Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   La acción analítica

¿Por qué sucedió?
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 
Un acontecimiento imprevisto modifica la posición subjetiva: el acontecimiento es desprendimiento inmediato de una primera consecuencia, es decir tiene una estructura implicativa. Esta lógica esclarece su potencia propiamente temporal, teniendo la capacidad para engendrar un tiempo propio. El acontecimiento termina siendo de este modo realidad y principio.
Los acontecimientos son singularidades irreductibles de las situaciones, descubriendo así una verdad para el sujeto. Hace advenir “otra cosa” que la situación, las opiniones, el saber instituido. Es un suplemento azaroso, imprevisible, disipado apenas aparece.

Efectivamente, encontramos que Jacques-Alain Miller en su curso Les us du laps en la clase del 17 de abril de 2000, ubica el acontecimiento imprevisto como uno de los nombres de lo real, haciendo del sujeto un desprovisto: lo pone al descubierto. Gracias a esta utilización del acontecimiento imprevisto, lo real tiene una posibilidad de aparecer en la sesión analítica.
¿El acontecimiento se inscribe en el tiempo? o ¿El acontecimiento crea al tiempo?

Miller responde a estas preguntas comentando que en la construcción del grafo del deseo, y a lo largo de su circuito, Lacan utiliza e inscribe lo temporal que se centra en la lectura de acontecimientos subjetivos. Por ello, como práctica, lo real es definido a partir de lo que ocurre, es decir del acontecimiento. Determinando con ello un posible axioma básico: lo seguro, es que mañana, por ese acontecimiento imprevisto, el sujeto no va a ser lo que fue.
Vivimos en una época donde la forma de abordar lo real, está en condiciones de afectar los hechos y de un modo singular. En consecuencia, (a modo de ejemplo) el saber científico, cuando se elabora, afecta lo real.
Partir de la definición de la ciencia como saber en lo real, nos posibilita determinar que el saber de que se trata aquí es un saber que no sólo puede comunicarse, sino que además lleva intrínsecamente la idea de comunicación. Lacan plantea que la lógica dada al saber científico, incluye el modo de la comunicación como suturando al sujeto que él implica.
El uso de la noción de información, mensaje o código genético está tomado, en la medicina científica, de una concepción de lenguaje diferente al nuestro.
El “no hay la relación sexual” posee una lógica que permite situar el real.

Para el sujeto, falta ese saber en lo real ya que no hay una relación reglada y natural sobre lo que deben ser las relaciones entre los sexos.
Lacan plantea en el Seminario 11 que lo real se presenta bajo la forma de lo inasimilable del trauma y nos aporta la noción de la tyché como una forma de nombrar lo real como encuentro fallido.
Lo traumático, no sería la sexualidad sino la falta de saber sobre la emergencia del goce sexual. Un encuentro traumático con lo real determina un punto de certeza.
La certeza está articulada a lo real, ya que este encuentro es imposible de negar, no se puede dudar de ello.
Frente a lo que puede considerarse traumático la pregunta que surge es ¿Por qué sucedió? Y toma el modo de única formulación de lo indecible a lo que el sujeto se ve confrontado en un encuentro con ese acontecimiento, lo que deja al sujeto sin palabras.

Aquí es donde corresponde localizar al goce en tanto se le impone al sujeto que no puede decir nada al respecto.
Un enfermo comprometido con el malestar de su cuerpo está aprisionado con ese real que lo nombra. Esto nos permitirá a nosotros analistas, el intento de arreglar su goce que seguramente opaca el horizonte en una vida atravesada por el no todo
¿Podremos orientar a ese sujeto con una oferta de hacer vivible su vida excluyendo el engaño cronológico del transcurrir del tiempo de vida de cada uno? ¿Qué es entonces, lo verdaderamente traumático?
Podemos responder con Lacan que se trata de la entrada del sujeto en el lenguaje. Es la intrusión de ese primer significante, relacionado con la falta de significante en el Otro. Frente a este agujero, el sujeto deberá dar una respuesta en la repetición de modo que cualquier surgimiento posterior de cierta modalidad de lo real será leído a partir de estas significaciones.
Frente a la pregunta ¿Por qué sucedió? se construyen otras: ¿Qué hacer?¿Cuál es la apuesta del analista?¿Bajo que modalidad?
Interrogantes que nos confrontan con la acción analítica, más exactamente, como expresa Miller en “El desencanto del psicoanálisis”, con un particular en disyunción de todo universal, un particular que no se deja reabsorber en el universal, sino que es devuelto en todo caso a la singularidad, a la originalidad, incluso a la extrañeza del caso por caso. Por lo demás, lo singular es el estatuto del caso mismo. Así tenemos que vérnosla con un real desprendido de lo racional y hasta de toda posibilidad de regularidad y del establecimiento de una ley, cualquiera sea.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | El libro negro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La posición de Lacan: deseo de analista 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Tropiezos en la cura analítica 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Ojos bien despiertos  (3ª parte)
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | La acción del analista(Primera parte) 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com