Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Lacan postergado

Batalla contra los divanes
  Por Charles  Melman
   
 
El Café de Flore se entretiene actualmente (en verdad lo necesita) con las misivas que, con una generosidad y un afecto que no le conocíamos, envía al todo-París el yerno de Lacan. Los ataques personales, en efecto, no faltan y yo resulto beneficiado con un favor tal, que hace preguntarse al profano si se trata de injurias de borracho, o de un código sentimental propio del medio. Como no le pertenecen, una legítima emoción ha podido tomar a eminentes colaboradores de Passages destinatarios de estos envíos, y me obliga a hacer para ellos aquí algunas observaciones.
El objetivo de esta notable ofensiva grafo-logorreica podría en efecto parecerles oscuro. El motivo alegado es la negativa planteada por la Revue francaise de psychanalyse, a insertar una respuesta que discutía apreciaciones críticas. Como si una publicación estuviera obligada a hacer lugar a aquel a quien precisamente le rehúsa el valor de interlocutor.

Ciertamente, esta manera de querer forzar el paso volviendo contra el adversario sus propios medios toma una resonancia analógica, seguramente abusiva como todas las analogías, por otra parte, aunque el autor de las cartas difundidas se ubique deliberadamente a sí mismo bajo el signo de la acción terrorista. Para marcar su inspiración, la identificación a Robespierre es así ferozmente reivindicada, a la espera sin duda de que un gendarme Merda aparezca en el umbral.
Pero son los desarrollos dados al fútil motivo invocado para difundir estas cartas los que van a permitir captar mejor sus diversos fines.
El primero concierne a lo que es llamado “la reunificación del movimiento psicoanalítico”. Desde hace muchos años, este yerno prosigue, en efecto, con la iniciativa de infiltrar la IPA, organización heredera de la ortodoxia freudiana y de la que surge la revista citada anteriormente. Un vistazo rápido efectivamente le permite ver que su componente norteamericano, hasta entonces prevalente, se encontraba en crisis; el grupo sudamericano (principalmente argentino) podía regocijarse con un alivio de su tutela y ser seducido por el estilo peronista, incluso gaucho1 del retador venido de París. Quedaba Europa, Francia en particular, a la que había que ganarse. Y la agitación actual explora todos los medios, interpelaciones, provocaciones, seducciones, intimidaciones, denuncias, para aislar interlocutores en el seno de la SPP.2 Se podría pensar que los lacanianos se regocijan con los primeros éxitos de esa intriga, que realizarían la previsión más bien optimista: un día, todo el mundo será lacaniano.

Y lo sería seguramente si la apuesta de las negociaciones emprendidas se ubicara en el terreno teórico y no político. Pero bastará con leer las discusiones mantenidas con Etchegoyen (ex-presidente argentino de la IPA), y más recientemente las misivas editadas, para medir que se trata de agradar y atraer, y no de atiborrarse de tesis de todos modos “superadas”, principalmente por el propio yerno. La infiltración en curso apunta así a una promoción personal y no al reconocimiento de los analistas que pertenecen a las diversas escuelas de la enseñanza de Lacan. Si hiciera falta, otra prueba de esto sería dada inmediatamente por el anuncio de la proyectada publicación de la versión taquigráfica en estado bruto de los seminarios hasta aquí dejados en espera3 (quince o dieciseis de veinticuatro, si cuento bien), a falta de que su texto haya podido ser establecido por el albacea testamentario. Si la tarea era relativamente fácil en vida del autor, conminado a explicarse, las numerosas y precisas críticas que marcaron las ediciones póstumas significaron el riesgo de un develamiento de la incompetencia. La intentada infiltración de la IPA se redobla así ahora con la de las diversas asociaciones de lacanianos, ayer enviadas al infierno, y hoy llamadas en auxilio para corregir textos de los que el “Principal fundador”4 de su “Academia” (¡los términos son auténticos!) podrá a continuación disponer a su modo.
El descrédito público que se echaría sobre Lacan por la publicación de versiones taquigráficas aberrantes y la remisión a una fecha improbable de la edición de los seminarios colectivamente corregidos, pueden parecer otros tantos regalos exhibidos para el matrimonio propuesto a la IPA, en caso de que la sedujeran. En efecto, no hay obstáculo práctico a la edición inmediata de todos los seminarios implicados desde que ya ha sido puesta a punto, para su uso interno, por las diversas asociaciones de alumnos existentes. Un consentimiento del albacea testamentario bastaría.

Pero su apetito de poder va aún más lejos. Efectivamente, se distinguió en Italia (y este hecho es poco conocido en Francia) al ponerse a la cabeza de una ley gubernamental destinada a fundar escuelas de psicoterapia, de las que los psicoanalistas devenían alumnos obligados para poder ejercer. Con la recomendación de Roland Dumas, entonces ministro de Relaciones Exteriores, dirigida a su homólogo romano, hizo legitimar así una institución privada donde la confusión de géneros y el conformismo del diploma se han vuelto forzosamente fatales para el psicoanálisis.
Lacan había tomado todos los riesgos personales para impedir tal salida. Es, sin embargo, este híbrido el que el agrupamiento ecuménico intentado aquí (École de la Cause Freudienne + parte de la IPA seducida + parte de los alumnos de Lacan reclutados) podrá presentar como modelo al legislador francés, cuando el debate sobre una reglamentación de las psicoterapias llegue en febrero de 2002 al Parlamento, y una vez más ornado de favores ministeriales.
Si esta OGM se viera homologada, el psicoanálisis vendría a tomar su lugar entre las especies en vías de extinción.

No se puede así decir que el balance de veinte años de activismo sea especialmente favorable al yerno. Sobre la escena trágica en que se proyecta, se presenta de buen grado como un Eneas, abrumado bajo el peso de su padre Anquises. La imagen es interesante ya que la inversión es evidente incluso a los ojos de un profano, que sabe en qué medida el héroe que nos ha tocado, caracolea de hecho gozosamente a caballo de los hombros del suegro
Yo me beneficio con la misma inversión, sólo cambiando el estatuto de Eneas en lo que me concierne en el derecho de primogenitura. Así el deseo de declarar (compulsion to confess) lo lleva a presentarse contra mí bajo los rasgos de “Jacob, el hijo preferido”. No se podría hacer reconocer mejor cómo ha engañado al padre ciego, al precio de deber exhibir permanentemente a continuación, para hacerla valer, una pilosidad intranquila por ser postiza.
Pero el defecto de la sustitución es primero el de haber errado con la persona, porque nunca jamás la relación que tuve con Lacan, la de un discípulo, un amigo, un fan, lo que se quiera, se dejó bautizar por el agua turbia de las relaciones familiares. Estas no tienen lugar en mis ambiciones.

En fin, es verosímil que las ovaciones provocadas por aquél que habría sido entonces mi doloroso hermano menor no habrían visto la luz sin uno de sus luminosos análisis políticos; el que estima que la despersonalización inducida por la expresión de la economía liberal no va a ir sin el retorno masivo y deseado del amo absoluto, anunciado ya por el del terrorista. ¿Acaso se habla ya de otra cosa que de lamentarlo, incluso dedicarse a amarlo, encontrarle buenas razones, describirlo como víctima, ponerse a su servicio?
Tampoco hace sino anticipar.
Como quiera que sea, suplico al director de Passages ceder a la exigencia del derecho a réplica cuando llegue. Pero a condición de que la respuesta del yerno concierna a las cuatro cuestiones aquí tratadas:
1) ¿En qué texto se puede encontrar la apuesta teórica de las negociaciones intentadas con la IPA?
2) ¿Qué efecto esperar de la aparición pública de transcripciones llenas de defectos o poco legibles de los seminarios de Lacan?
3) ¿Por qué no autoriza la aparición inmediata de las versiones correctas puestas a punto por los lacanianos?
4) ¿Cuándo remitirá a la BNF5 los archivos de Lacan a fin de que sean conservados y puedan servir al trabajo de todos? ¿Por qué quiere destruir las notas clínicas tomadas en el curso de las curas, mientras que, vueltas anónimas, serían de un interés excepcional?
Los ataques personales, en efecto, que ocupan las cartas, las declaraciones de amor y de odio no son sino cortinas de humo destinadas a enmascarar la extensión de lo que en nuestra lengua se llama una felonía.
____________
Título original: «Du rififi contre les divans», aparecido en la revista Passages 114/115, Diciembre 2001/Enero 2002.
Traducción: Pablo Román.

Notas:
1. En español en el original. (N. del T.)
2. Sociedad Psicoanalítica de París, filial de la IPA. (N. del T.)
3. En el original: en souffrance (en espera, sufriente), expresión que Lacan utiliza para referirse a La carta robada de E. A. Poe en su Seminario. (N. del T.)
4. En el original: Cardinal fondateur, que también puede ser traducido por: Cardenal fundador. (N. del T.)
5. Biblioteca Nacional Francesa. (N. del T.)
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La práctica de Lacan* 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | C.-C! (segunda parte)  A propósito del Libro negro del psicoanálisis (Árnes, 2005)
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | C.-C! (primera parte)  A propósito del Libro negro del psicoanálisis (Árnes, 2005)
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Lo público y lo privado  Conferencia pronunciada el 21 de febrero de 2002 en la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá

 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com