Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Apuntes de un psicoanalisista sobre el 2002
  Por Sergio  Rodríguez
   
 
Los responsables. El 19 de diciembre de 2001 se iniciaba el 2002. Una alianza de ambiciosos por llegar al gobierno, integrada –no lo olvidemos– por De La Rua, Chacho Álvarez, Alfonsín, Graciela Fernández Meijide y Rodofo Terragno, llevó adelante un programa continuista y agravador de las medidas que venía aplicando su siniestro antecesor Carlos Menem y gobernadores como Duhalde y Rodríguez Saa. Ya de últimas, conchabaron a Domingo Cavallo, inventor y principal sostén del plan de convertibilidad. Nombramiento aconsejado entre otros, por Chacho Álvarez. Decretaron un 13 % de rebaja a los sueldos, facilitaron el aumento más grande del desempleo de la historia argentina y culminaron acorralando los ahorros de los trabajadores.

La responsabilidad. Cada implicado en la defraudación echa la responsabilidad al antecesor o a algún compañero. De La Rua dice que no lo entendieron. Como si la ambigüedad, la incoherencia y la mentira pudieran ser entendidas. Álvarez, argumentó que su peor error fue haber confiado en De La Rua. Alma de histérica tramposa, siempre se queja de que “lo engañan”. No olvidemos: llevó de candidatos a presidente, primero a Menem, luego a Octavio Bordón, “hombre” de Duhalde y tomador de cuanto puesto burocrático se le ofrezca. Alfonsín, dueño del circo radical, se asoció al Pacto de Olivos, facilitándole una segunda presidencia a Menem y asegurándole la Corte Suprema. Usó para los trabajos sucios a monjes negros como Nosiglia, copiloto con Barrionuevo de aquel pacto infausto para la Nación. La profesora de francés Graciela Fernández Meijide acomodó primero a un familiar y luego soportó “la insensibilidad social” de De La Rua1. Los grandes banqueros extranjeros y nacionales culpan a los políticos y la calesita sigue, cada uno culpando al otro.

La responsabilidad de los que votaron mentirosos. Una gran parte del pueblo votó a los autores intelectuales y muchas veces materiales del desastre que aqueja a la Nación. Confiaron en argumentos diversos. Desde los más estúpidos y por eso más dañinos, como el agitado por De La Rua, Chacho, Meijide, Alfonsín y Terragno, que vendiendo el avión presidencial y haciendo públicos y redistribuyendo los “fondos reservados”, se daría salida a una quiebra estructural como la de la Argentina. Hasta los más “sofisticados” como el de que no se podía salir del $ 1 = u$s 1, sin afectar seriamente la economía de los ciudadanos. Apretaron el torniquete hasta que la confluencia de piqueteros y caceroleros, con o sin complot de Ruckauf y sus “batatas”, trajeron una ingobernabilidad que arrastró la renuncia del líder radical a la Presidencia de la Nación. Pero muchos de esa mayoría habían votado antes a Menem cuidando ese mismo 1 a 1, en función de que no se les complicaran los créditos que habían contraído. Una gran parte de la masa de clientes, que luego salieron a cacerolear y a cortar vías de locomoción también es responsable de haber renegado, desmentido lo que observaban. Y así, por puro interés personal, haber llevado a los escaños y jerarquías de gobierno a aquellos a los que luego en la calle les exigirían renunciar en el irrealizable “que se vayan todos”. Vicisitudes de las torsiones moebianas del narcisismo. El poder no nace sólo de quien se propone tenerlo, sino de quienes para cobijarse en él, lo delegan a costa de ceder porciones cada vez mayores de goce propio.

La responsabilidad de los que luchan. Siguiendo dichos vericuetos una gran masa del pueblo compuesta por los piqueteros, lo más decidido del movimiento obrero y de los movimientos vecinales (asambleas barriales) se mantuvo y en parte se mantiene en las calles, oponiendo su vigilancia y exigencias a los diversos gobiernos que fueron pasando por “la rosada”. Claro que sin dejar de lado dichas torsiones del narcisismo. Fue así, que cuando salió la primer medida de pesificación de las deudas que no superaran los u$s 100.000, una parte importante de comprometidos con créditos hipotecarios de poco más de u$s 100.000, salieron a reclamar que se pesificaran todas las deudas. Eso derivó en la licuación de las adquiridas aventureramente, por grupos como Pérez Companc y Clarín. Otro ejemplo prototípico: Nito Artaza. Descubrió la política para defender junto a quienes lo siguieron a la Corte Suprema, simplemente porque lo favorecía con sus decisiones. En el movimiento piquetero es conocido y declarado públicamente, el equilibrio establecido con el gobierno a partir de que éste dejó en mano de sus líderes la administración de la mayor parte de los “Planes para jefes y jefas de familia”. Algunos de sus liderazgos los utilizan más en el sentido de los intereses de sus defendidos, otros, los usan más para el financiamiento de objetivos estratégicos de dicha dirigencia y de los cuales sus dirigidos no se anotician.
Las asambleas barriales fueron decayendo no sólo por agotamiento. Influyó más, el hartazgo que introdujeron en ellas pequeños grupos habituados a manipular reuniones a través de largas listas de oradores pronunciando largos discursos hasta agotar a los participantes, originando su abandono. Para entonces, cuando quedan unos pocos militantes, decidir con su “voto” aquello a lo que la mayoría le había dado la espalda con su retiro. Fue un nuevo ejemplo de cómo, muchas veces, una democracia sin límites, es utilizada para burlar a la democracia.

El desanudamiento fundamental. Está constituido por la caída estrepitosa durante el siglo XX de los principales imaginarios acuñados en siglos precedentes. Fascismos, comunismos, populismos, democratismos. Y en sus finales y comienzos de este XXI, la ilusión neoliberal a la que Margaret Thatcher tuvo el tupé de llamar pensamiento único. Ergo, se desanudó el redondel imaginario dejando desarticulados también al simbólico y al real. De ahí la deriva y disgregación que atraviesan sociedades como la nuestra y que ya comienzan a lamerle la piel a la norteamericana y a otras del “primer mundo”. Esto empuja a desintegrarse, o a refugiarse en fundamentalismos dentro de religiones como la musulmana, la judía o la hinduista al estilo de como en la Edad Media funcionó en el catolicismo la Inquisición, o en doctrinas económicas como el neoliberalismo que endiosa al Mercado, o sea al capital financiero y su fetiche supremo, la optimización del dinero.
Los psicoanalistas y la formulación de un nuevo imaginario. Lo fundamental para que se reordene por un tiempo la sociedad reside, en que se logre armar un nuevo imaginario capaz de re-anudar lo real, lo simbólico y lo imaginario, para sostener por un tiempo a la sociedad por venir. Los psicoanalistas podemos contribuir desde lo que nuestra práctica del psicoanálisis en intensión nos enseña para extender la utilización del método al análisis de los fenómenos sociales2. Solamente podemos aportar un método que básicamente analice las razones del fracaso de los grandes relatos del siglo XX, en su relación con las insatisfacciones sufridas por los sujetos en cada una de esas experiencias, las razones de los encandilamientos de las masas con sus liderazgos en los momentos de auge de esos experimentos, los límites de sus ideologías en relación a la estructura de producción de los sujetos, etc... Otras disciplinas, como la económica, la ecología, la etno-antropología, la historia, algunas corrientes filosóficas, la ciencia militar, etc, en sus versiones no conservadoras, deberán aportar lo suyo. Lo fundamental reside en no dejar en manos sólo de los políticos solos (parlamentarios, sindicalistas y de corporaciones diversas) algo tan importante como la política. Hemos entrado en una época en que, personajes como Bush, Bin Laden, Sharon, o los argentinos mencionados arriba, a los que podemos agregar: improvisados y ambiciosos como Lilita Carrió, o irresponsables como Luis Zamora, muestran diariamente que se mueven sin brújula u orientados nada más que por sus ambiciones personales.
La contingencia exige un nuevo saber que supla el gran agujero actual en lo simbólico.

1. Según sus declaraciones en un reportaje de Clarín
2. Ver “La Proposición del 9 de Octubre de 1967” de Jacques Lacan.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | El futuro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Psicoanalistas <> otras profesiones   –Investigando–
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Repetición e Incertidumbre 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | La Va Analidad del Mal  También es Narcisística y Oral Canibalística
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | ¿Violencia de Género, o Violencias Humanas? 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Paradojas de ser humanos sacudieron Japón. Lo siniestro ¿443 réplicas a la espera? 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Un Novel en la Jaula de los Locos 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Laberintos de la escritura en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Buscando que lo real como imposible, no nos reduzca a la impotencia total 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Sergio Rodríguez caretea 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | La actualización del psicoanálisis y la neurobiología 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Envejeciendo 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Falleció Emilio Rodrigué, el psicoanálisis de luto. 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | El cuerpo, entre la biología y el lenguaje:  desea y goza
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Equivalencias entre las ciencias y las artes psicoanalíticas y militares 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Observaciones e hipótesis sobre la reactualización de tatuajes y piercings 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | De ideales, idealistas, idealizados e idealizadores 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Cuando la perversión se enseñorea en el Poder  El terrorismo se desnuda, leamos sus fuentes
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Emergencias 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El cuerpo del analista 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Nosotros pasamos, no el tiempo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | La autofagia del discurso capitalista 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | Un infierno de cocaína, ambición, amor y muerte, gestó también el psicoanalisis 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Algunas tesis para el psicoanálisis en extensión 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Sólo del psicoanálisis en intensión devienen psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Acontecimientos argentinos:  cuestiones para registrar.
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | La nueva guerra y la función del psicoanálisis en la extensión 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Lo obsesional resiste al movimiento del psicoanálisis 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com