Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Transadolescencia
  de Daniel Paola, Letra viva Editorial, 2008
   
  Por Silvia Wainsztein
   
 
Daniel Paola despliega en este libro una transmisión acerca de la clínica con adolescentes que merece una lectura minuciosa, que por suerte para nosotros, los lectores, se acompaña de un disfrute tal, que despierta las ganas de seguir leyendo uno por uno cada capítulo hasta el final.
La riqueza de conceptos y articulaciones que nos ofrece, trascienden lo estrictamente psicoanalítico. Nos relata su experiencia como jefe del Servicio de Adolescencia del Hospital Alvear y abundan las referencias a la mitología griega, al cine, a la literatura y al rock.

Ubica la adolescencia en un tiempo que transcurre entre la pubertad y las consecuencias de la iniciación sexual, siempre y cuando se compruebe su inexistencia. Este tiempo no es sin la cita con el cuerpo, el propio y el del partenaire porque para que haya acto sexual debe poder perderse lo bestial como goce mítico “sin que en ello se juegue la vida o el desencadenamiento”.

D. Paola nos introduce en su experiencia como Jefe del Servicio desde el punto de vista sintomático, articulado a la estructura del discurso social que encontramos en una institución. Define el síntoma como lo que se inserta en el cuerpo como rechazo. El cuerpo del adolescente molesta en la institución; le cabe al analista la responsabilidad singular de hacer una lectura de ese goce del cuerpo que por ser inútil no quiere decir que sea inservible.
El título del libro, Transadolescencia, nos invita a pensar alguna respuesta a este enigma, la que vislumbramos en el apartado “Translingüistica”. Nos asombra con la homofonía entre tragos, raíz de la palabra “tragedia” en griego, cuyo significado es “macho cabrío”, y la palabra “tragos” en español. Los tragos en la adolescencia desinhiben a los jóvenes para la transa y a veces para algo más.

Pero también la clave la encontramos en la palabra “transa”. La tragedia de Penteo quien cree como todo adolescente que el libertinaje conduce a la orgía sexual, es paradigma de las autoridades del hospital que creen lo mismo. No entienden que el frenesí colectivo es desexualizado. Si lo que abunda es la transa, su manifestación irrefrenable es signo de lo pulsional oral en la adolescencia. Así esboza otra tesis del libro: “En el pasaje de la pulsión oral a la pulsión escópica hace su aparición la castración: el sujeto ve la ley de lo que puede y de lo que no”.

La virginidad se mancomuna con el síntoma por lo impenetrable, salvo que se pase por la experiencia del análisis. Es que la virginidad sexual en la adolescencia cobra el sentido de propiedad sobre el cuerpo, antes de jugarse la propiedad del otro cuerpo: “la virginidad cae cuando adviene el tiempo de comprender que no hay relación posible”.
Encontramos a propósito del cuerpo otra tesis de este libro: es necesario que el analista que conduce la cura con adolescentes tenga en cuenta la relación particular que se establece entre la propiedad del cuerpo y la dimensión de la muerte. Implica soportar la pérdida a la que el cuerpo está destinado. Por eso el síntoma de la frigidez incumbe a ambos sexos en la “iniciación sexual”.

Sostiene que “no hay iniciación sexual” salvo bajo el modo del rito. A lo sumo, la primera vez tiene la función de desalojar la función del deseo absoluto que se juega en el autoerotismo. Por eso dice que hay dos tiempos en la orientación del falo como representante del significante: el primero es falso, el segundo es verdadero. Es el segundo por la lógica de la retroactividad que indica lo falso del primero.
La idea más contundente respecto de la dirección de la cura con adolescentes se refiere al título del libro: Transadolescencia. D. Paola nos tiene habituados a neologizar creativamente conceptos que en este caso se refieren al pasaje de sentido, donde el sujeto “vivencia un trans por el sin-sentido” al advertir que no hay iniciación que se constata por sus efectos.

En el último capítulo del libro D. Paola debate consigo mismo y con otros psicoanalistas... Salirse del dogma socialmente aceptado implica consecuencias no previsibles, “pero nombrar la vanguardia implica una argumentación límite que señala la sublimación en el punto de ruptura que experimenta lo social. El analista mismo tendría que ser capaz de suponerse un partícipe ignorante de producir con su creación, una contribución a esa vanguardia cultural”.
Es lo que logra D. Paola con este libro. Nos encontramos con un autor que trasciende los alcances del analista standard. Por eso hay que ser mucho más que un analista para ser un buen analista.

Extracto de lo dicho por Silvia Wainsztein en la presentación pública de la obra.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Los mitos de la iniciación sexual 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | El sujeto de los celos 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | La respuesta del sujeto a las marcas de infancia 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Variantes de la “asunción” sexual 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Embarazo adolescente, o jugando a los dados 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com