Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Desastres culturales
  Por Manfredo Teicher
   
 
Tras millones de años, la vida se desarrolló de tal modo que produjo en la cumbre de su evolución al animal humano dotado de una inteligencia y de una habilidad que le permitió desarrollar una asombrosa tecnología cuyo avance es incontenible, para bien y para mal.
Nosotros, los humanos, disponemos de un medio de comunicación exclusivo y contamos con brillantes ideales junto a instituciones sociales como las religiones y las nacionalidades, con las que mantenemos relaciones tan singulares que culminan en sacrificios humanos como la guerra y los genocidios.
Nos encontramos al comienzo del siglo XXI con la posibilidad de la autodestrucción de la especie, con un desastre ecológico cuya solución parece tan ilusoria como en su momento lo fue el socialismo y con un peligroso desarrollo de la ingeniería genética que es, a la vez, un magnífico ejemplo del potencial creador que la naturaleza nos ha otorgado.

La tecnología y la globalización, que es uno de sus productos, profundiza dramáticamente la brecha que siempre existió entre los ricos y poderosos por un lado y los pobres y desamparados, por el otro.
Los robots de las fábricas automáticas reemplazan sin nostalgia a los antiguos esclavos pero aumentan el problema de la desocupación, que la globalización impone por doquier. Mientras la religión y los nacionalismos demuestran su vigencia, crece la desconfianza frente a la democracia, simple fachada de una realidad bien distinta a su significado teórico: ninguno de los supuestos gobiernos democráticos puede dejar de defender los intereses de la minoría que representa, a expensas de la mayoría.
La prevención en salud mental debería iniciarse en el campo de la política pero en vista de lo que ésta realiza en la práctica concreta, no es de extrañar que la angustia, la frustración y la violencia sean el producto de las fervientes promesas de un mañana tan hermoso como imposible.

El martes 11 de septiembre de 2001 dos aviones se estrellan contra las torres gemelas del World Trade Center. Las orgullosas TT mortalmente heridas, se hacen añicos. Se calcula que unas 50.000 personas trabajaban en las torres. La cifra oficial de desaparecidos era de 6.333. El horror invade al mundo. El orgullo del imperio americano ha sido burlado. La astucia dio un mortal golpe a la fuerza de la tecnología.
¿Vietnam fue un antecedente? ¿O lo fue David y Goliat? ¿Es la desesperación del Tercer Mundo? ¿Es esto una ilustración de la lucha de clases? ¿Es una ilustración de la condición humana?
Los que intervinieron en esta catástrofe “cultural” son seres humanos. Igual que los nazis, como los que liquidaron a los indios o los que esclavizaron al África negra. Como lo son Freud, Lacan, Mozart y Picasso. Como los que declaman hermosos discursos de solidaridad y de justicia social mientras intentan someter a otros en una lucha por el poder, nunca suficiente.

Argumentos: Es difícil entender a los que se ofrecen como voluntarios para inmolarse en nombre de un ideal nacional. Es fácil entender a los que luego se ofrecen de voluntarios para una guerra que pueda vengar a los muertos de ayer.
¿Fácil? Muchos encuentran totalmente justificado el deseo de venganza de unos. Y tildan de perversos, locos, criminales incitadores, a los otros. Ambos bandos se sienten víctimas ampliamente justificadas. La inteligencia humana fabrica los argumentos adecuados. Entonces ¿ambos tienen razón? Usted, ¿a quién apoya? ¿A Boca o a River?

Del suicidio a la inmolación: 1.- La naturaleza humana enfrenta un eterno conflicto heredado de la filogenia: el deseo de usar al otro, convertido en objeto significativo, cómo, cuándo y dónde se le antoja al sujeto; y la necesidad de convivir con él (que desea lo mismo). Como transacción dialéctica surgieron las normas culturales donde la prohibición del incesto y del homicidio pusieron las bases de una legislación que incluye en su motivación altos ideales utópicos de Libertad, Igualdad y Fraternidad. La historia de la humanidad obliga a pensar que estos ideales pretenden modificar una naturaleza que insiste en oponerse a que la utopía se concrete.
2.- Una criatura al nacer, pretende que el mundo esté a su disposición incondicionalmente. No tolera la frustración. Luego habrá que educarlo para que pueda vivir en sociedad donde tendrá que conformarse con “portarse bien” para ser aceptado en los distintos grupos de pertenencia que la cultura de su entorno pone a su disposición. Para su salud mental deberá poder integrarse en algunos de ellos.

3.- Y un curioso mecanismo psicológico grupal pone un dramático acento en la convivencia social: Debo “portarme bien” para ser aceptado y para que el grupo pueda sobrevivir. Bien. Pero, como mal menor, vamos a recuperar el poder y los derechos para el grupo de pertenencia. Y el beneficio secundario es el poder grupal que intimida mas que el sujeto aislado. Entonces, habrá solidaridad entre nosotros (los Señores) y ellos, los otros, los desgraciados de turno serán los que no merezcan la menor consideración. Los argumentos que la inteligencia humana se enorgullece en producir, serán los justificativos para que la violencia descargada contra ellos sea absolutamente racional y, por lo tanto, justificada. Este es el fenómeno social que Freud llamó “el narcisismo de las diferencias”.
La ilusión satisface lo fundamental del narcisismo humano: Nosotros somos los Señores, los que tenemos Derecho. La violencia descargada por nosotros, es ampliamente justificada. Selecto grupo de pertenencia y justificada descarga de violencia destructiva, sin culpa, sin remordimientos.

El placer de la descarga violenta, prometida y justificada por el líder, excita y aturde. Consensuada por la masa, reclama perentoriamente su acción específica.
En esas condiciones, la razón es un instrumento muy débil para pensar en el después y el reclamo de una ética solidaria con el semejante se fortalece (y se limita) dentro del grupo de pertenencia.
¿Es necesario más demostraciones que las caprichosas fronteras nacionales o las eternas religiones con firmes raíces en la magia?
El líder, tanto Bin Laden, Saddam Hussein como Bush, no hacen más que interpretar esos deseos narcisistas maníacos, de poder. Para eso la masa de seguidores les da los atributos del poder, que ellos (los fanáticos) obtendrán en el más allá. Así se forjan los terroristas suicidas y los voluntarios para cualquier guerra.

Si a las dificultades de la vida se agrega la ilusión de una vida eterna y feliz en un paraíso, la fantasía de alcanzarlo justifica la elección. Aún sumamos el magnífico reconocimiento que reciben los que se inmolan por su grupo, lo que los futuros candidatos no dejan de admirar. Un placer agregado será llevarse consigo a unos cuantos de esos enemigos. Compensando con creces de este modo la envidia que uno puede haber sentido hacia ellos. Convencidos de que tales individuos (los otros) recibirán en la otra vida, el infierno que se merecen.
Entonces la elección entre una vida difícil en este mundo y la dicha eterna del otro lado, produce una encrucijada inquietante.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Ética y sacrificio 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Amor y Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | La competencia narcisista, un entrenamiento para la lucha de clases, nuestro juego cotidiano 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | De la pasión a la razón 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | La competencia narcisista 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Lo elegante  Un anhelado equilibrio entre la ética y la estética
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Dos cuentos que cuentan  (Los dos principios)
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | La hipocresía: una forma elegante de negar la realidad 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | ¿Final de análisis? 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Reflexiones sobre la ilusión y la desmentida 

 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com