Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Isidor Sadger, síntoma freudiano
  Por Mauro  Vallejo
   
 
El 10 de Septiembre de 1942 un anciano de 74 años ingresa al campo de extermino nazi Theresienstadt, ubicado a unos cincuenta kilómetros al norte de Praga. Al cruzar la puerta tal vez pudo ver el macabro lema que también aguardaba a las víctimas de Auschwitz: Arbeit macht Frei (El trabajo libera). De haber sobrevivido unos años, hubiese sido partícipe de una de las experiencias más cínicas da la Shoah, pues este campo fue utilizado por los nazis como “experiencia modelo” para demostrar al mundo y a la Cruz Roja que los judíos gozaban allí de un hospital, centros culturales y servicio postal. Pero este anciano, cuyo nombre completo era Isidor Isaak Sadger, fallece el 20 ó 21 de diciembre, apenas tres meses después de su ingreso. Moría entonces uno de los primeros discípulos de Freud, uno de los primeros practicantes del psicoanálisis y el autor de un libro cuyo curioso destino merece ser comentado. En 1930, este miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena había publicado un texto sorprendente, enteramente dedicado a la figura de Sigmund Freud. Su título original es Sigmund Freud: Persönliche Erinnerungen. Si no una biografía en el sentido estricto del término, esas páginas son, tal y como su portada lo expresa, los “recuerdos personales” que Sadger atesoraba acerca de su maestro. El lector de este breve escrito falazmente sospechará que ese opúsculo, dadas las condiciones de su producción, no podía sino ganarse una inmediata popularidad. En efecto, el libro de Sadger comparte con las biografías de Freud escritas por Fritz Wittels (1923) o Hanns Sachs (1944), así como con las memorias de Helene Deutsch, Richard Sterba, Wilhelm Stekel o Theodor Reik, el atractivo que se desprende de una particular enunciación: en todos los casos se trata de relatos producidos por discípulos que vivieron y se formaron en Viena, colaborando cotidianamente con Freud en múltiples actividades. No está en juego realizar la ingenua alabanza de testimonios que, por la mera cercanía física en que sus autores se hallaban de Freud, brindarían una versión más cabal o pura de ese pasado; empero, es innegable que esos recuentos iluminan ciertas zonas de la historia de la disciplina psicoanalítica de un modo único. Por caso, la descripción que Sadger bosqueja de las cualidades oratorias y pedagógicas de Freud durante sus lecciones en la Universidad o en el transcurso de las reuniones del grupo vienés, constituye probablemente uno de los momentos más ricos de su obra1.

¿Cómo entender que el libro de Sadger haya pasado desapercibido hasta su reedición inglesa del año 2005? Más aún, ¿cómo es concebible que un texto publicado en la Viena de Freud en 1930 faltase de todas las bibliotecas, incluso de la del analista de Dora?2 ¿Por qué razón la mayoría de los historiadores y psicoanalistas creyeron que Sigmund Freud: Persönliche Erinnerungen jamás había sido editado? Esos son algunos de los interrogantes que Alan Dundes, responsable del rescate y posterior edición del libro, afronta en la erudita introducción que antecede a las páginas de Sadger3. Este historiador, luego de demostrar mediante diversas referencias que todos los investigadores habían asumido que el libro de 1930 jamás había visto la luz, relata las peripecias de su hallazgo. Dundes se había cruzado con un dato llamativo: Sadger aparecía como autor de un libro sobre Freud. Decidido a hacerse de un ejemplar del mismo, buscó infructuosamente en las bibliotecas de Estados Unidos y Europa, mas el único ejemplar que presuntamente existía descansaba en los anaqueles de la Universidad de Keio, en Japón. Un discípulo de Dundes, Hideaki Matsuoka, le envío desde las tierras niponas una fotocopia de la obra, de modo tal que aquel decidió, con la ayuda de Johanna Jacobsen, traducirla al inglés y publicarla4.

Dundes aventura una hipótesis –que él mismo se encarga de descartar debido a su tono conspirativo– para explicar el motivo por el cual el libro prácticamente se esfumó. En los años treinta Ernest Jones estaba tan alerta y sensible a cualquier publicación que atacase al psicoanálisis o su fundador, que llegó al punto de decir a Paul Federn, en una carta de 1933 ó 1934, que Sadger debía ser enviado a un campo de concentración con el fin de evitar que su libro sobre Freud se distribuyese...5 Tal vez, prosigue nuestro historiador, los freudianos se tomaron muy en serio el desvelo de Jones, e hicieron lo posible por adquirir todos los ejemplares de la obra de Sadger en aras de destruirlos... Más allá del cariz tétrico que adquiere el augurio del biógrafo inglés, importa resaltar el modo en que la suerte corrida por el texto de Sadger devela sintomáticamente algunos de los mecanismos a través de los cuales se creó la ortodoxia freudiana, pues la concreción de la misma fue inseparable de una estrategia editorial francamente policíaca. Para convencerse de ello, basta recordar la severa incompletud de las Obras Completas de Freud.

Cabría esperar que la recuperación de la figura de Sadger aliente investigaciones detalladas del resto de sus publicaciones, sobre todo porque de esa forma se podrá precisar hasta qué punto la trayectoria de ese díscolo psicoanalista vienés revela zonas del pasado psicoanalítico que hasta el momento permanecen obstruidas por reconstrucciones que endilgan al fanatismo, la herejía o la ceguera, todo gesto que contradiga la ortodoxia consensuada. Por ejemplo, la defensa que Sadger realizó reiteradamente de las nociones del paradigma de la heredo-degeneración habla menos de su dificultad para entender la novedad del psicoanálisis, que de un verdadero núcleo problemático de este discurso. Otro tanto sucede con su posición decididamente contraria al análisis ejercido por personas carentes de título médico. Mientras aguardamos esas indagaciones, el lector puede acercarse al texto de 1930, pues sabrá encontrar en esas memorias un retrato tan vívido como crítico de los distintos rostros del autor de La interpretación de los sueños.

________________________
1. Cf. Sadger, I. (1930) Recollecting Freud. Wisconsin: The University of Wisconsin Press (2005).
2. De hecho, en la biblioteca de Freud figuran cuatro libros de Sadger, pero no el de 1930 (cf. Davies, K. & Fichtner, G (ed.) Freud’s Library. A comprehensive Catalogue. London: The Freud Museum).
3. Cf. Dundes, A. (2005) “Introduction”. En Sadger, I. (1930), op. cit., pp. vii-lvii.
4. Un año más tarde apareció la reedición alemana. Al parecer, Patricia Cotti halló otro ejemplar de la obra original en la Biblioteca de Jerusalem.
5. Paul Roazen afirma que dicha carta es del 10 de octubre de 1933, en tanto que el biógrafo de Jones dice que es del 10 de octubre de 1934; véase Roazen, P. (1971) Freud y sus discípulos. Madrid: Alianza (1978), p. 374; Brome, V. (1983) Ernest Jones: Freud’s Alter Ego. New York: W. W Norton, p. 186.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com