Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Nota al pie: una perspectiva topológica del Hospital de Día
  Por Sergio Zabalza
   
 
Mucha gente ha sospechado que el hombre no es más que una mano (...). Pero está todo su cuerpo, él piensa también con sus pies, incluso yo les he aconsejado hacerlo porque, después de todo, ¡es lo mejor que puedo desearles!”
Jacques Lacan2

Es posible que aquellos que han tenido la paciencia de leer mis textos hayan advertido, en algunos casos, la profusión de notas que suelo añadir al cuerpo principal del escrito. Confieso entonces, que amo las notas al pie.
Quizás se trate del dibujo que compone la página cuando se reúnen distintos tamaños de letras, o el disruptivo efecto de atención que implica una llamada -el cual pone en evidencia que nada termina allí donde uno cree-,o también las necesarias referencias a textos queridos que el reconocimiento obliga; lo cierto es que a veces tengo la sensación -engañosa quizás- de que el paratexto dice más que el texto.

Por cierto hay añadidos que son inolvidables: la nota 6 de la “Organización genital infantil” de 19233, aquella otra que hace mención de Sabina Spielrein en “Más allá del principio del placer” 4, la nota sobre el sentimiento inconciente de culpa5, los comentarios sobre el segundo sueño de Dora6, el agregado sobre el ombligo del sueño a propósito de la garganta de Irma7, etc.
Obviamente, en la nota al pié se dice aquello que no se menciona en el texto. Pero.., ¿es esta disposición casual?, ¿o es una modalidad del decir subjetivo del autor?
Cuando un paciente al terminar la sesión se levanta del diván y comienza en forma encubierta o desenfada a dirigirnos la palabra a propósito de cualquier nimiedad, ¿es exagerado suponer que en ese momento nos está demandando aquello que por pudor o por pura estrategia neurótica se rehusó a expresar en el diván?
Todos aquellos comentarios, preguntas, diálogos que se suscitan entre el disertante y algunas personas de la audiencia luego que la exposición acabó, ¿no vehiculizan lo que para bien o mal estuvo latiendo mientras sonaban los dichos de la conferencia?
En la nota está lo que se eligió omitir del cuerpo ...principal, y que por ello es ... inolvidable.
La nota al pié es un afuera que no es un no adentro 8; es, para dar un ejemplo literario, como todo ese margen vacío que Juan L. Ortiz otorga a sus versos y sin el cual sus poemas no serían los mismos o, pasando a otro terreno, lo que en el ámbito jurídico llaman la letra fina del contrato.

Algo de clínica: Hace poco más de un año llegó al servicio un paciente esquizofrénico, un joven de no más de 18 años de edad, llamado Pedro. Junto a sus hermanas solía permanecer en el patio con su cuerpo indiferente, sentado en una silla mientras la saliva caía de su boca.
Recuerdo que por aquel entonces tuve oportunidad de presenciar alguna supervisión en la que su analista transmitía desazón por la extrema inexpresividad del paciente.
A medida que Pedro se fue integrando al taller de movimiento los coordinadores9 fuimos apreciando, no sin sorpresa, la desconcertante capacidad motora que este sujeto lograba desplegar. No solo podía realizar las familias motoras tradicionales tales como, correr, saltar, caer, empujar, frenar, lanzar, con perfecto equilibrio y dominio, sino que también podía participar en los juegos grupales con notable eficacia.

Es más, era muy común que sus compañeros lo eligieran rápidamente al tiempo de armar los equipos para el fútbol, ya que para ganar, convenía contar con su aporte. Pedro armaba jugadas, hacía pases, estaba atento a la reacción del otro, se mostraba para recibir el balón y dejaba trasuntar un destello de eso que llamamos picardía.
Y es que el juego es un escenario privilegiado para el despliegue de la subjetividad, no se puede jugar sin que el sujeto se guarde algo10. Solo se puede hacer un amague si hay engaño, si se esconde algo; no en vano para Lacan hay sujeto cuando hay mentira11.
En este punto es donde digo que jugando al fútbol Pedro tenía una nota al pie.
Y en la misma perspectiva, agrego que Pedro empezó escribir la letra fina de su tratamiento en los talleres, ya que el despliegue que demostraba en el juego era huella de lo que se guardaba en su análisis.

Propuesta: Si en el transcurso del interesante ateneo de grupos del año pasado se suscitó un fructífero intercambio a partir cual se dejó en claro que en el dispositivo de Hospital de Día lo más distintivo son las actividades grupales:
¿Porqué no pensar entonces que en nuestro servicio los talleres constituyen la nota al pie de lo que los pacientes escriben en su análisis?

__________
1. Psicoanalista y miembro del equipo de Hospital de Día del Hospital Alvarez que dirige el Dr. Millas.
2. Jacques Lacan. Seminario XXII. R. S. I., clase del 14 de enero de 1975.
3. Sigmund Freud. “La organización genital infantil”. A. E. tomo XIX, pp.147 y 148.
4. Sigmund Freud. “Más allá del principio de placer” A. E. tomo XVIII, pp. 53
5. Sigmund Freud. “El yo y el ello” .A. E. tomo XIX pp. 51
6. Sigmund Freud. “Fragmento de análisis de un caso de histeria”. A. E. tomo VII, pp. 105.
7. Sigmund Freud. Interpretación de los sueños. A. E. tomo IV, pag. 132. En la clase 9 del seminario 26, Alain Didier Weill expresa que esta nota de Freud cumple una función topológica. ( 8 de mayo de 1979)
8. Jacques Lacan, Seminario XXIII, R. S. I. clase del 14 de enero de 1975.
9. Analía Mayo y el que escribe.
10. Lo que se guarda sería equivalente a lo que se pierde entre el Fort y el Da.
11. Jacques Lacan. Seminario IV, clase del 9 de enero de 1957.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Silencio: esa puta soledad de la lengua 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Púberes en peligro   Saber hacer allì con lo imprevisto
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Kafka, la familia y el Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La gavilla de zombies asesinos y consumidores 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Realidades violentas: ¿contra los hijos o contra el Padre? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Cuatriciclos: papá ya no lo sabe todo 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El sexo del nombre o el nombre del sexo 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | “…Io antes de hablar, quesería decir algunas palabras”  
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Autismo ministerial 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Elección sexual: la ropa del síntoma 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Dos familias de locura 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | ¿Amor o crimen subjetivo? 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | El gobernante, la justicia y el pudor  
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Uno vuelve, entre el centro y la ausencia 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | ¿Testigo o superstite? 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presencia y ausencia del amigo 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Bisnieto de rabino, hijo de un psicoanalista 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Filicidio: niños liquidados 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La salud lacaniana: Del consumidor subsidiado a la responsabilidad subjetiva 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Violencia Rivas quiere ser mamá 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Entrevistas con padres  Qué hay para escuchar; qué hay para perder
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Japón: ética, arte y ultraje bajo el mismo cielo 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Patagones: El despertar de la primavera 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La mano del fantasma: entre Niñez y Adolescencia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Gordos: el reverso del yuppie 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Servicio cínico voluntario (o sobre la moral del bufón) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | El porvenir de la diferencia 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Fuego, responsabilidad y contingencia (o sobre el tabú de Cromañón) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Síntoma y pubertad  La latencia de que adolece todo significable
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | “Tratame bien”... o sobre la máscara y el nombre 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Hambre y amor 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los muros se hacen del lenguaje 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La "previa" y los semblantes 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Vacaciones: La invensión del regreso 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Decepción, vulnerabilidad e identificación en la adolescencia 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | La "vida inútil" del analista 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Apropiación, desamparo y transmisión simbólica 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La imagen del Otro 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Pasar el tiempo en Gesell  (o sobre la declinación del prójimo)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Padre e hija: la filiación en el cuerpo  (una diferencia entre psicoanálisis y literatura)
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Salud Mental:  "Un quilombo de la puta madre"
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El juego de la transferencia  Estética o intemperie en el momento de concluir
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Viagra entre los jóvenes  Un tema para nunca acabar
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Un requiem de dulce de leche 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Freud: hacer algo con el nombre 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | El zapping de la memoria.  (o por qué le pegamos a los viejos)
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Cromañón: urgente una mujer 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | El secreto mafioso del síntoma 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | 2046: Fin del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | ¿De quién es el duelo?  Algo más sobre el caso de Romina Tejerina
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Cuando el arte no hace un lugar  (o sobre la noción de Hospitalidad del Síntoma)
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Cadáver exquisito 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una peste que entra por los ojos  (reflexiones a partir de La Invención de Morel)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Caballeros Damas ¿La anatomía es el destino? 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El revo-ltril  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Los “nuevos síntomas”, de los analistas 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com