Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   La acción analítica

Ojos bien despiertos
  (3ª parte)
   
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 
Los principales trabajos de Sigmund Freud sobre los argumentos de la técnica psicoanalítica, comprenden un período que abarca los años 1911 a 1914. Sin embargo, hoy podemos afirmar que toda su obra está impregnada de una lógica que inviste la formación del analista, tanto desde el punto de vista teórico como de la práctica misma.
Me ocuparé, entonces, de párrafos claves. Es decir, poner en consideración este decir, preparará el terreno fértil hacia el concepto de acción analítica en Lacan. Pasemos revista, a continuación, a los textos de la época freudiana precedentemente citada, me refiero a: - “El uso de la interpretación de los sueños en el psicoanálisis” (1911). - “Sobre la dinámica de la transferencia” (1912). - “Consejos al médico sobre el tratamiento psicoanalítico” (1912). - “Sobre la iniciación del tratamiento” (1913). - “Recordar, repetir y reelabo-rar” (1914). - “Puntualizaciones sobre el amor de transferencia” (1914-1915).

En “El uso de la interpretación de los sueños en el psicoanálisis” (1911) Freud conceptúa que el sueño puede llegar a convertirse en resistencia, dentro del dispositivo analítico. ¿Cómo una formación del inconsciente, tan vital, tan regia al puente que tiende al inconsciente, puede devenir en resistencia? Que el analizante sólo se ocupe de eso, (y también el analista) garantiza que se siga “durmiendo” cuando la tarea apunta al “despertar”. Freud da varios ejemplos de ello en el artículo, que son solidarios a la clínica misma. En este punto, prefiero recortar un detalle de mi práctica: se trata de una analizante que asiste regularmente, y que venía de otros tratamientos interrumpidos (más de cuatro, que preceden al momento actual). Era habitual que en cada uno de estos primeros encuentros me relatara sus sueños. Mientras lo hacía, mantenía fuertemente cerrados sus ojos, quizás como para no “escapársele” algún detalle que consideraba de vital importancia. Le observé que esto lo repetía inicialmente en cada sesión, que efectivamente contaba sus sueños... y no asociaba nada. Mantener los ojos “bien cerrados” la ubicaba en la vigilia “bien dormida”. Sencillamente, nada elaboraba de eso y seguramente la insistencia de su malestar en la vida cotidiana, continuaría persistiendo. Me preguntó “¿Qué es asociar?” Y su pregunta iluminó mi entendimiento de sus interrupciones anteriores.

En Sobre la dinámica de la transferencia (1912) hay una llamada a pie de página (97 en la obra de Amorrortu) que le da significación a todo el artículo. Me refiero a los términos que, según Freud, “...determinan el destino de un ser humano”: la tyché y el automaton. Los términos están escritos en su original en idioma griego y fueron traducidos, en esta oportunidad, como disposición y azar. Freud agrega: “Según sea el estado de nuestros conocimientos, apreciaremos de manera diversa la parte de la constitución o del vivenciar en el caso singular...” Investigar estos dos términos, relacionándolos con el fantasma de cada sujeto, solucionan en gran medida, los inicios de un análisis.
Vuelvo con un caso. Esta vez es un joven de 27 años, que inicialmente se queja de todas las áreas por las que él transita: un trabajo que lo incomoda; una relación que no lo satisface, porque tiene fantasías con otras mujeres; una familia que critica intensamente; una profesión que no sabe si eligió bien. De su incomodidad nada puede elaborar y esta expresión de dolor lo desborda, ocupando un espacio donde su destino, según sus palabras, es penar.
La asociación con este significante, lo conduce directamente a un patronímico de su nombre familiar y la queja comienza a orientarse de otra forma, a hacerse menos consistente. No es que no se queje más, sino que dirige su mirada hacia él. Esta operación de implicancia subjetiva, permite alojar al sujeto transferencialmente. Si hubiera permitido que su decir fuese el eco de una letanía, tarde o temprano también comenzaría a quejarse de mí y la interrupción del dispositivo estaba asegurada.

Algunas de estas razones que ocupan a la acción analítica, no sólo las aprendí de mi lectura rigurosa de los textos de Freud o de Lacan, sino del empleo del tiempo en un análisis personal, infiriendo del mismo, que siempre es didáctico.
En relación con “Consejos...(1912)”. Bien, ahí estoy en pleno acuerdo con Lacan. Los consejos están para no seguirlos.
La construcción del estilo del analista no es de un día para otro, y sí, en cambio, es con el otro en un decir dialéctico, donde los significantes, tiempo y dinero, poseen una absoluta vigencia, aún en los tiempos que corren. Concluyo con unas palabras de Nietzche, que remiten al concepto de verdad. Las incluyo, porque muestra claramente la importancia de mantener una entonación personal en los argumentos expuestos: “Los sistemas del pensamiento sólo son completamente verdaderos para sus inventores; para los hombres de ciencia posteriores, son comúnmente un gran error; en tanto para los cerebros débiles constituyen un conjunto de errores y verdades; pero, como fin último, erróneos y por tanto inadmisibles”.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | El libro negro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La posición de Lacan: deseo de analista 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Tropiezos en la cura analítica 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | ¿Por qué sucedió? 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | La acción del analista(Primera parte) 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com