Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Acerca del acompañamiento terapéutico
  Por Viviana Fantinato
   
 
Pensar el acompañamiento terapéutico como una práctica requiere su delimitación. Un punto de partida es retomar lo que en su historia se cuenta como surgimiento: aparece como alternativa frente a la psiquiatría clásica, en el contexto del desarrollo de los Hospitales de Día en Salud Mental, que se produce luego de la Segunda Guerra Mundial. Contemporáneamente, se ve influido por la antipsiquiatría y el psicoanálisis.1

Nos introducimos en el tema planteando que el acompañamiento terapéutico, como práctica, se autoriza por sí mismo aunque convocado por otro, generalmente quien conduce un tratamiento.
En cada situación, el acompañante no está solo, en tanto ocupa ese lugar atendiendo al pedido de otro; es una presencia indicada por otro/s y por esta razón, no está solo. Pero sí queda solo en el ejercicio de su función, ya que es quien va de un lado a otro junto al acompañado. Este movimiento, de un lado a otro, es inherente a la función pues el acompañar implica permanecer –por un lapso de tiempo prefijado y acordado– “junto a”.
El acompañante participa de ciertos hechos, y de los relatos del acompañado. Entonces, ¿cómo interviene un acompañante terapéutico? Desplegamos una cuestión: interviene sancionando algo como significativo, produciendo un corte donde no lo hay.

¿Qué fundamenta estas intervenciones? Se apunta a la emergencia del sujeto, a que alguien –el acompañado en la ocasión– pueda reconocerse como sujeto de las mismas.
En esta trama, ¿cuál es el lugar del acompañante terapéutico? Este sería quien posibilita que el acompañado tome nota, que algo se inscriba. El tomar nota alude al efecto provocado en el acompañado por alguna intervención del acompañante, en tanto realiza estas intervenciones desde un lugar que podríamos llamar, “estar al tanto de”; entendiéndose por esto, las cuestiones relativas a la historia del acompañado, datos de lo que serían el texto y el contexto de éste.
El “estar al tanto de” posibilita tomar posición y, por ende, la decisión de “prestarse a...” ocupar lugares, según cada caso y cada situación.
Del lado del acompañado planteamos que no hay posibilidad de ocupar el lugar de lector, sin ser transformado por la operación de la lectura.
Seguiré los rastros de esta hipótesis, a partir de un cuento de Kenzaburo Oé, “Agüí, el monstruo del cielo2”.

Vayamos al relato:
Un estudiante, en busca de trabajo, es convocado por un banquero para acompañar a su hijo D, quien últimamente –describe– se siente poseído por un monstruo; ante lo cual ha abandonado su trabajo y se ha recluido en su casa. El banquero considera necesario que su hijo salga, pero debe hacerlo acompañado: ”Sólo quiero una cosa: que durante estas salidas por la ciudad de Tokio, no haga tonterías y no provoque ningún escándalo; de modo que, procura estar ojo avizor, nada más”3. En su momento, él contaba con algunas referencias sobre D; se trataba de un joven músico, compositor de vanguardia, cuyo bebé muere al poco tiempo de nacer. A partir de un diagnóstico erróneo que vaticinaba una vida vegetativa para el bebé, D decide que éste no viva más. Luego de una autopsia, se comprueba que el diagnóstico había sido erróneo; ahí se sitúan los cambios de D, deja a su mujer y ya no compone música. El estudiante emprende su tarea con D; realizan recorridos por la ciudad de Tokio; según él ira averiguando, éstos recorridos tienen el objetivo de hacerle ver a Agüí –el fantasma del niño muerto– la ciudad, como un paraíso.

Nos detendremos particularmente en una de las escenas del cuento; se trata de una de las salidas de los protagonistas. Durante un paseo en bicicleta, en un clima de júbilo y fraternidad, el estudiante desafía a D a una carrera; Agüí es también de la partida. De repente, aparece frente a ellos una jauría de perros. El estudiante sabe que el bebé fantasma teme a los perros y, entonces, prevé que D se enfrentará a las bestias para protegerlo. El estudiante se siente invadido por el terror, se detiene y llora. D, que sin caer presa del pánico se había echado a un lado para que las bestias pasaran, es quien pondrá la mano en su hombro
¿Pero, qué es lo que sí cae? Uno cae en la cuenta que el acompañante se angustia por la angustia que le supone al acompañado. Luego de esto, dialogan acerca de la pérdida de los seres queridos. Por primera vez, D le refiere al estudiante acerca de Agüí y el mundo que habita. Pero, ¿qué pone a hablar a D?
Durante la escena en la que el “estudiante-acompañante”, suponiendo que D se enfrentará a los perros y, a sabiendas que el bebé fantasma les teme, se ubica en la posición de semejante; vale decir, “se presta” a creer en la “existencia” de Agüi4 Los dos atraviesan la misma situación; el contexto es el mismo pero las diferencias subjetivas quedan plasmadas en la reacción de cada uno frente a ese hecho. Es en esa reacción de llanto5 del estudiante, que D puede leer que su compañero también está afectado por una pérdida; por algo que el mismo D padece. Este es el punto que los haría semejantes; no es suficiente que el “estudiante-acompañante” se ubique en posición de semejante sino que D lo admita en ese lugar al que el estudiante se ofrece. Es por este movimiento, al percatarse de esto, que D modifica su posición.
Hay un punto en el que nos separamos del cuento para marcar que habría algo del orden del cálculo en las intervenciones. El narrador del cuento, en la escena citada, pierde toda posibilidad de cálculo. Este sesgo, el del cálculo, nos permite pensar por qué no se trata de interpretaciones en el acompañamiento terapéutico. Esto, nos conduce a proponer como función del acompañante, la de acompañar la lectura del acompañado.
____________
1. Pulice-Rossi, Acompañamiento Terapéutico. Aproximaciones a su conceptualización. Presentación de material clínico, Xavier Bóveda Edit., 1994, p. 11. Hay segunda edición: Editorial Polemos, Bs. As., 1997.
2. El encuentro con este cuento se produce a partir de la lectura de Erótica del duelo en el tiempo de la muerte seca, de Jean Allouch, Bs. As., Edelp, 1996.
3. Kenzaburo Oé. Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura, Bs. As., Anagrama,1998, p. 61.
4. Ibid., p. 85.
5. Estamos al tanto que en la lógica del acompañamiento terapéutico, no hemos de intervenir desde los afectos. Tomamos, sin embargo, el episodio del llanto del “estudiante-acompañante”, a fin de desplegar la lógica de nuestra hipótesis de trabajo.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Fundación Tiempo
Curso virtual: Psicodiagnósticos y psicotécnicos 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Centro Dos
Formación clínica en psicoanálisis  Ingreso agosto 2020
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Historia novelada del sujeto:   Seminario online a cargo de María Cristina del Villar
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Tiempo
Curso de integración escolar  % 15 de descuento en posgrados, seminarios y cursos • Modalidad virtual
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Centro Dos
Atención online • Tratamiento psicológico al alcance de todos 
 
» Fundación Tiempo
Curso de Acompañamiento Terapéutico modalidad virtual 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» La tercera
Atención psicológica online 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Tiempo
Seminarios virtuales en agosto 
 
» Centro Dos
Actividades online Julio  
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com