Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   La acción analítica

Tropiezos en la cura analítica
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 
Desde las páginas de Imago Agenda, hemos abordado diferentes temas relacionados con la denominada “acción analítica”. Partimos de los llamados “escritos técnicos de Freud” y fuimos desarrollando en entregas sucesivas cada uno de los términos empleados por él. En esta ocasión, comenzaré a ocuparme de los obstáculos en la clínica.
Para ello me valdré de la elucidación del significante “tropiezo” y una lista aproximada de algunos significados posibles: la palabra “tropiezo” indica falta, equivocación, desacierto incluso, indiscreción que alguien comete. El tropiezo obliga a pararse, nos im-pide (etimológicamente, “traba el pie”), nos hace meter la pata.
En Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis Lacan refiere: “Les he deletreado punto por punto el funcionamiento de lo que Freud produjo en primer lugar como fenómeno del inconsciente. ¿Qué es lo que impresiona de entrada, en el sueño, en el acto fallido, en la agudeza? El aspecto de tropiezo bajo el cual se presentan. Tropiezo, falla, fisura. En una frase pronunciada, escrita, algo viene a tropezar. Estos fenómenos operan como un imán sobre Freud, y allí va a buscar el inconsciente.”1

Hubo, hay y habrá tropiezos. Por lo tanto, existe una lógica temporal que incluye el tropiezo en el dispositivo analítico. Se parte de él, se trabaja con él y como una piedrecilla (un guijarro) que se introduce en nuestros zapatos, molesta. Uno no puede seguir caminando hasta que se quita el zapato y arroja ese granito de arena que, nos parecía, se había transformado en una roca y nos lastimaba sin miramientos. Por eso el tropiezo puede transformarse en un verdadero obstáculo.
También por lo mismo, si hubo, hay y habrá tropiezos, ¿los tropiezos son inevitables? ¿El saber nos libra de ellos?
El saber tan sólo puede advertirnos de ellos, pero no los excluye. El saber-con- otro permite elaborar y verificar cuál es la lógica de ese tropiezo en determinado sujeto y, por qué no, en nosotros analistas. Dos lados entonces, del tropiezo. Del lado del analizante y del lado del analista. La conjunción de ambos círculos de Euler muestra la falta-en-ser. Aquella que permite el dinamismo del dispositivo analítico y que le imprime a la lógica temporal mencionada lo que señalaba Lacan en el seminario citado, el instante de ver; el momento para comprender y el momento de concluir. Son tres momentos de la evidencia.

No vamos a explayarnos en este punto. Sí debemos conocer, que estos tiempos se construyen según tres formas de subjetivación que acompañaron a Lacan durante toda su enseñanza (mi pequeño sofisma personal lo llamaba él) y tienen un valor paradigmático con múltiples aplicaciones. A partir de este sofisma, Lacan anuda lógica, verdad y tiempo. Lo realiza a partir de 1945 en el escrito “El tiempo lógico y el aserto de certidumbre anticipada. Un nuevo sofisma”, se otorga un lugar decisivo a una dimensión temporal nueva, la prisa, que se añade a la diacronía (bajo la forma de sucesión) y la sincronía.
El apólogo es el siguiente: El director de una prisión concederá la libertad al primero de tres prisioneros que pueda demostrar cuál es el color del disco que lleva en la espalda, color que no podrá adivinar ni por lo que le digan sus compañeros (puesto que el interés recíproco impide que cada uno diga a los otros cuál es el color que ve) ni tampoco por medio reflejo alguno. Tres prisioneros, cinco discos: dos negros y tres blancos. Son estos los datos del problema y la deducción que deberá fundarse en motivos lógicos y necesarios, no en razones de mera probabilidad.

Para Lacan este sofisma es un ejemplo significativo de cómo resolver las formas de una función lógica en el momento histórico en que un problema, un obstáculo, un tropiezo, se presenta al examen argumentativo. No constituye una lógica del tiempo sino una lógica de la acción y de la liberación. Esta lógica le otorga a la repetición un valor que no es situar al sujeto en el tiempo, sino el de engendrar al sujeto del aserto por el tiempo (es decir, la afirmación de la certeza de alguna cosa), aislando la función específica de la prisa.
En el momento de concluir, el tiempo de adelanto posible del otro se constituye como objeto de una concurrencia temporal; el sujeto se precipita a concluir para recuperar su eventual retardo, valor esencialmente subjetivo, asertivo, de la conclusión, arrebatando así, ese objeto temporal de competencia, ese “objeto apresurado” como dice Lacan.

1. J. Lacan. El seminario. Libro 11. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Paidós, Buenos Aires, 1990.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | El libro negro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La posición de Lacan: deseo de analista 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | ¿Por qué sucedió? 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Ojos bien despiertos  (3ª parte)
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | La acción del analista(Primera parte) 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com