Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Cuando ver y actuar es responsabilidad social de todos (1)
  Por Miriam Mazover
   
 
“¿Soy yo acaso el guardián
de mi hermano?”.

Génesis 4,9

El alcance que pueden adquirir diversas patologías mentales graves es tal que no permite situar fronteras, y esto es así porque en la psiquis de tales individuos no se halla inscrito el surco que divide aguas entre aquello que nos está permitido hacer y lo que de ninguna manera, ni bajo ninguna circunstancia, podemos hacer. La escritura de este surco y sus posteriores eficacias en la vida corriente son lo único que garantiza y resguarda la normatividad de un ser humano para sí y para los lazos que construya con sus semejantes.

Diferentes disciplinas humanísticas, no sólo la psicología, denominan a esta inscripción “ley simbólica”; todas estas ramas del saber coinciden en que de su escritura y vigencia dependerá el rango de lo “propiamente humano”, este es el motivo por el cual su ausencia nos confronta con el horror: es posible poseer vestidura de ser humano y no vivir como tal y en tantas más aún, no permitir vivir bajo estas condiciones a los otros del entorno más cercano.
No existe un tope psíquico para la envergadura de una patología mental; tampoco tope geográfico, menos que menos cultural, social y/o económico. Las patologías que surgen a raíz de la falta de inscripción y vigencia de la ley simbólica, no pueden ser adscriptas, en la mayoría de los casos, a una alteración genética, tampoco orgánica; la mayoría de las veces la “alteración” causante de la enfermedad mental se sitúa en un terreno más vasto que el del individuo que la padece, y más bien la podremos ubicar en la trama familiar del enfermo, tejida ella a lo largo de varias generaciones. Cada individuo es responsable de lo que tiene y de lo que hace, pero de ninguna manera es hacedor autónomo de su psicopatología: cuanto más grave ésta, es menor la autonomía antedicha.2
Estar advertido de la existencia de psicopatologías muy severas nos debería servir para saber que hay muchas personas en la comunidad, más o menos cerca de nosotros, que protagonizan, ellas y/o su entorno, verdaderos “infiernos humanos”. Por lo general las llamas se encuentran a la vista; el fuego suele dar indicios y señales penetrantes. Siempre y cuando los que no nos encontramos afectados por un daño psíquico semejante nos dispongamos a realmente ver. Como asimismo, a evitar hacer conjeturas forzadas para que todo nos cierre a una medida conveniente. Ya que muchas veces, en el mejor de los casos, estamos apenas (mal) dispuestos a “ver” una versión minimizada, donde hay elementos que llaman la atención o algunas cosas raras pero… no ocurre nada grave. “No hay peor ciego que el que no quiere ver” nos dice el tan agudo y acertado refrán popular.
¡Siempre existen signos y señales emitidos por la patología mental al entorno familiar y social! (más evidentes cuanto mayor sea su grado). El solo hecho de no negarlas permitiría pedir ayuda a quien consideremos más pertinente según el caso del que se trate (asociaciones, profesionales, instituciones), y de esta forma proteger de tantos horrores cotidianos a quienes suelen ser sus víctimas más frecuentes: los niños, los púberes y los adolescentes, aquellos que por definición y por estructura se encuentran indefensos y a merced de los adultos que los rodean.

En la grand guignolesca odisea del monstruo de Anstetten, de tan grande auge mediático, y en su cortejo noticioso inmediato de casos europeos comparables en gravedad, en número de visitas web, en centimetraje periodístico, en minutos televisivos, en rating… trasunta algo así como que los del remoto pueblito austríaco debieron haber visto y no negado estas señales de una anomalía.
Por el contrario, quisiéramos plantear aquí –en una consideración estrictamente ética– que en todos los casos afines, siempre desde el lugar que a cada uno nos compete en la sociedad, los adultos de todo el mundo deberíamos poder ver estos indicios que tantas veces desestimamos, y actuar en relación a lo visto, con responsabilidad social.

1. Escrito en abril/mayo de 2008 en relación a los graves hechos de Anstetten, Austria.
2. No entramos aquí en cuestiones médico-forenses diagnósticas y de imputabilidad.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Violencia escolar. “Cuando el niño nos sobra” 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | La práctica clínica psicoanalítica en las instituciones 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | La "condición humana" cuando no hay nada que perder. 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Cifra familiar y traza propia 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Hacerte falta o morir en el intento. 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Invisible, exquisita crueldad.   Testimonio clínico
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Aún el psicoanálisis 

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com