Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

La acción del analista(Primera parte)
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 

Quien pretenda aprender por los libros el noble juego del ajedrez, pronto advertirá que sólo las aperturas y los finales consienten una exposición sistemática y exhaustiva, en tanto que la rehúsa la infinita variedad de las movidas que siguen a las de apertura. Únicamente el ahincado estudio de partidas en que se midieron grandes maestros pueden colmar las lagunas de la enseñanza. A parecidas limitaciones están sujetas las reglas que uno pueda dar para el ejercicio del tratamiento psicoanalítico.
Sigmund Freud

A partir de este epígrafe y de un aporte de Germán García1 me dirijo y enfoco en el texto de la “Dirección de la cura y los principios de su poder” los párrafos 4, 5 y 6 de la primera pregunta que Lacan se formula en su informe: “¿Quién analiza hoy?”2
Estos párrafos se ocupan principalmente de la táctica, la estrategia y la política en la cura. Términos que se relacionan entre sí, pero creo, indispensable distinguirlos. Para ello me pregunto:
1.- ¿Qué significan estos términos?
2.- ¿De dónde provienen?
3.- ¿Cómo deben distinguirse en su práctica?
4.- ¿Qué efectos provocan?
Intentaré, entonces, responder a lo largo de este breve recorrido, tales cuestionamientos.
Considerando el punto de vista etimológico, la táctica proviene del griego taktiké, femenino de taktikós y que designa un sistema empleado para cualquier cosa. Es el arte de poner las cosas en orden y un conjunto de previsiones y normas establecidas para una cierta operación militar. Otro significado es la manera de conducirse calculada para el logro de un fin determinado. La táctica también designa la habilidad o el “tacto” para realizar algún objetivo.
La estrategia es el arte mismo de dirigir las operaciones militares y particularmente señala la coordinación general de una guerra. “Dirigir” es la palabra clave dentro de la definición de estrategia, que también significa el arte de dirigir un asunto para lograr el objeto deseado.

La política también proviene del griego politikós, que deriva de la polis, ciudad. Más allá de sus acepciones relacionadas con el gobierno de un país hay que significar: una autoridad que interviene; habilidad para tratar gente o para manejar los asuntos en que hay que tratar con gente; suave en la manera de decir las cosas o hábil para decirlas sin ofender o molestar; frío o reservado. Estas dos últimas acepciones podrían conciliarse en una: manera de conducir un asunto o de conducirse en él, por ejemplo: no es buena política la que sigue.
Aún así, desarrollando los conceptos de significación de cada una de estas palabras que conforman un tríptico, generalmente hay una confusión entre táctica y estrategia. Aclaremos entonces que la táctica implica acción y que debe desarrollarse siempre dentro de un marco estratégico. Táctica no es sin estrategia y ambas no son sin política.
Luego de estas distinciones, básicas pero imprescindibles, haremos referencia al siguiente párrafo de “La dirección de la cura y los principios de su poder” (pág. 569): “El analista es aun menos libre en aquello que domina estrategia y táctica: a saber, su política en la cual haría mejor en ubicarse por su falta-en-ser que por su ser.”

Partiré del término “estrategia” para significar un camino recorrido por Lacan. Como hemos notado en las diferentes acepciones, “estrategia” es un término militar. Hay una referencia clásica, tomada por Lacan en este escrito, que es la obra de Karl von Clausewitz, militar y teórico de la guerra prusiano. Director de la Escuela de Guerra de Berlín entre los años 1818 a 1830, Clausewitz elaboró una teoría militar y analizó el fenómeno bélico como un todo orgánico. Sus obras fueron editadas con el título de Obras póstumas sobre la guerra y la conducción de la guerra. De esos diez volúmenes Lacan hace referencia explícita de su persona en la “Introducción al comentario de Jean Hyppolite”.3 Extenso comentario que articula la relación de la guerra con la aparición de la resistencia en el dispositivo analítico.
Mencionaré otro estratega que Lacan conoce y que lo cita en el artículo “Introducción teórica a las funciones del psicoanálisis en criminología”, se trata de Sun Yat-sen. Estadista chino, miembro fundador de diversas sociedades secretas antimonárquicas. Fue quien inició la revolución antiimperial y en 1925 entró triunfante en Pekín fundando la República China. Así desde Sun Tzú hasta Maquiavelo, de Kant a Clausewitz, “el arte de la guerra y de la estrategia” ha interesado a muchos pensadores. Estrategia, táctica y política han sido los puntos principales que se dirigen a la Teoría de la Decisión. En Estrategias de lo humano, el pensador alemán Ottfried Hoffe, señala que el proceso de decisión está constituido por tres momentos conceptuales:4
1.- La reflexión acerca de un objetivo.
2.- El reconocimiento del objetivo como propio.
3.- La reflexión o planificación de las vías que conducen al fin.

La decisión, entonces. es una consecuencia de la utilización de estos tres términos que hemos comenzado a desplegar. Quizás la inquietud del saber de ellos es que el analista debe enfrentarse a aquello que traiciona y parasita al campo subjetivo y que la resistencia es el arma más fuerte que el analizante posee. Resiste porque prefiere su propio engaño conocido que una verdad construida sobre la angustia.
He pensado en un posible cuadro que muestre las primeras articulaciones aquí vertidas. Es el siguiente:

Estrategia                                                           Marco de Referencia                                                                             Transferencia
                                                                           Coordinación General

Táctica                                                                Acción                                                                                                    Interpretación

Política                                                                Malentendido                                                                                               Deseo
                                                                           Falta-en-ser

Creo de esta manera, acercarme a los efectos que provocan en el dispositivo analítico.
“La dirección de la cura...” es un texto que trata de la acción analítica, entendida ella misma como la acción del analista. Miller dice que el analista pone a trabajar a su paciente, también comenta que Lacan en este texto ha buscado numerosas referencias de la sabiduría oriental (ya las había también utilizado en “Variantes de la cura tipo” en referencia al Tao y la vía del analista). Aquí, en la “La dirección...” Lacan recurre a la comparación entre el análisis y el juego del bridge y dice que el analista se apoya en lo que se llama en el bridge el lugar del muerto. Para quien no conoce el juego, este lugar permite a todos los jugadores continuar con el juego, es decir, es un lugar que facilita la partida y no precisamente porque se ubique con los labios cosidos, es decir, que se haga el muerto.

Dice Miller: “A Lacan no lo satisface una posición analítica de no-hacer y al contrario, elabora una teoría de la acción analítica con la idea que el analista, en su modo propio de no-hacer, revela algo de la verdad de cada acción humana. Como este texto no es sólo teoría y en realidad el analista no es un contemplativo, es en eso por lo menos que se distingue del taoísmo. El analista no puede ser contemplativo porque el inconsciente no se contempla, porque no se queda inmóvil suficiente tiempo para que uno lo pueda contemplar, se mueve, como se mueve el deseo: un momento acá y otro momento allá.”5
La posición del analista en la transferencia es su estrategia, ya que la transferencia define una posición a largo plazo. Y Lacan ubica la transferencia como una estrategia en la cual el analista no es muy libre, porque depende mucho del lugar que le da el analizante. La interpretación para Lacan está en el ámbito de la táctica, porque depende de la frase que el paciente va a decir, de lo que va a ocurrir, del acontecimiento imprevisto. Y para interpretar, hay que estar atento, tanto como la metáfora del león que utiliza Freud: el león salta una sola vez.
Finalmente, en relación con la política “haría mejor ubicarse en su falta-en-ser que por su ser”. El ser: ¿en qué sentido? En el sentido político en tanto la política no es una cuestión militar, es una cuestión de fijar por qué se hace la guerra, o en qué dirección va esta guerra, en definitiva qué se trata de obtener. Lacan llama “política del psicoanálisis” a la cuestión del fin del análisis, en tanto que tiene que ver con el ser. De tal manera que el texto es estructurado por ese tríptico, que se repite siempre:
- Táctica de la interpretación.
- Estrategia de la transferencia.
- Política del ser o de la falta en ser.


____________
1. Me refiero al artículo publicado por Germán García en Escansión Nueva Serie, nº 3. Allí se despliega la noción de estrategia, ligada a la teoría del juego y de la decisión. También se hace referencia a “un autor de la Escuela de Frankfurt que tiene un libro llamado Estrategias de lo humano...” Ese autor está citado en este trabajo y agradezco a Germán García que me haya facilitado el libro que posibilitó una parte de esta comunicación.
2. Lacan, Jacques, “La dirección de la cura y los principios de su poder”, en Escritos 2, Siglo XXI, Buenos Aires, 1985.
3. Lacan, Jacques, “Introducción al comentario de Jean Hyppolite”, en Escritos 1, Siglo XXI, Buenos Aires, 1985.
4. Hoffe, Ottfried, Estrategias de lo humano, traducción de Ernesto Grazón Valdés, Alfa Argentina, Buenos Aires, 1979.
5. Miller, Jacques-Alain, “La dirección de la cura”, resumen del seminario realizado en Córdoba en 1992 por el Colegio Freudiano de Córdoba.



 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | El libro negro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La posición de Lacan: deseo de analista 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Tropiezos en la cura analítica 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | ¿Por qué sucedió? 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Ojos bien despiertos  (3ª parte)
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com