Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Algunas tesis para el psicoanálisis en extensión
  Por Sergio  Rodríguez
   
 

• Los psicoanalistas podemos contribuir a analizar lo que acontece en los lazos sociales utilizando la interpretación psicoanalítica y teniendo en cuenta unos pocos axiomas encontrados en el análisis de lo que dicen quienes se analizan. Estos son:
a) las relaciones de soporte y exclusión, entre deseo y goce (articulados como causa y límite)
b) de causa y represión entre lo no reconocido o desconocido pero deseado de saber y lo supuestamente sabido
c) el recorrido paradojal, moebiano del narcisismo, que lo lleva a resultar a veces favorable al “sí mismo” y otras perjudicial.
Analizamos las letras que con diferentes vestiduras aparecen en actos y enunciaciones en los actores sociales, solos o en corporación. El método para interpretar, del psicoanálisis en extensión, debe ser abstinente y estrictamente formal. Debe dejar a la persona del analista y sus prejuicios lo más en suspenso de que sea capaz, conducido sólo por el Deseo del analista. El que apunta a producir la máxima diferencia entre ideal y objeto.
• Descubrimientos como inconsciente y castración del lenguaje por lo real plantean que no hay teoría psicoanalítica, económica, o social que logre dar cuenta de los fenómenos culturales y sociales en toda su extensión. Por eso el psicoanálisis debe ofertarse para cooperar con otras disciplinas, en la tramitación del desencuentro entre teorías. La interpretación psicoanalítica puede relanzar lo simbólico, a partir de las letras que con diversas vestiduras quedan boyantes en sus bordes agujereados.

• El sujeto concibe la realidad desde lo que su narcisismo le propicia y lo entrampa. Funciona a partir de identificaciones homeomórficas que constituyen su Imaginario, proyectándolas sobre su construcción de la realidad. Así como presionado por deseos inconscientes causados por lo realmente ausente de los objetos y atraído por sombras fantasmáticas realizadoras en parte y en otra tergiversadoras de sus deseos. Deseos resistidos y realizados por la presión pulsional, real. Por eso se “goza” transaccional y equívocamente.

• Parafraseando a Carlos Marx, pero no para quedarnos en lo que de él se reveló desacertado, en vez de decir que el ser social condiciona la conciencia social, podemos afirmar: el afincamiento de goce condiciona el accionar del ser parlante. Sus deseos: la puesta en cuestión de lo instituido. Esto nos lleva también a captar que la lógica social debe ser analizada según las circunstancias, en los tres registros. A la vez advertimos que dicha lógica es moebiana. Diversos sectores sociales pueden ocupar una cara de la banda e inadvertidamente pasar a la otra. La experiencia muestra que el afincamiento de goce no depende solamente de la voluntad de cada ser parlante, sino también de cómo se halle “plantado” socialmente (intereses y pertenencia a corporaciones).

• Los psicoanalistas cuando participamos como actores en movimientos sociales, sufrimos los mismos condicionamientos que cualquiera.

• El psicoanalista como resultado de su función tiende a no conformar a nadie, sí a advertir sobre la incidencia de los tres registros y de los soportes entre sintomáticos y “sinthômaticos” de la sociedad, analizada como objeto (a en la “lalengua” de Lacan) en cada circunstancia. Análisis útil para los actores sociales mejor causados y menos inhibidos

• No hay que olvidar la aguda observación de Machiavelo en El Príncipe. A la política se dedican hombres buenos que buscan fines buenos y por eso utilizan medios buenos y hombres malos que buscan fines malos y por eso utilizan medios malos, por lo que finalmente ganan los malos. Las experiencias revolucionarias transcurridas a partir de entonces (burguesa, comunista, fascista, thatcheriana, etc...) dejaron una experiencia ética de la cual no se debe renegar: los fines son marcados por los medios.

• El método del psicoanálisis no sirve para dirigir nada, pues su efecto de develar el deseo inconsciente de los sujetos propulsa la caída o por lo menos el aflojamiento de las identificaciones, que son la vía principal y casi exclusiva de la consistencia de las masas, amasables pulsionalmente a través de sus componentes yoicos. En consecuencia: atendiendo sus demandas que reprimen a sus propios deseos, soportan fascinaciones o agresividades según el momento y tensiones potenciadas por la presión de dichas pulsiones. Quienes cuestionan al psicoanálisis en extensión por poco incidente olvidan que lo mismo ocurre con el psicoanálisis en intensión. Pero parafraseando a Mimí Langer en una anécdota que me relató Horacio Etchegoyen podemos decir: el psicoanálisis en extensión hace muy poco por la gente, pero ese poco ¡cuanto que es!. Basta registrar sus efectos a veces positivos otras negativos, en el discurso en los medios y en la calle.

• Parte importante del análisis psicoanalítico de los hechos sociales resulta acaparado por el de las transferencias en juego. Lacan, en su “Proposición del 9 de octubre de 1967” sugirió trabajar la relación entre amar y Sujeto supuesto Saber, para continuar la investigación de Freud en su “Psicología de las masas y análisis del yo”. Se ama a quien se le supone saber resolver las falencias que afectan al amante.

• Como sabe cualquier político experto, la política tiene como punto de Arquímedes el poder efectivizar. A las medio-verdades del poder las define una estructura compleja de consenso (relaciones de fuerza) que atraviesa coyunturas diferentes. Como lo definió Freud en el libro antes aludido las organizaciones artificiales de masa funcionan por identificación entre los yo de los que las integran a partir de la identificación al liderazgo tomado como objeto e ideal. De ahí que Lacan no conciba que ningún discurso sostén de lazos sociales, funcione sin el lugar de agente con apariencia dominante. Apariencia, en tanto teniendo mucho peso la función del agente, éste no la puede llevar adelante por fuera de los condicionamientos que la estructura del discurso que agencia le impone, por las correlaciones entre lo que ocupe sus cuatro lugares (agente/verdad — otro/producción). Lacan, que habitualmente prefirió dejar de lado la pregunta por los orígenes, no dudó en suponer al del amo antiguo (S1/$ — S2/a) como el primer discurso que hizo su aparición en la historia humana. Dicha historia ha demostrado sobradamente y al costo de muchos millones de muertos violentamente, que no hay sociedad que funcione sin un agente que aparente dirigir. Lo que quede en ese lugar puede producir efectos diversos. No son los mismos los del amo antiguo, que los del universitario, del capitalista de inversiones golondrinas, o de las demandas de la histeria. En dicho contexto de experiencia histórica de las ideas y de acción práctica en política, la humanidad ha sostenido básicamente dos formas de gobierno: dictadura o democracia.

• Cada vez que alguna se instaló y logró sostenerse, fue porque contó con alguna expectativa ilusionada (consenso) de mayorías. La democracia se distingue, porque facilita gestionar los inevitables conflictos sociales más civilizadamente y con menos violencia, para lo cual requiere una fuerte transferencia de las mayorías hacia dicha forma de gobierno y de los que la sostengan. La dictadura se presenta como tope a situaciones que prefiguran desembocar en anomias y anarquías. En esos estados, la masa ante la angustia causada por el vacío en el lugar del agente o porque éste ocupado por la posición histérica de demanda permanente, suele comenzar a desear un “Mesías con mano dura”.


Una versión más extensa de este artículo será publicada en www.psyche-navegante.com

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | El futuro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Psicoanalistas <> otras profesiones   –Investigando–
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Repetición e Incertidumbre 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | La Va Analidad del Mal  También es Narcisística y Oral Canibalística
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | ¿Violencia de Género, o Violencias Humanas? 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Paradojas de ser humanos sacudieron Japón. Lo siniestro ¿443 réplicas a la espera? 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Un Novel en la Jaula de los Locos 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Laberintos de la escritura en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Buscando que lo real como imposible, no nos reduzca a la impotencia total 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Sergio Rodríguez caretea 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | La actualización del psicoanálisis y la neurobiología 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Envejeciendo 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Falleció Emilio Rodrigué, el psicoanálisis de luto. 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | El cuerpo, entre la biología y el lenguaje:  desea y goza
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Equivalencias entre las ciencias y las artes psicoanalíticas y militares 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Observaciones e hipótesis sobre la reactualización de tatuajes y piercings 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | De ideales, idealistas, idealizados e idealizadores 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Cuando la perversión se enseñorea en el Poder  El terrorismo se desnuda, leamos sus fuentes
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Emergencias 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El cuerpo del analista 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Nosotros pasamos, no el tiempo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | La autofagia del discurso capitalista 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | Un infierno de cocaína, ambición, amor y muerte, gestó también el psicoanalisis 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Apuntes de un psicoanalisista sobre el 2002 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Sólo del psicoanálisis en intensión devienen psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Acontecimientos argentinos:  cuestiones para registrar.
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | La nueva guerra y la función del psicoanálisis en la extensión 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Lo obsesional resiste al movimiento del psicoanálisis 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com