Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Lo elegante
  Un anhelado equilibrio entre la ética y la estética
   
  Por Manfredo Teicher
   
 
En el siglo IV a.C. vivía en Grecia una hermosa cortesana llamada Friné. Friné era amante de Praxíteles, a quien sirvió de modelo para la estatua de Afrodita, diosa griega del amor. Según la historia, Friné fue acusada y llevada a juicio. Agotados todos los argumentos que dejaban imperturbables a los jueces, su abogado defensor la hizo desnudar. Impactados y encandilados por su belleza, los jueces la absolvieron.
El juicio de Friné ilustra las consecuencias del impacto estético, que es el estímulo que surge de un objeto significativo por poseer determinados atributos que producen, despiertan o fortalecen el deseo de poseerlo.
Y no es sólo el cuerpo joven y hermoso al que se desea poseer. Están todos los objetos, sean naturales o producidos por una sofisticada tecnología, de la que sólo el animal humano puede hacer un orgulloso alarde, los que también despiertan el deseo de posesión.

Elaboramos lo que en psicoanálisis se denomina complejo de Edipo. Queda como heredero el Superyo que pretende imponer al sujeto la Ley (lo ético) normas culturales para una supuesta convivencia armónica de la sociedad humana.
La humanidad, con la evolución de la cultura, ha llegado a elaborar curiosos ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad, ideales éticos que honran la inteligencia humana. Recurrimos a la ética de una Ley, reglamentando el deseo y la hostilidad surgida y fortalecida por la frustración del deseo.

Es la estética, la belleza de las formas la que hace tambalear el edificio que la ética intenta construir. El impacto estético despierta el deseo de posesión del sujeto. Su aspecto infantil clama por sus derechos divinos de posesión caprichosa y exclusiva, que la parte adulta intenta someter a la ética de la Ley. La cultura también inventó la propiedad privada y una ley que la reglamenta. La propiedad privada es un premio al trabajo productivo, lo que es ético, y por lo tanto, justo. Pero también es un premio para aquél que logra imponer su posesión de cualquier modo, dejando de lado lo molesto de la ética. Los atentados contra la propiedad son severamente castigados cuando el criminal es débil y ha tenido la mala suerte de irritar fuerzas poderosas que casualmente han encendido las llamas de la justicia clamando por la ética. El más poderoso impone la ley, pero no es su víctima.

La ética se refiere a la justicia, lo que es justo, lo que está bien y lo que está mal, normas éticas de convivencia social. Hay leyes que regulan las relaciones humanas. Es justo, está bien todo aquello que contribuye a una mejor convivencia, ésa es la finalidad. Esa debería ser la finalidad. El poder de la ley reside en el poder del que tenga la fuerza para imponerla. El poder impone la ley. ¿Quién impone la ley al poder? El juego consiste en adquirir suficiente poder para transgredir la ley que se impone a los más débiles.

No hay duda de que la ley ayuda a una mejor convivencia dentro del grupo social. ¿Cuál grupo? ¿La sociedad humana? ¿Toda la sociedad humana? ¿Significaría eso evitar la lucha de clases? Una hermosa utopía imposible. Así lo señala la historia.
Cualquier guerra, y la guerra es una cruel burla a la ética, comienza con más voluntarios que desertores. ¿Eliminar la guerra? La naturaleza humana no está dispuesta a renunciar a su deporte favorito.
“No debe menospreciarse la ventaja que brinda un círculo cultural mas pequeño: ofrecer un escape a la pulsión en la hostilización de los extraños. Siempre es posible ligar en el amor a una multitud mayor de seres humanos, con tal que otros queden fuera para manifestarles la agresión.” Freud 1930, El malestar en la cultura.

Freud llamó a este fenómeno el narcisismo de las diferencias. Es la excusa que pretende justificar la lucha de clases, la guerra y todos los genocidios que ensucian la historia. En los grupos humanos, los conflictos de intereses, canalizando la hostilidad fortalecida y convertida en poder destructivo por las frustraciones cotidianas inevitables, supera en forma abrumadora los intentos éticos de suavizar la convivencia.
¿Dónde quedó la ética en la lucha de clases, dentro de las comunidades humanas? ¿Dónde quedó la ética en la lucha de clases entre las naciones? Pero mencionar estos aspectos de la naturaleza humana, dolorosos y desagradables por más reales que sean, no es muy amable. No es de buen gusto reflexionar sobre determinados aspectos humanos. La dulce mentira es mucho más cálida y agradable que la amarga verdad. Surge entonces la elegancia.
¿Qué es lo elegante? Lo que permite ocultar lo feo y lo prohibido realzando lo lindo, insinuando lo permitido, un adecuado equilibrio entre: los atributos que estimulan el deseo de ser poseído (una estética eficaz) y el control de ese estimulo, una ética que no molesta, despierta admiración, evitando la envidia; no lastima, no ofende. Mostrar, decir y hacer lo adecuado para seducir amablemente.
Es de buen gusto (elegante) callar determinadas cosas en determinados momentos. Recortar espacios de la realidad para hacer posibles felices momentos de armónica convivencia social y mantener alejados de los sentidos todo aquello que incomode esa felicidad.
La función social de nuestro quehacer cotidiano está determinada por el sistema socio-económico en cuyo ambiente el sujeto intenta conquistar un respetable espacio para sí, intentando recortar elegantes espacios que eviten pensar en la amarga inevitabilidad de la lucha de clases. Amarga si se pierde, pero muy dulce si se gana.
Adquirir el mérito de la elegancia es suficiente logro. La dificultad de alcanzarla desplaza convenientemente la exigencia de una ética universal, absoluta, descalificándola por imposible.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Ética y sacrificio 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Amor y Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | La competencia narcisista, un entrenamiento para la lucha de clases, nuestro juego cotidiano 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | De la pasión a la razón 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | La competencia narcisista 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Dos cuentos que cuentan  (Los dos principios)
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | La hipocresía: una forma elegante de negar la realidad 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Desastres culturales 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | ¿Final de análisis? 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Reflexiones sobre la ilusión y la desmentida 

 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com