voz unívoca del vecino cuyo dicho primero, nos constituye y determina desde siempre.
“Los agujeros de las palabras tienen alma”2 dice Juan Gelman y con ello no sólo designa la rica fragilidad del verbo, sino también esa estética por la cual, así como una letra es de quien la lee y no de quien la escribe, una pintura es de quien la ve y una melodía es de quien la escucha; aún cuando emisor y receptor confluyan en el mismo sujeto. “Entre Hölderlin y la locura de Hölderlin hay diferencias”3, las mismas que le permiten al poeta –sirviéndose de la multivalencia del lenguaje–, poner cierta distancia respecto de la voz de los Dioses: una mejor vecindad con el Síntoma.

Jacques Lacan enfatiza que el arte enseña al psicoanálisis. No debe llamar la atención, entonces, que en un tratamiento posible con pacientes psicóticos, la creación artística ocupe un lugar de privilegio.
Por otra parte, si el cinismo es el punto nodal de nuestra época en que el Otro no existe, no es extraño que algunos hayan empezado a hablar de la Hospitalidad del Síntoma4 para diferenciarla de su hospitalización. Si ésta última supone reducir la manifestación subjetiva a la norma y la adaptación estadística, la segunda utiliza el arte para, socavando la voz del oráculo, hacerse un lugar donde convivir con el vecino.
Precisamente, a propósito de un poema en provenzal de Guillaume de Poitiers, Lacan atina en llamar buen vecino (Bon Vezi)5 al Nebenmensch de Freud: el prójimo. Ese otro que con total regularidad cuenta “como modelo, como objeto, como auxiliar y como enemigo”.6
En este mundo pautado por un orden psicótico donde sólo hay buenos que se miran en el espejo de los malos, el saber hacer del arte quiebra por un instante esa lógica bipolar, generando el nuevo espacio donde lo rechazado retorna en forma de belleza.
Esta posibilidad de hospedar en un vacío la inquietante alteridad que nos habita es lo más propio que el arte puede enseñar al psicoanálisis. Si el síntoma, en tanto inhóspito cuerpo extraño, es el verdadero dueño de casa, y le dice tranquilamente al yo: a usted le toca salir de ella”7, su estetización, por el contrario, parece brindarnos la posibilidad que algo de esa ajenidad se disipe. Como si la función estética fuera condición de la hospitalidad.

1. M. Foucault, El Orden del Discurso, Tusquets, pag. 16.
2. J. Gelman, Valer la pena, Seix Barral, México, 1996, p. 144.
3. Ibid., pag. 37.
4. S. Zabalza, La hospitalidad del síntoma, Letra Viva, Bs. As., 2005.
5. J. Lacan, El seminario. Libro 7. La ética del psicoanálisis, clase 1.
6. S. Freud, Psicología de las masas y análisis del yo, Introducción.
7. J. Lacan, El seminario. Libro 3. Las psicosis., clase 22.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Silencio: esa puta soledad de la lengua 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Púberes en peligro   Saber hacer allì con lo imprevisto
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Kafka, la familia y el Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La gavilla de zombies asesinos y consumidores 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Realidades violentas: ¿contra los hijos o contra el Padre? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Cuatriciclos: papá ya no lo sabe todo 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El sexo del nombre o el nombre del sexo 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | “…Io antes de hablar, quesería decir algunas palabras”  
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Autismo ministerial 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Elección sexual: la ropa del síntoma 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Dos familias de locura 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | ¿Amor o crimen subjetivo? 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | El gobernante, la justicia y el pudor  
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Uno vuelve, entre el centro y la ausencia 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | ¿Testigo o superstite? 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presencia y ausencia del amigo 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Bisnieto de rabino, hijo de un psicoanalista 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Filicidio: niños liquidados 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La salud lacaniana: Del consumidor subsidiado a la responsabilidad subjetiva 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Violencia Rivas quiere ser mamá 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Entrevistas con padres  Qué hay para escuchar; qué hay para perder
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Japón: ética, arte y ultraje bajo el mismo cielo 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Patagones: El despertar de la primavera 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La mano del fantasma: entre Niñez y Adolescencia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Gordos: el reverso del yuppie 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Servicio cínico voluntario (o sobre la moral del bufón) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | El porvenir de la diferencia 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Fuego, responsabilidad y contingencia (o sobre el tabú de Cromañón) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Síntoma y pubertad  La latencia de que adolece todo significable
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | “Tratame bien”... o sobre la máscara y el nombre 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Hambre y amor 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los muros se hacen del lenguaje 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La "previa" y los semblantes 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Vacaciones: La invensión del regreso 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Decepción, vulnerabilidad e identificación en la adolescencia 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | La "vida inútil" del analista 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Apropiación, desamparo y transmisión simbólica 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La imagen del Otro 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Pasar el tiempo en Gesell  (o sobre la declinación del prójimo)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Padre e hija: la filiación en el cuerpo  (una diferencia entre psicoanálisis y literatura)
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Salud Mental:  "Un quilombo de la puta madre"
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El juego de la transferencia  Estética o intemperie en el momento de concluir
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Viagra entre los jóvenes  Un tema para nunca acabar
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Un requiem de dulce de leche 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Freud: hacer algo con el nombre 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | El zapping de la memoria.  (o por qué le pegamos a los viejos)
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Cromañón: urgente una mujer 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | El secreto mafioso del síntoma 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | 2046: Fin del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | ¿De quién es el duelo?  Algo más sobre el caso de Romina Tejerina
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Cadáver exquisito 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Nota al pie: una perspectiva topológica del Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una peste que entra por los ojos  (reflexiones a partir de La Invención de Morel)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Caballeros Damas ¿La anatomía es el destino? 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El revo-ltril  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Los “nuevos síntomas”, de los analistas 

 

 
» Lacantera Freudiana
Cuando la clínica interpela a la teoría  Sábado 23 de noviembre 15 a 17 hs • Actividad abierta y gratuita
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com