Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Paso a Pase con Lacan.
  El objeto y sus destinos, Isidoro Vegh, Letra Viva, 2003
   
  Por Analía Meghdessian de Nanclares
   
 
Quiero hacer público mi agradecimiento a la invitación1 de Isidoro Vegh para la presentación de su libro. Al hacerla hizo referencia a mi participación en ese seminario.
Casi de inmediato, y no porque lo hubiéramos hablado, se me empezó a instalar la pregunta acerca de las razones que lo podían conducir a publicar un seminario dado hace casi veinte años. Además, muchas de las reflexiones allí vertidas las ha retomado en desarrollos posteriores.
También fui recordando el momento, el tiempo en que este seminario tuvo lugar en la comunidad analítica, en particular la comunidad lacaniana. Por entonces, hacía cuatro años de la muerte de Lacan, 9 de septiembre de 1981. Cierto azar o contingencia hace que esta presentación preludie los veintidós años de su muerte.

Entiendo oportuna y necesaria su precisión ya que el seminario se enmarcaba de manera germinal en el seno de lo que se perfilaba una ardua polémica y debate de lo que ya entonces y posteriormente devino en distintas posiciones frente a la obra, a la enseñanza de Lacan. Para algunos se trató de una regulada y controlada transmisión de su enseñanza adueñados de su herencia. Lo que decidía también un modo de pensar la dirección de la cura, la posición del analista en la transferencia y el fin del análisis. Para otros, entre los que me incluyo, se trata de una herencia, la de una enseñanza que por su letra y su objeto hace transmisión. Lo que supone, desde luego, un modo de pensar la dirección de la cura, la posición del analista en la transferencia y el fin del análisis.

El marco de este contexto, riesgoso para el psicoanálisis en su deslizamiento, no le fue para nada ajeno, ni mucho menos indiferente.
De allí que el título del seminario: “Paso a pase con Lacan. El objeto y sus destinos” adquiría toda su resonancia no sólo por el valor de intervención en acto para una comunidad – por entonces - bastante encendida, sino también por la ética que esto puso en juego –a partir de ese preciso momento– concerniente a la cura. Los destinos del objeto, causa de deseo y de la pulsión en el fin del análisis.
“Durante dos años tuve el gusto de exponer algunas reflexiones acerca de lo que Lacan llamó su invento, el objeto a. Enhebrado en las tramas del amor, causa del deseo y objeto de la pulsión, guarda razón de los destinos que incita. El objeto como tal y sus destinos no es tan sólo los destinos que el objeto sufre, también los que decide. Paso a pase juega con los pasos que en los laberintos del análisis conducen a que el sujeto pase… más allá.”2
El objeto, los destinos que se enlazan, se tejen y destejen por él dicen del alcance y del límite de un análisis, como de su fin. Lo que también se corresponde con otro aporte novedoso de Lacan, que llamó dispositivo del pase, para que los analistas pudiésemos dar cuenta de ese “más allá” que sólo concierne al análisis de analista.

Fiel a su estilo, como suele decir, “le gusta bajar las cartas de a una”. A lo sumo las retiene un tiempito, hasta que por alguna inquietud propia que no prescinde la invocación del otro, cree y arriesga el momento justo de una jugada más.
Y entonces ¿cuál será la jugada que se trae entre manos? ¿A qué juego concerniente al psicoanálisis y a su ética nos invita en esta ocasión? Conociendo el estilo del querido maestro, le pregunto a su texto. ¿Y ahora cuál es la apuesta?
Lo dice desde el comienzo en las razones de esta publicación: “¿Qué decide esta publicación casi dos decenios después de su antecedencia, las clases del seminario en que primero fueron dichas? Sus páginas pueden alegar por el reclamo que jóvenes colegas reiteran para el encuentro que razones de circulación hacen dificultoso. Pero las mías son otras: sigo pensando que es válida la interrogación de los primeros textos como Lacan lo hiciera con Freud”. 3
A partir de aquí la lectura adquiere otra perspectiva, otro valor y dirección para mí. No se trata de lo ya dado, ya pasado, ya acontecido, sino de la perdurabilidad de una interrogación inalterable al paso del tiempo cronológico. Y entiendo que, es la primera apuesta de la publicación. Leerlo en clave de la perdurabilidad de la letra. De lo que insiste desde ese lugar primero. “No hay Lacan sin Freud, no hay Freud sin Lacan”.

En el recorrido elige adentrarse en la obra del maestro francés y mantener –“sigo pensando”– la vigencia de las elucubraciones que sin lugar a dudas pululan en esos primeros tramos de la enseñanza de Lacan. Para recortar de ellas no sólo las afirmaciones, las respuestas, sino las vacilaciones que invitan a sostener las preguntas de Lacan y las propias –de Isidoro Vegh– las que no se ahorra, ni se guarda, llevadas hasta su límite.
Desde este trazado inicial los capítulos se construyen despacio en una sucesión inevitable, con la inquietud que imprime la prisa y la prudencia que da la pausa previa a la formulación de sus tesis, surgidas del inquietante y sostenido diálogo entre Freud y Lacan. Como lo testimonian los capítulos dedicados al exhaustivo análisis de lectura interpretativa de “El Hombre de los Lobos”, para arriesgar su apuesta, lo que resta de ese análisis y que marcara el destino de nuestro ya querido hombre de los lobos, “ aún una mirada”. Nos dice el autor: “¿Es forzar demasiado la letra decir que aún una mirada persiste detrás del muro, que eso sigue aún vigente y que allí se localiza el lugar del terror, en el muro cuyo flanco son dos mujeres?”4
Y más adelante: “¿Es forzar mucho la letra pensar que este lobo no es el padre que quiere penetrarlo con su falo, sino que este lobo representa al Otro, donde él podría quedar totalmente incluido, tragado, atrapado?”5
“El Hombre de los Lobos fue siempre el Hombre de los Lobos. No pudo nombrarse Serguei P., fijado en el cuadro que debía responder: la teoría freudiana del complejo paterno. ¿Será eso lo que lo obligó al intento de romper el nudo, pintando ese paisaje ruso, con el riesgo que se convirtiera en el pasaje al acto?”
“Muriel Gardiner le sugirió que escribiera sobre su análisis con Freud. A su manera, lo incitó a que hiciera el pase.”6

Avanza por la melancolía para “iluminar” otros aspectos del objeto y sus destinos y abrir nuevos interrogantes. Desgrana, de la lectura de “Duelo y Melancolía”, su aforismo “la sombra del objeto recae sobre el sujeto” para situar nuevamente allí tres posiciones del objeto, cuando persiste cuando cae y cuando se sostiene. Cada una con sus respectivas eficacias y arriesga nuevamente su propuesta.
Donde Freud plantea que tanto para el duelo como para la melancolía hay una pérdida del objeto de amor o del Ideal, nos propone que se trata de “una pérdida del objeto de amor en tanto Ideal”.
Sus reflexiones, sus devaneos y por qué no ciertos desvelos fluyen uno tras otro en cada capítulo en implacable trabajo de develación.
El dijo de sus razones. Voy a decir de las mías en torno de esta publicación cuya generosa aparición agradezco.
No es cualquier seminario. Se trata de un hito en el recorrido de una enseñanza que tiene más de veinte años. Que ha abierto rumbos que muchos de nosotros seguimos explorando gracias a un camino que encuentra su fundamento en muchas de las reflexiones aquí vertidas. Ha sido decisiva su apuesta ética en aquel momento. Al retomarla, su composición no ahorra los destellos de lo poético, uno de los destinos del objeto, cuando saturado ya de esa nada de ser se retoma una y otra vez en su escritura.
En ese más allá, paso al pase, que da sentido a todo por su ausencia en busca de un irrenunciable encuentro entre la belleza y la verdad.
___________
1. Presentación del libro Paso a Pase con Lacan. El objeto y sus destinos de Isidoro Vegh. Letra Viva. llevada a cabo en la Biblioteca Nacional en julio de 2003.
2. “Prólogo”, p. 7.
3. Idem, pág. 9.
4. Idem, pág. 21.
5. Idem, pág. 21.
6. Idem, pág. 27.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | El niño en análisis y el lugar de los padres  de Alba Flesler (Paidós, Buenos Aires, 2007)

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com