Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Mal de época
  Por Mario Pujó
   
 
Un artista es, para Freud, alguien que tiene una capacidad mayor que el común de los mortales para relacionarse con su inconsciente y sus fantasmas, de un modo que, a su vez, le permite entrar en consonancia con el inconsciente y los fantasmas de su público. En más de una oportunidad, argumentando sobre el carácter moralmente no valorativo del término “perversión”, Freud subraya además que sus manifestaciones suelen ser compatibles con un espíritu extremadamente sensible y creativo que, de hecho, ha contribuido enormemente al desarrollo de la cultura. Si la primera proposición nos permite aseverar que el arte constituye una suerte de vía regia de acceso al inconsciente “epocal”, la segunda afirma cierta relación y hasta alguna proximidad entre la perversión y la cultura. El concepto mismo de sublimación −ese modo de satisfacción pulsional que intenta dar cuenta de la creación socialmente valorada−, supone a la cultura como un campo de satisfacción sustitutiva, desplazada, deformada, disfrazada, contrariada, de la pulsión sexual; lo que la emparenta con el síntoma en sentido freudiano. Venida a un lugar de sustitución de la ausencia de relación sexual, la cultura constituye una suerte de síntoma −o de sinthome− de la humanidad, una vicisitud del polimorfismo pulsional que aqueja, por el hecho de hablar, al ser hablante. Lo que nos apremia a preguntarnos sobre lo que la estética del arte contemporáneo nos enseña acerca del inconsciente y las vías que adopta la satisfacción en nuestra época.

No es difícil reconocer un ícono privilegiado de esa actualidad en lo que los norteamericanos consignan 11-S, para referirse al derribamiento de las Torres Gemelas en Manhattan en el año 2001. Hay en la reiteración de las imágenes del derrumbe de esas imponentes construcciones –progresivamente higienizadas de todo rastro de los cuerpos que, como en un videojuego, se arrojan al vacío bajo el resplandor de un hermoso día de sol–, una extraña e inquietante belleza visual; hay en la insólita incrustación de los aviones suicidas y el inmediato estallido de las llamas, la bocanada de humo que se desprende y el desmoronamiento en cámara lenta, cierto efecto de fascinación del que es difícil sustraerse, cuando esa imagen no oculta se nos ofrece como una máscara que disfraza y, al mismo tiempo, revela el horror. Raro encanto que, disimulando apenas su carácter siniestro, evoca esa fascinación que, con espanto, Virilio reconoce como propiamente contemporánea y denuncia como “un arte despiadado” [Paul Virilio - El procedimiento silencio, Paidós, Espacios del saber, Buenos Aires, 2001, pp. 45-84].
¿Qué podemos, en efecto, vislumbrar acerca de nuestra época si consideramos la obra del escultor y anatomista alemán llamado Günther Von Hagens que, en el año 98, exponía en el Museo del Trabajo de Manheim unos doscientos cadáveres embalsamados con un proceso de específico de “plastinación”, remedando esculturalmente, entre otras figuras, La Venus de Milo con cajones de Salvador Dalí? ¿O qué debemos pensar de una artista plástica como Orlan, que hace pocos años visitaba Buenos Aires, y que a través de cámaras de televisión exhibe a los cuatro rincones del mundo la realización in vivo y en tiempo real de cirugías plásticas realizadas sobre su cuerpo, del estilo: “la implantación de la nariz más grande que puede soportar mi propio rostro”?

Ante un mundo que califica de colaboracionista, y frente al cual se reivindica él mismo un resistente, Virilio denuncia ese arte ya no representativo sino mostrativo, ya no religioso ni profano, sino profanatorio, un elogio de la muerte, un arte contra natura e impiadoso, un triunfo del horror; una estética que hallaría su consumación en esa nueva eugenesia que promueve la clonación genética a través de la manipulación embrionaria y la hibridación del hombre y el animal, dando lugar a una suerte de arte transgénico y teratológico (propenso a la monstruosidad), al que reconoce en continuidad directa con la ética de Auschwitz
Es probable que los términos de la argumentación de Virilio empleen una crudeza indefectiblemente proporcional a la del enemigo que se ha propuesto combatir, pero su reflexión no deja de advertirnos sobre la peligrosa inminencia que acecha a nuestra civilización cuando ella parece aproximarse a su culminación. Algo que, confrontándonos con la emergencia de cierto real, nos obliga a preguntarnos sobre el deseo que habita el logos que gobierna nuestro tiempo y que, desde luego, evidencia concernirnos.

Dos son las referencias mayores que nos permiten caracterizar ese logos: por una parte la ciencia que amenaza adoptar un carácter francamente extremo y, por la otra, el capital, al que, una vez caído el muro de Berlín, podemos calificar de innegativizable. Es su imbricación recíproca lo que signa a nuestro tiempo de un modo que no tiene parangón en la historia, cuando el capital direcciona el desarrollo de la ciencia, y ésta asegura a su vez al capital condiciones más amplias, rápidas y eficientes de rentabilidad. Conjunción que encuentra su concreción más manifiesta en el hiperdesarrollo tecnológico que embebe nuestra cotidianeidad, irrealizando nuestro mundo al virtualizar sus intercambios, y que, capaz de corregir cualquier desempeño, se vuelve apto para sustituir funciones elementales como el sueño, el apetito, el humor, la saciedad o la erección sexual. Al punto que la tecnología hace efectiva la ausencia de relación sexual vía la ingeniería reproductiva, al separar la sexualidad de aquello a lo que se la supone biológicamente coordinada, poniendo de relieve el polimorfismo de la pulsión.

Lo que Lacan proponía tentativamente como un quinto discurso, el discurso del capitalista, permite de algún modo configurar la incidencia de esa conjunción por la que la oferta del objeto de goce en calidad de mercancía, tiende a suturar en el sujeto su división, instaurando un individuo-indiviso, cuyo enigma en cuanto al deseo es sustituido por un apetito que busca satisfacerse en la inmediatez, en un mundo que −como gobernado por el principio del placer freudiano−, se irrealiza.
Se insinúa así lo que proponemos llamar mal de época: la distancia entre el goce y el ideal tiende a esfumarse cuando el goce es proclamado un ideal, y se expande globalmente como una voluntad que, con su carácter universalizante, tiende a socavar los legados particulares, fragilizando los tejidos simbólicos que albergan al sujeto en el seno de una comunidad, una tradición o una etnia. El valor supremo de eficiencia, acicateando el recurso a los estimulantes, anabólicos y otras drogas del rendimiento, favorece una relación instrumental con el semejante que lo torna desechable. Mermados sus recursos elaborativos, el sujeto queda expuesto a la experiencia del sin sentido ante incidentes que adquieren fácilmente por ello un carácter traumático, al tiempo que se promueve el recurso a objetos que, como los tóxicos, el alcohol o el alimento, cortocircuitan el rodeo del encuentro con el Otro sexo. La civilización se amenaza a sí misma cuando, bajo el imperio de la satisfacción, la fetichización de la oferta y la tentación evidencian alentar una impulsividad capaz de desconocer la integridad física del otro, y los pactos socialmente fundantes de la diferencia entre generaciones y la prohibición del incesto.
El psicoanálisis no tiene para ofrecer ante ello más que su propia práctica. Lo que, desde luego, no es poco. Porque aún con el restringido horizonte que el vínculo uno a uno permite visualizar frente a la dimensión de las grandes circunstancias colectivas, nuestro lazo social otorga en la transferencia al sujeto de nuestra época (un sujeto siempre en riesgo de ser expulsado de la endeble trama simbólica –ética, social, laboral, cultural, política– que lo sostiene en la actualidad) el amparo de una legalidad que tiene valor instituyente. Y lo hace al instaurar, a contramano de la circulación cada vez más devaluada e instrumental de la palabra, la dimensión de una interlocución que le restaura a esa palabra su plenitud meditativa, su resonancia verdadera y su capacidad de invención. Dando una oportunidad a lo impensado del sujeto, frente a una civilización que se confronta con la desazón de su potencialidad tanática, el psicoanálisis se propone desde siempre como una decidida apuesta por la vida.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | ¿Crímenes o pecados? 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Otros dioses 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Gitanos 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Diálogo 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Lo incalculable 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com