Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Inicios en la práctica clínica

La entrada en el psicoanálisis
  Por Daniel  Zimmerman
   
 
Al comienzo de su práctica, el joven psicoanalista se interroga sobre cómo ejercer adecuadamente su función; cómo orientar esa práctica en forma coherente con su condición de experiencia de discurso. No tardará mucho en descubrir que tanto sus preguntas sobre la transferencia y la interpretación como sus primeros desarrollos teóricos son propios de un comienzo que, en verdad, no termina. Y que llegar a buen puerto en este asunto exige de su parte una permanente disposición para dejarse sorprender.

¿No es esto acaso lo que el propio Freud sostenía al afirmar que cada nuevo caso pone en tela de juicio el saber del psicoanalista? Quien se asume como analista no está ahí sin la mayor de las pasiones del ser: la ignorancia. Advertido de su ignorancia, el analista podrá encaminarse en las vías de un “no saber”. “No saber” a ser entendido, no como negación del saber, sino como su forma más elaborada.
Podría plantearse en este punto la siguiente objeción: ¿el practicante no queda así convertido en un iniciado en el misterio del “no saber”? De ninguna manera. Los psicoanalistas, sostiene Lacan, son los eruditos de un saber del que no pueden conversar. No hay en juego nada del orden de una iniciación. Toda iniciación constituye una aproximación en la que se revela algo que concierne al goce. El analista, en cambio, mantiene su goce en suspenso. Su posición lo pone a resguardo del goce en la medida de su acto.

El acto es lo que abre la entrada al psicoanálisis. Es el acto analítico, y no otra cosa, lo que permite al psicoanalista instaurarse como tal. Para un analista en formación su propio análisis resulta “didáctico” en la medida que le posibilita interrogar ese punto que designamos como “deseo del analista”. El joven practicante actuará acorde a su función asumiendo la enunciación que constituye su deseo de analista; entendido ese “de” en su determinación tanto objetiva como subjetiva: su deseo lo lleva a proponerse como analista y es en cuanto analista que hará jugar su deseo.

Una invitación al acto. En sus Recomendaciones de 1912, Freud pasó revista a las dificultades que presenta la práctica del psicoanálisis, limitando sus consejos a lo que el analista debería evitar. Sus continuadores se sometieron a esas reglas técnicas como si fueran tabúes, desechando la elasticidad que el propio Freud les atribuía. Restringido el problema a un “hacer”, quedó eludida la cuestión del acto analítico. La ética propia al psicoanálisis subvierte el lugar del sujeto para revalorizarlo en su condición deseante. En su intervención, el analista no aprueba ni rechaza los decires del analizante; su responsabilidad consiste en reconocerlo o abolirlo como sujeto.

Pasemos revista a varias recomendaciones de Lacan que encontramos dispersas en sus escritos y seminarios. Haga palabras cruzadas, aconseja al joven psicoanalista en su Discurso de Roma; es su manera de recordarle que la práctica del psicoanálisis se despliega en el campo del lenguaje y que su medio exclusivo es la palabra. Cuídense de comprender, nos recomienda a propósito de la dirección de la cura. Comprender implica siempre quedar comprendido uno mismo en los efectos del discurso. Toda vez que comprendemos traicionamos la verdad que, en la palabra, reclama su reconocimiento. Leamos los textos; no nos detengamos en las etiquetas de los cajones, insiste. La práctica de los escritos de Freud (y de la obra de Lacan, agregamos nosotros) resguarda a ambos en tanto mero acontecimiento. Nos servimos de ellos, nos guiamos según las direcciones que señalaron; nos desplazamos en el interior de su obra, no para recurrir a sus términos como fetiches intelectuales, sino para articular lo esencial de su experiencia. El analista no debe retroceder ante la psicosis. Rotunda afirmación lacaniana para zanjar la cuestión de si también en la psicosis el significante representa al sujeto para otro significante. No se trata, en la psicosis, de un sujeto más allá del lenguaje sino de una palabra más allá del sujeto. Practique la teoría, subrayará Lacan a la hora de proponerle nuevos consejos al analista joven. Los resultados de la teoría deben confluir con la experiencia clínica cotidiana. El manejo de las nociones teóricas debe alcanzar el nivel de la experiencia y permitir su articulación precisa. En su tercera visita a Roma, Lacan alienta a su auditorio: Sean más sueltos, más naturales cuando reciban a alguien que viene a pedirles un análisis. No se sientan obligados a darse importancia. Si no hay discurso que no sea el semblante; ¿por qué habría que hacer ostentación de él?

El procedimiento analítico, solidario del modo de intervención freudiano, hace prevalecer la sorpresa sobre la preparación. Hagan como yo, ¡y no me imiten!, leemos en el testimonio escrito de esa alocución. No es cuestión de imitarlo; para alcanzar el efecto de su enseñanza, debemos aprehender los principios que la gobiernan. No se trata de reproducir enunciados sino de alcanzar, a partir de ellos, el nivel de la enunciación. Una enunciación que no apunta sino al deseo del analista, apremiando al practicante a actuar en concordancia con él.

Ajustarse al inconsciente. Otra cosa que la práctica enseña rápidamente al analista es que hay algo que no puede no evitar. Ese imposible es lo real; que no está para ser sabido y que vuelve siempre al mismo lugar. Un real que apenas puede merodearse y que en la clínica del psicoanalista se mide con lo imposible de decir. Recostado en el diván, el analizante dice lo que cree verdadero; su verdad, podríamos decir, aspira a lo real. Sin embargo, en su discurso no consigue otra cosa que contornear lo verdadero. Sus asociaciones constituyen la cita reiterada con ese real que se escabulle una y otra vez. Cualquier tentativa de aproximación desemboca siempre en un desencuentro esencial. El discurso del analista permite cercar lo real. En este discurso nuevo, el lugar de la verdad es ocupado por el saber de la estructura.

El psicoanalista no hace de la interpretación una hermenéutica; tampoco un conocimiento iluminador. Aún siendo justa, sus efectos son incalculables. Si el inconsciente no descubre nada es sencillamente porque no hay nada para descubrir en lo real. El inconsciente no es un conocimiento: es un saber. Un saber ajeno a toda concepción de armonía, que no tiene otro sujeto que el que se desliza en la cadena significante. Freud descubrió la incidencia de este saber no sabido; Lacan reconoció su estructura articulada como un lenguaje.

Lo que el analista debe aprender es que ese saber inconsciente se sostiene presentándose como imposible y así testimonia de lo real. El inconsciente consiste en un trabajo de cifrado; y en ese cifrado reside el goce. La práctica de un análisis determina el lazo social que llamamos discurso analítico. Al hacerse sujeto de ese discurso, el psicoanalista posibilita el desciframiento. Imposible de aprehender, el saber inconsciente se confirma en definitiva sólo por ser legible.
Quien no está enamorado del inconsciente, sostiene Lacan, equivoca el rumbo. Es preciso ser su incauto; en otras palabras, dejarse tomar desprevenido por su saber.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | El Nombre del Padre –del mathema al poema–   de Mara Borgatello de Musolino (Letra Viva, 2015)
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | El estatuto del acto 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Extravíos del goce alimentario 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | La declaración de amor * 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Jugarse la vida 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | La práctica analítica y sus fundamentos 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El sueño del "hombre de las horas", revisitado 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | En la oscuridad del cine.  (20º entrega)
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Abordaje psicoanalítico de pareja y familia.  De Stella Maris Rivadero (comp.), Letra Viva / Centro Dos, 2005
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Cuando la película se detiene  (19º entrega)
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | El rugido del león.  (18º entrega)
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Un erotismo extremo 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | El escudo de la reciprocidad 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Lo que no se dice 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Las necesidades del imperio.  
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | El amor y el rico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El territorio del duelo 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Cosas mudas 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | La dimensión del gesto 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | Los incovenientes del encanto 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | El esclarecedor de enigmas 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | La regla del juego 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Lacan con Buñuel 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | La solución de Monsieur Verdoux 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El objeto del sacrificio 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El libro de la deuda 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | La dulzura de vivir 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Freud y la emigración 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Freud y la emigración (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | ¿Qué sucede en el acto analítico? La experiencia del psicoanálisis  Roberto Harari, Lugar editorial, Buenos Aires, 2000
» Imago Agenda Nº 48 | abril 2001 | Mañana en la batalla piensa en mí.  Un rato de angustia*

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON DERIVACIÓN RENTADA 
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES 
 
» Centro Dos
Seminarios de verano.  Don de amor. Tiempo y pago en psicoanálisis. Luciano Lutereau y Carlos Quiroga
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com