Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

Lo incalculable
  Por Mario Pujó
   
 
En el fundamento de nuestra clínica, en el seno de su operatoria y como resorte de su eficacia, yace lo que debemos admitir como un núcleo irreductible y podríamos denominar lo incalculable. No se trata de un imponderable que, como tal, pertenecería al orden de los acontecimientos incalculados, sino de algo que no siendo ajeno a nuestra ponderación, contraría toda pretensión de exactitud. Cuestión que Lacan se propone cernir al comienzo de su enseñanza en términos de azar y de conjetura, poniendo en evidencia la relación de ex-sistencia que el psicoanálisis mantiene con la ciencia, vale decir, la inclusión del psicoanálisis en el campo de ésta en un vínculo de exterioridad, una relación de pertenencia que es al mismo tiempo exclusión.
En efecto, el psicoanálisis plantea una singular objeción al carácter universal y universalizante de la ciencia, ofreciendo cierta forma de resistencia a su discurso, un discurso que penetra el conjunto de la actividad humana y que, en particular, ha encuadrado eficazmente la práctica de la medicina. Si la medicina constituye un ejercicio y una sabiduría milenarios, sólo puede ser considerada estrictamente científica desde hace poco más de un siglo, vale decir, la edad del propio psicoanálisis.
La práctica del psicoanalista toma a su cargo el elemento no calculable de la relación del médico con el enfermo, su resto no cientificisable, constituyéndose como residuo de la captura científica de l’ars medica y como resultado de la absorción de sus artificios en los dispositivos de producción de verdad que le son propios. Y ello no tanto porque desde su inicio el psicoanálisis se ocupe de aquello que desafía la comprensión médica –como puede hacerlo una parálisis histérica cuya dinámica contraviene la anatomía nerviosa– sino, más específicamente, porque en su práctica hace explícito e instrumentaliza aquello que opera desde siempre en la medicina a través de la palabra y la transferencia, resultando ajeno a toda posible cuantificación. Serie en la que no puede incluirse la sugestión, cuando ella es deliberadamente empleada por el médico en su desempeño, y mensurada por los laboratorios en las pruebas de validación (a “doble ciego”) de los medicamentos bajo el rango de esa curiosa variable que representa el efecto placebo.

Esa relación de “exterioridad íntima” que el psicoanálisis mantiene con la ciencia ha sido retenida por Lacan en la definición misma de sujeto, al indicarnos que el sujeto del psicoanálisis es el mismo de la ciencia, más precisamente, el mismo que la ciencia forcluye en su constitución y en cada uno de los tiempos de su operación. Sujeto que podríamos concebir como un núcleo de decisionismo irreductible, refractario a todo mecanicismo objetivo y objetivante −por no pertenecer al orden de los entes mundanos−, y que se halla articulado como ausente en el acto de decir.
Para Lacan, la cuestión del sujeto del inconsciente debe ser considerada tributaria de la cuestión del ser, un ser afectado de manera irrevocable por la negatividad esencial que instaura en él el lenguaje: el ser de una falta, el ser de una falta-en-ser. Es a esa falta a la que el psicoanálisis se identifica en su práctica y en lo que Masotta designaba como su “doctrina”, dando concreción a una noción grandilocuente como la de libertad. Así, en aquellas expresiones de la locura en las que Henri Ey denuncia el límite de toda condición humana, Lacan, subrayando la condición subjetiva que supone cada vez la locura, su carácter de “insondable decisión del ser”, reconoce, al contrario, una prueba irrefutable de esa libertad.
De las múltiples consideraciones que pueden desprenderse de ese incalculable que nombramos libertad y asumimos como ausencia de determinación objetivable, sólo indicaré, para concluir, el esbozo de tres perspectivas que orientan nuestra clínica:
- El deseo constituye el paradigma de subjetivación histérica de la falta. Representa su aprehensión tanto neurótica como perversa, lo que pone de relieve la continuidad clínica que mantienen los rasgos de perversión en la neurosis y el núcleo neurótico de la perversión tal como ella acude, cuando lo hace, a nuestra consulta.

- Pero, desde luego, hay otra asunción subjetiva de la falta que reconoce su paradigma en la melancolía, la aprehensión de la falta como vacío. Vacío que, por estructura, puede intentar llenarse de diversas maneras: el alimento o el nada, el tóxico o lo que los tratamientos “anónimos” y anonimizantes nombran abstinencia, e incluso, por qué no, la diversidad de realidades fantásticas que construyen los diferentes delirios.
- Asimismo, lo incalculable delimita un borde de frontera –locus de separación e intercambio ineludible– con la psicofarmacología. Allí donde el farmacólogo emplea la palabra en una dimensión propiamente instrumental −como medio para asegurar la acción química de la droga sobre lo real del metabolismo neuronal−, los psicoanalistas solemos recurrir al fármaco como una herramienta que la ciencia pone a nuestro alcance, y cuyo empleo puede ayudar a restaurar la capacidad perdida por la palabra del sujeto para operar sobre lo real de su padecer; padecer en el que reconocemos su responsabilidad, más allá del placer, en tanto satisfacción inconsciente de una pulsión.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | ¿Crímenes o pecados? 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Otros dioses 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Gitanos 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Diálogo 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Mal de época 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com