Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Opinión

La nueva guerra y la función del psicoanálisis en la extensión
  Por Sergio  Rodríguez
   
 
Excepto minorías muy minoritarias, la gente está aterrada. Una guerra de imprevisibles consecuencias parece a punto de desatarse. Muy poco sería lo que puede hacerse para detenerla. No obstante, los que no están paralizados por el terror o ganados por el imaginario guerrero, intentan parar la matanza.
Es responsabilidad de los psicoanalistas intervenir con su palabra. Ésta, para ser consecuente con la posición desde la cual enunciamos no debe guiarse por pre-juicios, saberes previos, ni pasiones. Debe ser efecto de leer en el discurso del Otro, aquellas enunciaciones que por equívocas, permiten acceder al contexto inconsciente que las causa. Podremos escribir así el discurso inconsciente que enuncia deseos y goces que llevan a la contienda. Luego, cada quien, sabrá qué hacer con eso. Para el método, sabemos que enunciados y enunciaciones se soportan no sólo en palabras sino también en acciones. La articulación entre ellas dice mucho más que el palabrerío solo.

Son demasiados los enigmas que esta situación da a interpretar. En este artículo trataré de trabajar solamente sobre lo que observo en el terreno de las causas.
Para eso es importante leer el contexto en que se produjo la situación actual. Como sabemos desde Lacan apoyado en Freud, el contexto metonímico da lugar a la circulación del deseo como inconsciente, y como indestructible. Dicho contexto causa modalidades de goce de los sujetos, que sustituyen con síntomas a esos deseos no reconocidos.

De un lado: previo al atentado contra las torres se había impuesto, casi sin lugar a discusión, el modo de producción capitalista como la forma de lazo social de este momento de la Cultura. Esto ocurrió a la par de que en el terreno científico y tecnológico se producía un salto geométrico que por ahora no encuentra límites, que facilita condiciones de posibilidad para la globalización del modo de producción hegemónico y para una progresión ilimitada de expulsión de fuerza humana de trabajo. Esto no ocurre por el desarrollo científico y tecnológico en sí, sino por el predominio de la lógica de “optimización de beneficios” propios de este modo de producción, acentuada por el dominio del fundamentalismo neo liberal. Dicha lógica tiene al “cliente” como su pivote principal. Destinatario de las ventas, también es utilizado como fuerza de trabajo “invisible” a la que se le sustrae plusvalía. El cliente trabaja de peón para los supermercados, de cajero en los “cajeros automáticos de los bancos”, de mozo en los restaurantes “free”, etc. La obsesión de las grandes corporaciones por mejorar diseños y “packaging” y rebajar lo más posible los precios apuntan a ganar más clientes, o sea gente que desarrolle la doble función de compradores y personal temporario no pago. Para rebajar los precios, apoyados en las nuevas condiciones tecnológicas, amplían sin límite visible la desocupación. Destruyen así, parte de su “mercado” de clientes. A las corporaciones dominantes eso les importaba poco. Lo resolvían trasladando sus capitales a “nuevos mercados”. Pero por primera vez en muchas décadas el “modelo” estaba entrando en recesión globalmente: EEUU, Japón y la Comunidad Económica Europea. Además tenían a punto de hundirse a eslabones claves de los países “emergentes”, como la Argentina. Claves porque su “falta” (default) podía arrastrar a eslabones como Brasil, lo que sería de consecuencias imprevisibles. La situación había sobredimen-sionado dos fenómenos anímicos. La depresión reactiva de grandes masas a la marginación a que habían sido expulsadas, y el odio anómico, anárquico de sectores minoritarios pero con peso, expresado entre otras expresiones en el crecimiento cuantitativo de la delincuencia urbana y en la multiplicación de la agresividad de la misma, manifestada en su marginación de los códigos de la delincuencia tradicional. Favorece este cuadro, la multiplicación del tráfico de drogas apoyadas por corporaciones de capitales tan voluminosos, como el City Bank y países como Afganistán.

Otro elemento importante, es el sostenimiento del conflicto árabe israelí, que le sirve a las grandes corporaciones petroleras como seguro de cuña y división de los países en que tienen sus mayores intereses. ¿El precio? Atizar entre sus víctimas, el odio contra Estado Unidos.
Del otro lado: el fundamentalismo dentro de los Talibanes. La misma geografía que los torna inexpugnables, ha facilitado su encierro en creencias fácilmente aprovechadas por la gran corporación económica Bin Laden. Algunas cifras aparecidas en los diarios le calculan un capital invertido en petróleo, construcciones y finanzas de 5.000 millones de dólares. Dichos fundamentalistas tienen la certeza de que Alá es el único dios, y que la misión de ellos es imponérselo al resto de los humanos. No temen a la muerte pues la misma los llena de honor y los deposita en el reino de su dios. Pero como puntualizó en una reunión Rodolfo Satke1, interpretando la pasión Talibán por cubrirlas totalmente, privarlas de todo derecho y extirparles ritualmente el clítoris, el órgano de goce más sensible que tienen, es posible que se aterrorizen ante el deseo y el goce de las mujeres. Marginalmente, algo de eso entrevió Freud en “Signorelli”.

Si para el discurso capitalista2 la castración imaginaria pasa por la pérdida de ganancias y por la muerte, para ese discurso de amo antiguo religioso, parece pasar por el goce de las mujeres. En dicho discurso, éstas pasan a ocupar el lugar de “a”, pero como des(h)echo. Producto del saber religioso de los amos de esa forma del Islam.
En el contexto descrito, el colapso de las torres probablemente tuvo, para sus autores materiales e intelectuales, el sentido de destruir el fetiche de un falso dios. Para el gobierno norteamericano apareció como la actitud sacrílega de un grupo de bárbaros que no respetan los valores occidentales concentrados en esas torres: dominación, dinero, protección de los intereses del ciudadano norteamericano hasta fuera de sus fronteras. Como lo dijo el “posmo” tío Tom -Colin Powell- el derecho a hacer negocios con todo y en todo el mundo.

Hemos vuelto al Olimpo y dos dioses se enfrentan. El presidente Bush llama a una cruzada contra los herederos del mal3, y por una justicia infinita4. El infinito, en su recorrido, lleva siempre al lugar de partida. En este caso la injusticia. La masa desconcertada, asustada, le supone a Bush saber qué hacer. Esto es consecuencia de que la mayoría de los dirigentes republicanos y demócratas, por creencia o conveniencia, quisieran suponérselo. El 95% de los norteamericanos se identifica al “boss”.

Los Ulema, se niegan a expulsar al enriquecido terrorista de su país y avisan que si territorios islámicos son atacados quedan obligados a la Jihad (guerra santa). Su masa ululante supone que ellos saben La Verdad y se identifica a ellos hasta morir.
Más de 900 años después se reinician las cruzadas y la Jihad. Las primeras, no para rescatar el santo sepulcro, sino para vengar que hayan hecho de los símbolos del poder del dios dólar, un sepulcro. La segunda, para imponer en el mundo el temor al deseo y el goce femenino. Claro que sin por eso descuidar la multiplicación de capital, que según demuestra la familia Bin Laden se puede obtener si se derrota al Satán occidental.
Las ilusiones de la modernidad “ilustrada”, sobre las que ironizaba uno de nuestros poetas mayores –Enrique Santos Discépolo–, se han venido abajo junto con la torres gemelas. Del derrumbe emergieron dos gemelos en lucha a muerte: los fundamentalistas del capitalismo neoliberal y los fundamentalistas del Islam. Con lo que estoy diciendo que ni todos los capitalistas, ni todos los musulmanes quieren embarcarse en la orgía de sangre que los dioses particulares de ambos fundamentalismos anuncian.

Parafraseando al tango de don Enrique, se repite otra vez que en la vidriera de ese cambalache se ve a la Biblia y el Corán junto al “escalafón”. Cada contendiente batalla por demostrar que su dios la “tiene más larga y mea más lejos”. Lamentablemente en la orina hay bombas atómicas, ántrax reforzados5, desfoliantes químicos y toda la parafernalia a la que contribuyeron los científicos que se prestaron para ello, tanto en EE.UU, como en la ex URSS.
El ser parlante funciona tensado por tres registros de su experiencia: el imaginario que le da consistencia dentro del lazo social, con su aderezo de rigidez; lo simbólico que causado por su falla tienta nuevas combinatorias, resultando inconsistente, y a veces creativo para agujerear lo real que acosa al sujeto, cuando fallan los otros para operar eficazmente sobre dicha experiencia.

A nivel político mundial, estamos atravesando un momento de predominio de lo imaginario. Quienes no quedamos tomados por ese predominio, no tenemos otro recurso que exigir lo máximo posible a lo simbólico para que abra vías distintas que las de la confrontación desangrante.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | El futuro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Psicoanalistas <> otras profesiones   –Investigando–
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Repetición e Incertidumbre 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | La Va Analidad del Mal  También es Narcisística y Oral Canibalística
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | ¿Violencia de Género, o Violencias Humanas? 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Paradojas de ser humanos sacudieron Japón. Lo siniestro ¿443 réplicas a la espera? 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Un Novel en la Jaula de los Locos 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Laberintos de la escritura en psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Buscando que lo real como imposible, no nos reduzca a la impotencia total 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Sergio Rodríguez caretea 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | La actualización del psicoanálisis y la neurobiología 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Envejeciendo 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Falleció Emilio Rodrigué, el psicoanálisis de luto. 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | El cuerpo, entre la biología y el lenguaje:  desea y goza
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Equivalencias entre las ciencias y las artes psicoanalíticas y militares 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Observaciones e hipótesis sobre la reactualización de tatuajes y piercings 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | De ideales, idealistas, idealizados e idealizadores 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Cuando la perversión se enseñorea en el Poder  El terrorismo se desnuda, leamos sus fuentes
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Emergencias 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El cuerpo del analista 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Nosotros pasamos, no el tiempo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | La autofagia del discurso capitalista 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | Un infierno de cocaína, ambición, amor y muerte, gestó también el psicoanalisis 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Algunas tesis para el psicoanálisis en extensión 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Apuntes de un psicoanalisista sobre el 2002 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Sólo del psicoanálisis en intensión devienen psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Acontecimientos argentinos:  cuestiones para registrar.
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Lo obsesional resiste al movimiento del psicoanálisis 

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com