Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Discurso económico

Psicoanálisis y discurso económico
  Por Benjámín Domb
   
 
Estamos sumergidos en una situación sostenidamente traumática desde hace ya bastante tiempo. Lo ocurrido en el, ya lejano, mes de diciembre pasado, no se ha producido por generación espontánea, fue el producto de una política sistemática que continúa en la actualidad empeorando día a día la vida de los argentinos.
Poco a poco una gran parte de la población se ha ido empobreciendo, los índices señalan 53% de pobres, la miseria y la exclusión social van en aumento.
Se produjo la mayor estafa de la que se tenga memoria en la historia argentina, y se utiliza al Congreso para legalizar esta situación. Las exigencias del F.M.I., son el eje de las preocupaciones de la dirigencia argentina.
En esta última década desaparecieron cientos de miles de millones de dólares y no quedó nada, sólo más deuda. Gracias al sistema financiero, empresarios nacionales e internacionales amparados en la globalización, ganaron mucho dinero sin inversión ni trabajo, es decir, el país fue vaciado y el pueblo fue robado.

El resultado es que la ciudad se fue poblando de gente sin techo y sin comida, rondando alrededor de los desechos, de la basura, convertidos en desechos ellos mismos, generándose, además situaciones de extrema violencia.
Esta política siniestra llevada hasta sus últimas consecuencias afectó a la gran mayoría de la población; a la vez que aumenta la exclusión social, los que estaban dentro del sistema, que creyeron en la ley mayor del capitalismo: la propiedad privada y en el orden financiero nacional e internacional, sin demasiado trámite se vieron despojados de aquello que tenían. La situación afectó de diferente forma a las distintas clases sociales.
¿Cómo es posible que quienes defienden un sistema a ultranza, líderes del neoliberalismo, terminen cometiendo tales contradicciones, dictando apresuradamente leyes y decretos absolutamente contradictorios unos de los otros, incluso en contra de “las ideas” que dicen defender? Hay allí una cuestión estructural grave y cruel.
Estas políticas, como decíamos, responden a grupos económicos cuyo único fin es ganar lo máximo posible. Los dirigentes, los gerenciadores de estas políticas son sujetos investidos con poder dedicados a este fin: enriquecer económicamente a sus empresas.

Desde el psicoanálisis podemos señalar que hay en todo esto un goce imposible de frenar, que provocó que todo se les fuese de las manos, que fallaran tan groseramente. Se quisieron enriquecer al máximo, dentro de ese enriquecimiento no se respetó regla alguna. Este exceso de goce, sin ningún tipo de freno, produjo este incendio y está devastación.
La corrupción forma parte del sistema de vida de los seres humanos pero tiene un límite, cuando se traspasa este límite cuando lo que reina es la corrupción el resultado es perverso.
La plusvalía ha sido en su tiempo la forma de enriquecimiento del sistema capitalista, hoy pasa algo muchísimo más grave. La plusvalía, lleva implícita la producción, lo que ocurre nada tiene que ver con la plusvalía, ni con el trabajo, ni con la producción.

Asistimos en estos tiempos a la denominada globalización, fase virulenta del capitalismo, donde los que verdaderamente gobiernan el mundo son los grupos económicos internacionales regidos por una ley implacable: la de ganar cada vez más, ese es le objetivo fundamental, no importa a qué costo. No tiene límites de países, fronteras, el mundo entero está a su servicio. A mi juicio, esta globalización nace a partir de la caída de lo que se conoció como el sistema socialista internacional, la caída de la Unión Soviética dejó en el desamparo lo que se suponía que el socialismo debía proteger: a la clase trabajadora. De esta clase trabajadora, que habiendo sido despojada por el capital de todas sus pertenencias, se esperaba de ella, así como se espera de un Mesías, el ideal de la reivindicación del ser humano. Todo terminó en un rotundo fracaso.
El mundo quedó en manos del capitalismo globalizante que genera una nueva contrapartida, un nuevo antagonista: los nacionalismos fundamentalistas opuestos a la idea globalizante. Es decir, a la derecha económica se opone la ultraderecha nacionalista. Es lo que se denomina hoy, el bien y el mal. Las argumentaciones fundamentales de un lado y el otro no dejan margen prácticamente a ninguna otra alternativa.
La República Argentina es un Estado, una nación que ha sido desbastada en este tiempo de la globalización.

¿Quiénes han sido responsables de esta dramática situación? Por un lado tenemos la historia de la globalización y, por otro lado nuestra propia historia que comienza con la misma declaración de la independencia y continúa hasta nuestros días. Una historia plagada de golpes de Estado hasta que llega el siniestro “proceso militar” que deja una secuela de 30.000 desaparecidos y un país endeudado.
A los militares asesinos y también corruptos, les suceden los políticos “ democráticos” y también los políticos corruptos, unos y otros se las han ingeniado muy bien para que se los confunda. Han pactado entre ellos y han constituido una desgraciada mezcolanza, donde ya nadie se salva, por mas que intenten diferenciarse, la gente no los diferencia, repudia a todos por igual.
Sin duda no todos los políticos son iguales, sin embargo, sin excepciones, nadie asume la responsabilidad de lo ocurrido.

En este punto se comportan como una corporación con actividades muy similares a los militares asesinos, estos no se hacían responsables de los asesinatos, de las desapariciones. Hubo un juzgamiento y hubo condenas y nuevamente no se cumplió la ley, se terminaron dictando leyes que echaron por tierra lo que los juicios habían dictaminado, se borró cualquier atisbo de justicia. Los políticos pactaron y es a partir de allí que, a mi entender, el esbozo de democracia que duró muy poco, se pierde en un sinfín de pactos siniestros para el país.
Ya no es necesario hacer desaparecer y torturar, la violencia tiene otra presentación, la miseria y el hambre producen una mayor cantidad de muertos de hambre y frío, sin techo y sin comida, lo que produce algo que se parece mucho a un exterminio natural.

Ahora no hay juicios, los jueces, en su mayoría están sospechados de connivencia. Entonces, es el pueblo que trata de hacer justicia no dejando a los responsables salir a la calle. No es que estén presos sino que la gente los repudia, no están presos pero, encerrados, no salen a la calle; acá se aplica el conocido aforismo lacaniano: lo no Simbolizado reaparece en lo Real, es decir, aparece otra manera de hacer justicia, fuera de su marco institucional. Hay muchas otras cuestiones no atravesadas por la civilización, las masas empobrecidas, sin trabajo y sin comida, aparecen en la escena real con diferentes formas de reclamo, que en oportunidades se tornan muy violentas. Frente a la violencia del hambre y la exclusión surgen respuestas violentas que provocan el miedo generalizado.
¿Qué responden los políticos de turno? Que la culpa siempre la tiene el otro, el que le antecedió, siempre se trata de la herencia recibida, es lo propio del discurso del amo. Los presidentes que se han sucedido se han propuesto como salvadores de la patria, cada uno con diferentes habilidades para dirigir el país, lo que la práctica demuestra es su “falsa habilidad”, nunca reconocen su fracaso, siempre hubo alguna traición de otro Amo que les hizo una mala jugada. Asistimos inermes a una feroz batalla entre amos, tratando unos de aniquilar a los otros, sin importar nada. En realidad, ellos no gobiernan, están al servicio de las órdenes que llegan de afuera, de los capitales a los que sirven cobrando, por supuesto, su gran tajada.

¿Es posible esperar que alguna vez, dentro de lo que es el contexto mundial, la Argentina encuentre su lugar como país? ¿Qué tiene que ver todo esto con el psicoanálisis? ¿Puede el psicoanálisis enseñarle algo a la política? ¿Podemos, en tanto analistas, aprender de esta situación que estamos viviendo?
En lógica existe lo que se caracteriza como el Todo, la globalización es una forma del Todo, una lógica en la cual solo se reconocen el Todo y sus partes lo universal y lo particular. Lo que el psicoanálisis enseña es el no–Todo, es decir, la singularidad, por supuesto no es lo único que enseña, ha descubierto cuál es la estructura del sujeto y el papel que juega el goce en cada uno y cómo, si este goce no encuentra su cauce y su causa, termina desbastando al sujeto.
También un país es singular, el nuestro lo es, con su historia, compuesto por la diversidad de su gente, con medios naturales, con lo que tiene, y lo que le falta. También está la corrupción, es decir, el goce desmedido, sin límites. ¿Será posible con estos hilos tejer una estructura que se sostenga?

Cuando tratamos de hacer nuestra lectura de la crisis social, debemos reconocer que nosotros mismos, los psicoanalistas, en tanto habitantes de este suelo, estamos inmersos en dicha crisis, no estamos afuera.
Tanto Freud como Lacan pasaron las suyas, Freud escribió bastante sobre estas cuestiones, destaco solamente El Malestar en la cultura, se puede encontrar otras referencias.
Por otro lado, Lacan también atravesó las dos guerras y vivió en la Francia ocupada por los nazis, lo cual no debió ser muy fácil. El revés del psicoanálisis surge, como respuesta y enseñanza del Mayo Francés.
Necesito recordar estas circunstancias vividas por los maestros para tomar de allí algún aliento en estas difíciles circunstancias. El psicoanálisis no se refiere al paraíso, ni se gestó en el “estilo de vida americano”.
La clínica psicoanalítica es lo real en tanto lo imposible a soportar por cada analista. Pienso que en lo social también hay un Real imposible a soportar. Esto “a soportar” no debe confundirse con esa suerte de capacidad asombrosa que tiene el ser humano de adaptarse a las peores circunstancias. Resulta decepcionante observar el grado de miserabilidad al que el sujeto se puede adaptar sin reaccionar, no sólo de sometimiento moral, sino también de sometimiento real. Los ejemplos ayer recordados de los campos de concentración, así lo demuestran.

Encontrarse con lo Real, no es, a mi entender, pelear contra él en un enfrentamiento desigual que conduce a lo peor. Es preciso encontrar, inventar un camino, una salida propia.
Esto quiere decir no quedar en el lugar del resto, al que tanto el F.M.I. como sus seguidores nos colocan, indicándonos, además, qué es lo que tenemos que hacer, cómo y cuando y recibiendo las reprimendas porque no cumplimos con el plan indicado por ellos.
Despiertan indignación las actitudes serviles y humillantes de la dirigencia argentina, no es por este lado que vamos a salir de este atolladero sino que de esa manera es seguro que el país se hundirá mas aún.
Nadie vendrá a salvarnos, no debemos esperar salvadores y, además, podemos permanecer sumergidos mucho tiempo más, no tiene límite el agujero. Pero también podemos a partir de aquí encontrar nuestra propia salida.
Escuchamos que no tenemos ningún plan, eso es cierto, en este momento no existe ninguna idea, aparentemente se espera que mágicamente se llegue a algún equilibrio, pareciera que no se advierte que de esta manera se tiende a empeorar. La salida no es la que el Otro nos propone, esto conduce a lo peor.

Es inconcebible que en este país rico en alimentos haya desnutrición y hambre, que no se pueda disponer mínima-mente de lo necesario para la salud y el abrigo.
Destaco estas cuestiones que son del orden de la necesidad. Los psicoanalistas sabemos que en el ser que habla hay fundamentalmente otros planos pero no desconocemos las más elementales necesidades.
En política nadie se pregunta nunca ni por el deseo del sujeto, ni por su goce. Cuestiones que están en juego no sólo en cada sujeto, sino que lo están en las relaciones que los sujetos establecen con los otros, en las relaciones laborales, profesionales, institucionales y también en aquellos que nos gobiernan, ellos gozan del poder mientras lo tienen y a menudo gozan en demasía y sin limite. El límite les viene de lo Real que también a ellos termina aplastándolos.
A veces nos preguntamos; ¿cómo es posible que fulano, que tiene tanta plata, que es tan poderoso, quiera tener más?
¿Es que Estados Unidos no tiene ya suficiente poder? ¿Por qué quiere más? Cuando se invaden países y se destruyen poblaciones enteras, como fue la guerra de Vietnam o recientemente Afganistán y muchos otros países no tan desembozadamente.
¿Es verdad que se quería solamente eliminar a los Bin Laden y sus secuaces? ¿Se quería en realidad el bienestar del pueblo afgano? ¿Se invade para repartir caramelos a los niños? Seguramente No.
Hay un Real y ese Real es un agujero, es un agujeros sin dimensiones, sin ley ni orden, inagotable, no hay modo de llenarlo. El discurso del amo y su variante, el discurso capitalista desean tener todo el poder para dominar este vacío, no interesan los medios, su fin es el goce, que en este caso se llama “ganar todo lo posible”, a cualquier precio y sin pagar los costos. Nuevamente, el psicoanálisis nos enseña que lo que no puede ser simbolizado reaparece en lo Real y esto es lo que les pasa a los poderosos, no pueden dominar todo, no hay aquí lugar para el discurso histérico, en determinada etapa lo que responde es la violencia sin límites.

___________
Texto apenas corregido de la presentación en las Jornadas de la “Erótica del poder y la crisis social”, realizadas en el mes de mayo del 2002 por la E.F.B.A.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | De la angustia al deseo   de Adriana Bauab de Dreizzen (Editorial Letra Viva, 2008)

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com