Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis en el mundo

Psicoanálisis en Italia
  Por Sergio  Benvenuto
   
 
Todos los psicoanalistas italianos piensan que la fecha de mutación catastrófica ocurrió en 1989: en dicho año no solamente cayó el Muro de Berlín, sino que se aprobó la Ley Ossicini. Entre otras cosas, ésta reconoce el título oficial de “psicoterapeuta” sólo a graduados en psicología o medicina que hayan completado una formación de al menos cuatro años en una de las instituciones (públicas o privadas) de formación en psicoterapia reconocidas por el Estado. Aún cuando la ley no menciona jamás al “psicoanálisis”, de hecho casi todas las escuelas de psicoanálisis se han plegado a ella y, por lo tanto, toman en formación solamente a médicos o psicólogos. Habitualmente, el Estado reconoce cualquier escuela de psicoterapia que ofrezca un mínimo de condiciones solicitadas. En suma, los analistas se han auto-sometido a la Ley Ossicini.

En Italia el psicoanálisis fue popular sobre todo en los años setenta y la primera parte de los ochenta. En esa época muchos psicoanalistas enseñaban en las Facultades de Psicología y en las Cátedras de Psiquiatría, los libros de psicoanálisis se vendían bien, y algunos analistas –como Cesare Musatti, Elvio Fachinelli, Franco Fornari– eran figuras populares a causa de sus apariciones en los grandes medios. Hacia finales de los ochenta el clima cambió: la psicología cognitivista (y las psicoterapias cognitivas) han captado poco a poco el viento favorable, y el psicoanálisis se enseña cada vez menos (y siempre peor) en las especializaciones de psicología y psiquiatría. En general, la cultura que podemos etiquetar como derecha liberal es hostil al psicoanálisis, al que considera nada científico, es decir una charlatanería; por el contrario, la cultura de izquierda –y en especial la de extrema izquierda–, continúa siendo pro-Freud (los filmes del célebre cineasta Nanni Moretti, activo políticamente en contra del gobierno de Berlusconi, tratan a menudo temas psicoanalíticos; en particular su película La habitación del hijo). Hoy se descuenta el binomio Marx-Freud en Italia; pero la declinación, en el país, de Marx a partir de los ochenta trajo como consecuencia un cierto declinar de Freud.

En efecto, los noventa en Italia han visto la declinación paralela de la cultura marxista (hegemónica entre los intelectuales entre los años ‘50 a los ‘70), de las vanguardias artísticas y literarias (de gran auge en los ‘60 y los ‘70) y del psicoanálisis. El liberalismo y el racionalismo han captado el favor de los intelectuales. Los filósofos oficiales de la Democracia Italiana son ahora Norberto Bobbio y Karl Popper, dos racionalistas hostiles al marxismo y al psicoanálisis. Para muchos, este último “fue algo de moda en el ’68” (en Italia con el término “el 68” se designa generalmente el clima político y cultural de los años sesenta y setenta: radicalismo político, terrorismo, la Contestación).
La escuela psicoanalítica más poderosa sigue siendo la SPI (Sociedad Psicoanalítica Italiana) que adhiere a la IPA. La misma incluye dos escuelas diferentes, pero la SPI ejerce una influencia siempre menor en el campo intelectual y cultural en sentido estricto: no por casualidad, entre los analistas más conocidos por el público no hay ninguno de la SPI. Son ellos Silvia Vegetti Finzi (una psicoanalista de niños de inspiración lacaniana), Aldo Carotenuto (jungiano), Umberto Galimberti (filósofo y analista jungiano). Las dos escuelas jungianas existentes en Italia (AIPA y CIPA) gozan de particular éxito, y el pensamiento de Jung siempre ha cobrado un amplio consenso (Federico Fellini, por ejemplo, fue paciente y amigo del fundador del jungismo en Italia, Ernst Bernhard).

La SPI incluye a analistas de varias tendencias, pero en ellas prevalece de modo aplastante el post-kleinismo, en particular el pensamiento de W. R. Bion. Por cierto, Bion tiene mucho más influencia en Italia que en Inglaterra.
El establishment psicoanalítico, en suma, se ha convertido, en gran proporción, a lo que puede llamarse el Commonwealth psicoanalítico británico: M. Klein, Winnicott, Meltzer –además de Bion– son maestros incuestionables. Se tiene un amplio desprecio, por otra parte, a las corrientes americanas (aún cuando la Self-Psychology de H. Kohut reconozca cierto éxito).
En los años ochenta y parte de los noventa hubo un boom de la psicoterapia familiar, sobre la base de las teorías llamadas sietémico-relacionales inspiradas en el pensamiento de Gregory Bateson y del Mental Research Institute de Palo Alto (California). La pionera de esta aproximación conductista sofisticada ha sido Mara Palazzoli Selvini: sus técnicas y su modo de pensar han seducido a toda una generación de psicólogos, los que han preferido dedicarse al tratamiento de familias –utilizando prescripciones paradojales o miradas– antes que a la psicoterapia individual. Sin embargo, mi impresión es que desde los ‘90 en adelante se asiste a cierta declinación de esta tendencia. Mientras que se halla en auge una escuela de pensamiento que se refiere a las teorías del caos y de la complejidad (G. Bateson, H. Maturana, F. Varela, N. Luhmann, E. Morin, etc.) y a una reconsideración de la biología en sentido posdarwiniano.
En cuanto a las escuelas que se inspiran en Lacan, hoy son relativamente poco importantes y de poca influencia, especialmente entre los médicos y los psicólogos. Lacan estuvo muy de moda en los setenta, inclusive gracias al emprendimiento imperial constituido por un aventurero de Milán, Armando Verdiglione, analizante de Lacan. Su ascenso, empero, finalizó en 1986, cuando en un proceso que hizo escándalo fue condenado por haberse aprovechado económicamente de algunos de sus pacientes. La caída del mito Verdiglione condujo asimismo a la remoción del lacanismo, con el que se identificaba dicho sujeto. Hoy hay muchos grupúsculos lacanianos en Italia, pero en su conjunto la obra de Lacan parece más influyente entre los críticos literarios y de arte, filósofos, ensayistas y estudiosas feministas, antes que entre los analistas practicantes (un poco como ha sucedido en Estados Unidos, donde el lacanismo prospera en los Cultural Studies, Gender Studies y departamentos de Literaturas Comparadas, y muy poco entre los analistas clínicos). De hecho, Lacan es considerado más un intelectual de tipo parisino –como Foucault, Derrida o Baudrillard– antes que un maestro de una escuela psicoanalítica realmente competitiva.

Es difícil cuantificar la presencia de analistas y de técnicas analíticas en el interior de los hospitales y de las ASL (los establecimientos sanitarios públicos presentes en el territorio). Es necesario precisar que desde 1979 prácticamente no existen más en Italia hospitales psiquiátricos: la así llamada Ley Basaglia (con referencia al apostolado del psiquiatra marxista Franco Basaglia) prohibe de hecho la constitución de manicomios (aunque continúan prosperando las clínicas psiquiátricas privadas). En cada ASL se encuentran, de hecho, psicólogos y psiquiatras de las más variadas tendencias: psiquiatras organicistas, psicoterapeutas sistémico-relacionales (modelo Palazzoli Selvibi), psiquiatras fenomenológicos (modelo Binswanger), psicoterapeutas cognitivos o comportamentales, basaglianos, analistas jungianos, freudianos, bionianos, etc. Domina el pluralismo y el eclecticismo, ya sea en las instituciones sanitarias, ya en el creciente mercado de las “curas de almas”. Hoy, en las grandes ciudades italianas, como en todas las metrópolis de Occidente, prospera un vasto supermarket de las psicoterapias: cada uno puede elegir el tipo de psicoterapia o psicoanálisis que prefiere. La oferta cada vez es más amplia, continuamente se crean nuevas sociedades o consultores que promueven un tipo de psicoterapia nueva, más o menos ecléctica, más o menos seria. La tendencia general hoy es, sin embargo, la de abandonar las escuelas de la Gran Tradición Europea (freudiana, lacaniana, kohutiana, etc.) y de encontrar algo absolutamente original e inédito. Hay una creciente insatisfacción con respecto a la herencia psicoanalítica y una búsqueda frecuentemente espasmódica de lo nuevo. Además, el tipo de cliente que viene a analizarse ha cambiado mucho: cada vez se encuentran menos pacientes dispuestos a venir más de una o dos veces por semana, y quieren –por otra parte– ver resultados terapéuticos en tiempos breves; ya no le dan más al analista un cheque en blanco. Este cambio ilustra con gran probabilidad una modificación general de la subjetividad en Italia, como en todo el Occidente. El sujeto del 2000 cada vez se interesa menos en la repetición de un rito cultural que se remonta a la Viena de Freud: cada vez más demanda la eliminación del síntoma, ser más eficiente y más feliz. A las sesiones analíticas cada vez más se acompaña la asunción de psicofármacos. El italiano de hoy aparece cada vez más frágil, angustiado y deprimido y, no obstante, parece tener cada vez menos tiempo para el largo y lento goce del propio inconsciente.
Traducción de Roberto Neuburger.

__________
* Sergio Benvenuto, miembro del Consejo Nacional de Investigación (CNR) de Italia, prolífico ensayista, autor de numerosos libros (La strategia Freudiana, Dicerie e Petegolezze, Un cannibale alla nostra mensa) y editor del Journal of European Psychoanalysis.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Fundación Tiempo
Curso virtual: Psicodiagnósticos y psicotécnicos 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Centro Dos
Formación clínica en psicoanálisis  Ingreso agosto 2020
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Historia novelada del sujeto:   Seminario online a cargo de María Cristina del Villar
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Tiempo
Curso de integración escolar  % 15 de descuento en posgrados, seminarios y cursos • Modalidad virtual
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Centro Dos
Atención online • Tratamiento psicológico al alcance de todos 
 
» Fundación Tiempo
Curso de Acompañamiento Terapéutico modalidad virtual 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» La tercera
Atención psicológica online 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Tiempo
Seminarios virtuales en agosto 
 
» Centro Dos
Actividades online Julio  
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com