Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

De cómo la investigación genética no puede matar al inconciente
  Por Alberto Santiere
   
 
...en modo alguno consideramos deseable que el psicoanálisis sea fagocitado por la medicina y termine por hallar su depósito definitivo en el manual de psiquiatría, dentro del capítulo ‘terapia’, junto a procedimientos como la sugestión hipnótica, la autosugestión, la persuasión1
Sigmund Freud

La investigación del suicidio de las células da vigor a la palabra psicoanalítica. El Premio Nobel de Medicina 2002, fue otorgado a tres científicos que han identificado cuáles son los genes rectores de la regulación del desarrollo de los órganos y de la muerte celular programada. El británico John Sulston, incluso, introdujo la idea de desarrollo determinado que nos sugiere que cada célula tiene fijado su destino.
Es así que durante el crecimiento de cada ser viviente, millones de células reciben la orden de suicidarse para que el organismo sobreviva y cumpla su ciclo. Este descubrimiento abre puertas para la intervención clínico-genética direccionada a evitar que salga de cauce el ritmo mediante el cual se produce la mortandad planificada de células. Ocurre que en gran parte de las patologías acontecen desfasajes (o fallas en el control) en el decurso de la muerte celular programada o “apoptosis”.

En griego clásico, apoptosis significa “caerse”, como caen las hojas de los árboles en otoño. Es una caída benéfica y necesaria. No se trata de la necrosis pasiva, sino de todo un trabajo energético por medio de proteínas y enzimas al servicio de la autodestrucción para la preservación –valga la paradoja–. En realidad, es la planificación de la multiplicación en todo el cuerpo de millones de “suicidios altruistas, no anómicos”, y si cabe el “delirio”, no melancólicos.
“En las enfermedades neurodegenerativas, en los accidentes cerebrovasculares, en el sida o en los infartos de miocardio, hay células que se pierden porque el proceso de muerte programada se produce en exceso. En otros casos como en el cáncer, el proceso de apoptosis está reducido y eso hace que las células que estaban destinadas a morir sigan viviendo descontroladamente, dando lugar a un tumor”.2

El cáncer es resistencia a los factores genéticos que obligan al sacrificio de células para salvar al conjunto. Es trasgresión fatal de la Ley, mediante células que se multiplican matando –en vez de muriendo–. Algo no atravesado por la castración, el límite, atraviesa el cuerpo.
Cuando una célula “se vuelve loca”, es entre otros factores por lo pulsional loco que insiste, por un sentido ‘que no sale’ –que se queda a vivir y a matar en y desde un órgano-.
Entre citas, tanto polémicas como extraordinarias, en el capítulo “Cáncer”3 las autoras afirman que en la estructura psíquica de los pacientes con cáncer “subyace un delirio de inmortalidad”; y que “sus células trabajan para si mismas fuera de la función para la que están destinadas, asegurando su propia vida en una producción ilimitada...”

Resulta gratísimo volver al Freud que en “Introducción al narcisismo” (1914) marcaba que el sujeto es el portador mortal de una sustancia inmortal. Esta condición es la que lo liga a la especie, aceptando la ley de la reproducción sexuada que le indica que algo debe perderse en el, de el, para que la especie sobreviva.
Ahora bien, regresando al tema inicial, ¿los psicoanalistas tenemos algo que decir acerca de los colosales avances de la investigación genética? Freud señalaba desde aquel texto radical que empezaba a dar respuestas a lo mortífero de la pulsión: “La biología es verdaderamente un reino de posibilidades ilimitadas: tenemos que esperar de ella los esclarecimientos mas sorprendentes y no podemos columnar las respuestas que decenios mas adelante dará a los interrogantes que le planteamos”.4

¿Entonces? Si algo escapa a la ley, programada del ciclo de la vida, vamos tras ese saber inconsciente que marca la incidencia de lo mortífero en el sujeto; ese saber que posee sus leyes –y posee al sujeto–; saber que también es química en acción, que es fuerza lenguajera que programa y desprograma; saber que procuramos escuchar, esta especie de arqueólogos del pasado y del presente –que vendríamos a ser nosotros los analistas–.
Y es de capital importancia nuestra intervención teórica, que en plena vigencia cobra mayor trascendencia justamente gracias a los avances respectivos a la apoptosis.
Tenemos respuesta a por qué ocurre lo que ocurre, más que dónde o en qué rinconcito celular se opera la sentencia. Podemos conjeturar –con el aval de la clínica psicoanalítica– acerca de lo profundo que subyace en la desprogramación celular, a la descompostura y descontrol del reloj del cuerpo.
Y en ocasiones por la vía de la química significante –cuando el aire de los labios que son las palabras (al decir de los poetas) opera suturando, terciando, sorprendiendo y sorprendiéndonos– somos buenos relojeros.

¡Los números que juega el inconsciente no son una lotería! Tiempo atrás, llega a mi consultorio un hombre de 48 años (“il morto qui parla” –espetó al preguntarle su edad–), quien desde un discurso des-afectivizado, anecdótico, y entre otros relatos que no promovían en el ni un rastro de angustia, decía estar convencido de que a los cincuenta años se iba a morir “del hígado”, porque tomaba mucho.
Rastreando la historia, surge que su padre –hombre bebedor y violento– había fallecido a los 5l años recién cumplidos, producto de una terrible cirrosis hepática. Con posterioridad hilvanó recuerdos de una madre que le repetía –a sus 15 años, y ante reiteradas escenas de violencia y enfrentamientos con el papá–: “le vas a comer el hígado a tu padre”. ¿Será esa la química que desato el tiempo de la muerte? Ese muerto en vida, comiéndose –léase desprogramándose– por dentro, “pagando con suicidio su obra”, se tomaba la vida, lo tomaba la muerte, lo comía su historia. La des-afectación de las palabras –de la química de las palabras– que afectó el cuerpo a pura pulsión de muerte (que apuró el reloj).
El sujeto en cuestión, pudo oficiar un corte simbólico a la proliferación esperada de lo mortecino en sí mismo, logrando afectarse discursivamente para no afectar al cuerpo, para no sacrificarlo. Arribó entre otros puertos al diagnostico de su padre “melalcoholia”, y a la idea de que su progenitor no pudo zafar de matar en sí, de pagar inculpatoriamente en él y con él, por la muerte de un familiar, acontecida exactamente quince años antes.
Cuantos historiales plagados de fantasías hipocondríacas que terminan destruyendo el mismo órgano “tomado”/inervado con anterioridad en un otro significativo de la historia familiar. Si lo pensásemos desde un punto de vista descriptivo, puramente genético y sin ninguna concomitancia pulsional decisiva, exclamaríamos: Qué coincidencia, genética; claro hígado-hígado (“Alcoholyana-Alcoholyana”). Es más, ¡qué precisión para que el estridente despertador de la parca suene a la misma hora! Sin embargo, a esa ecuación, le faltaría un inconsciente. ¡Creer o reventar! O mejor, analizar para intentar no reventar. El análisis puede intervenir químicamente resguardando la apoptosis.

La fobia “genética”. En un artículo publicado por el diario Clarín titulado: “El miedo y la ansiedad, con bases genéticas”5, el Dr. Elías Abdala alertando a no caer en reduccionismos biologicistas, y a no excluir perspectivas psicológicas -en relación al tema de la nota-, deja afuera al inconciente.
Para empezar, decir que las fobias pueden ser miedos que se volvieron persistentes y exagerados (o sea fobia como plus de miedo) es desconocer los mecanismos que la constituyen promoviendo la represión de contenidos intolerables para la conciencia mediante condensación y desplazamiento. Idéntica apreciación para lo que el autor denomina cuadros de temor (timidez, fobia social, hipocondría, ataques de pánico) como respuestas emocionales intensas ante estímulos que se perciben como amenazantes, donde de una patología a otra podríamos ponderar que se trata de una diferencia cuantitativa en la respuesta. Es explicación sin génesis; puro mecanismo, un observable.
Se pregunta –al calor de nuevas investigaciones en la materia... gris– por el “dónde” de miedos y fobias, con el augurio de la posibilidad de incidir favorablemente sobre “la arquitectura del miedo”, si es que se logra silenciar a los genes responsables de las moléculas como los receptores GABA, 5HT, y otros neuroreguladores. Esto estaría avalado por el hecho de que se ha conseguido la generación de “cepas especiales de ratones despojados artificialmente de estos genes y, en consecuencia, de toda sensación de miedo”.
Justo es reconocer que si la ciencia no se hubiese ratoneado, el promedio de vida sería menor; pero esto de equipararnos a nuestros parientes inferiores en la escala zoológica me recuerda al historial y fijaciones de Ernst Lanzer (“El hombre de las ratas”).

¿Un ratón es un sujeto? Si mediante manipulación genética-medicamentosa, obtenemos ratones despojados de miedo, descontando el interés de aliviar el sufrimiento del ser humano, ¿podríamos producir con el tiempo, hombres-ratones? ¿o eliminar la angustia eliminando lo subjetivo?
¿Sería imaginable el fin de la subjetividad, bajo primacía de la cibernética y de la biología molecular, en relación directa al discurso Bien y al discurso Salud?
Escribe Julio C. Ravizza:“La ciencia ahora sabe operar sobre lo real del cuerpo y su ideal es la abolición de todo síntoma. Su lógica binaria intenta excluir la muerte y el deseo. Lo admitamos o no, este avance afecta a todo el edificio simbólico...” 6
Si el decir científico elide lo subjetivo comprendido en términos de inconciente, pulsión y deseo; desconociendo la raigambre y la génesis de las “afecciones”, (Y hasta podemos considerar afección en el sentido energético del vocablo, cuando ya Freud en los albores del Psicoanálisis, suponía una carga de energía que al no acceder a una descarga apropiada podía derivar en una innervación somática), se perderá el sujeto.
La robotización de lo humano puede ser “el Bien”, y bajo el sujeto derrumbado yacerá la ética.
La necesidad de fundamentar la eficacia de una pastilla para cada problemática, lleva a elucubraciones ridículas tales como (ver nota)7: “en hermanos gemelos, el temperamento ansioso tiene una concordancia que oscila entre el 30 y el 50 por ciento, lo que permite sospechar que existe una base hereditaria”. Caramba, nacen juntos, comparten panza, historia, padres, condicionantes del medio y afines... ¡muy interesante! (Si probabilisticamente, lo mitad estriba en un 50%, sospechar con un 40% desde la casuística de los gemelos es sospechoso).

La palabra es pura química. La palabra no opera a nivel etéreo. No hay palabra sin química. La química “correctora” desde comprimidos varios, actúa sobre efectos, no sobre la producción inconsciente de los afectos.
En la parafernalia del mercado, se privilegia el incidir sobre la “máquina”, los circuitos, las sustancias, depreciando los “programas”, los discursos que huellaron el decir, y el sufrir.
La talking cure (cura por la palabra) –denominación acuñada por la famosa Anna O.–, enuncia por oposición el peso etiológico de lo no dicho, de lo reprimido. Puentear el análisis mediante pastillas, ilusiona con la paz asintomática, reforzando las astillas sembradas por un saber que no circula y hiere.
Sólo en la palabra se hace posible advenir como sujeto, y este advenimiento asegura la ética del psicoanálisis.
Lacan introduce el concepto del “Bien decir” vinculado a la ética: “del deber de bien decir o de reconocerse en el inconciente, en la estructura...Lo que hago es extraer de mi práctica la ética del Bien-decir, que ya he acentuado”8.

Genética y ética. En su trabajo “La psicología frente al Proyecto Genoma Humano y al orden digital”9, Juan Jorge Fariña rescata la siguiente cita de Francis Fukuyama: “de aquí a las dos generaciones próximas, las biotecnologías nos darán las herramientas que nos permitan consumar lo que los especialistas de ingeniería social no han conseguido hacer. Habremos terminado definitivamente la historia humana, porque habremos abolido a los seres humanos como tales. Entonces comenzará una nueva historia, más allá de lo humano...”10
Barrer la subjetividad, despejar el Genoma Humano, nuevo territorio de batallas comerciales alambrado por patentes, en el que a cada parcela corresponderá una fórmula correctora. Negocio de miles de millones donde el Bien/Salud podrá ser la ausencia de síntomas (“con tomas” la medicación); el Mal/Patología, la singularidad, y la fobia sólo un gen defectuoso. 

______________
1. “¿Pueden los legos ejercer el análisis? Diálogos con un juez imparcial” (1926) O.C. de Freud – Strachey/ Vol. 20.
2. “Nóbel de Medicina a científicos que explicaron la muerte celular” Diario Clarín 8-10-2002 (pag. 32).
3. “Cáncer” por Inés Barrio, Pilar Rojas y Alejandra Menassa – Cap III de Psicoanálisis y medicina.
4. “Más allá del principio del placer” (1920) O.C. de Freud – Strachey/ Vol. 18.
5. Diario Clarín –Sección opinión del 3 de setiembre de 2002–.
6. “Campo de la discapacidad: algunas reflexiones” de Julio César Ravizza, publicado en marzo de 2002 en la Comunidad Virtual Russell.
7. Diario Clarín –Sección opinión– Dr. Elías Abdala (3/9/2002)
8. “Radiofonía y televisión” por Jacques Lacan. Ed. Anagrama. Barcelona (1977).
9. Editado en el portal de Psicoanálisis: www.elsigma.com
10. En el periódico Le Monde, el 17 de junio de 1999.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Presentación de Femicidio 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Presentación de "Las pasiones" 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Presentación de "El sujeto en la red" 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Presentación de El silencio en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Presentación de Futuro del Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Presentación de Sexualidad adolescente 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | Presentación de Fobias en la niñez 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Presentación de Celos en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Presentación de Dispositivos en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Presentación de Niños al borde... del síntoma? 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Presentación de Acotar el goce 
» Imago Agenda Nº 183 | agosto 2014 | Presentación de El Narcisismo. A 100 años del texto freudiano 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Presentación de Psicoanálisis y Ciencias 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Presentación de ¿Volver a la horda? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Presentación de Determinismo y Elección 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Presentación de "Los fantasmas del analista" 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Presentación de La repetición 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Presentación de Marcas en la infancia 
» Imago Agenda Nº 176 | noviembre 2013 | Presentación de La Pubertad 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Presentación de "Cuando el cuerpo se hace letra" 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Presentación de Los autismos 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Presentación de La función del diagnóstico en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Presentación de La era de la compulsión generalizada 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Presentación de Avatares de la asunción sexual 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Presentación de Desencadenamientos 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Presentación de Folie à deux 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Presentación de "Cuplas" patológicas 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Presentación de El Juego en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Presentación de La Banalización del Mal 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Presentación de El "psicópata" y sus redes 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Presentación de Los fracasos en análisis 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Presentación de Volver a análisis 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Presentación de El refugio de las creencias 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Presentación de "Acoso escolar" 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Presentación de "El psicoanálisis frente al trauma" 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presentación de Transferencia y empatía 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Presentación de El Psicoanálisis en el ámbito judicial 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Presentación de Violencia de género 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Presentación de El porvenir del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Presentación de El Nombre Propio 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Presentación de Elegir un analista 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Presentación de El rechazo en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Presentación de Constitución Subjetiva 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Presentación de Conectados en soledad 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Presentación de Ficción y Realida en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Presentación de La Función de acompañar 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Presentación de Seguir Viviendo 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Hiroshima, Fukushima y Astroboy 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Presentación de Locuras no psicóticas 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Presentación de Los bordes de Thánatos 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Presentación de Hambre de ser 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Presentación de Escribir el Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Presentación de Desencadenamiento de las psicosis 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Presentación de Fanatismo 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Presentación de El dinero en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Presentación de Neoparentalidades 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Presentación de Lo real en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Presentación de Culpabilidad y sacrificio 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Presentación de ¿Contratransferencia aún? 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Presentación de Testimonios clínicos de Jacques Lacan 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Presentación de El amor en Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Presentación de Límites terapéuticos del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Presentación de Semblante e impostura 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Presentación de Teoría sin clínica, clínica sin teoría 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Presentación de Síntomas en la infancia 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Presentación de Vivir sin códigos 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Presentación de La responsabilidad del paciente 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Presentación de Nuevas tribus urbanas 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Presentación de Destinos y profesías en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Presentación de Adolescencia y alcoholismo 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Presentación de La vejez del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Presentación de El Estrago Materno 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Presentación de Las fobias en el siglo XXI 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Presentación Familia y repetición 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Presentación de Niñez y desamparo 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Presentación de Topología y Clínica Psicoanalítica 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Presentación de Autismo 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Presentación Innovaciones en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Presentación de Filiación 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Presentación de Embarazo temprano 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Presentación de Bipolaridad 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Presentación de Estrategias clínicas en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Presentación de Clínica del Duelo 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | Presentación de "El juego" 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Presentación de Diagnósticos en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Presentación de Héroe Trágico 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Presentación de Volver a los Sueños 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Presentación de Infancia medicada 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Presentación de Tiempos de Anorexia 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Presentación de Límites éticos de la abstinencia. 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Presentación de los inanalizables 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Presentación de La Familia Violenta 
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Presentación de Creación y Locura 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Presentación de Clínica de las discapacidades 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Presentación de Los Tiempos de un Análisis 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Presentación de Los ideales 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Presentación de Aniversario Freudiano 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Presentación de Mitos 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Presentación de El Nuevo Padre 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Presentación de Poder y Perversión 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Presentación de Psicoanálisis y Psicoterapias 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Presentación de La Eficacia del Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Presentación de Transgéneros 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Presentación de Emergencias y Catástrofes 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Presentación de La Interconsulta 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Presentación de Las nuevas modalidades del goce 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Presentación de El secreto en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Presentación de Psicoanálisis ad honorem 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Presentación de El cuerpo implicado del analista 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Presentación de Psicoanálisis en el mundo  Informe de situación
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Presentación de Los desaparecidos  Un duelo imposible
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | Presentación de ¿Psicoanálisis legalizado?  Regulación y mercado
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Presentación de El tiempo en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Presentación de Las fuentes del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Presentación de El enigma femenino 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Presentación de Discurso capitalista y psicoanalisis 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Presentación de ¿El inconsciente contra el cuerpo? 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | La letra con sangre...descarna lo simbólico 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Migrañas migratorias 

 

 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
» Fundación Foro
Primer Congreso Latinoamericano de DBT:   Terapia Dialectico Comportamental - 17 al 19 de mayo
 
» Fundación Foro
Psicoterapias cognitivas  últimas vacantes para los formación y cursos!
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Charlas de Abril y Mayo
 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL  Inicio 2018: martes 10 de abril, de 18.30 a 21.30 hs.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com