Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Impresiones...
  De regreso del 1º Congreso de Convergencia
   
  Por Adriana Bauab
   
 

Llamo a esta nota “Impresiones” porque es sabido que Francia representa, entre otras cosas, la cuna del Impresionismo y París, la ciudad que atesora sus obras en las hermosas salas de lo que otrora fuera una estación de tren y hoy, el Museo de Orsay. Recordemos que como reacción a los tonos oscuros de sus antecesores, los artistas impresionistas privilegian la luz y traducen las formas en efectos de color e iluminación. Habiendo sido, en los comienzos, desdeñados y rechazados por los salones oficiales para exhibir sus obras, decidieron agruparse y realizar exposiciones libres para dar a conocer la polifonía de sus pinturas.

En esta ocasión habiendo asistido al 1° Congreso de Convergencia –Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano– las impresiones de que se trata trascienden las inquietudes artísticas, están vinculadas con el Psicoanálisis. No carecen, sin embargo, de un carácter inaugural y renovado. Reflejan un intenso trabajo que durante tres jornadas fortalecieron lazos entre analistas de diferentes latitudes.
Durante los días 2, 3 y 4 de febrero del invierno parisino, tuvo lugar el Primer Congreso de Convergencia bajo el nombre de “Los avances lacanianos del inconsciente freudiano”. Se desarrolló en la sede de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), en el salón de sesiones plenarias, que se extiende tras el gran mural de Picasso. Es de destacar la impecable labor de traducción simultánea, que acompañó al Congreso.
Los ejes temáticos se referían a diferentes formulaciones del concepto de inconsciente y sus efectos en la clínica. Los menciono: el inconsciente como sexual, el inconsciente estructurado como un lenguaje, el inconsciente como ética, el inconsciente como lazo social, la transferencia como puesta en acto del inconsciente y el inconsciente como exceso entre mito y lógica.

Dos dispositivos diferentes permitían desplegar la producción de los participantes.
El primero consistía en la exposición de los miembros de carteles interinstitucionales e interlinguísticos, que habían estado trabajando sobre alguna temática afín a la propuesta.
El otro dispositivo consistía en la presentación al auditorio por parte de un relator, de los trabajos enviados con anticipación, de los que a su vez un lector le había trasmitido una reseña previamente. Como puede suponerse, esto requirió desde el comienzo un intenso esfuerzo compartido por todas las instancias. Por los autores que debieron mandar sus textos traducidos al español, al francés, al inglés y al portugués; para los lectores que debían hacer una lectura atenta sorteando en ocasiones las dificultades propias de la traducción, y para los relatores que además debían transmitir a la audiencia la reseña y comentarios del lector extrayendo las hipótesis y tesis fundamentales. El tiempo, como es habitual, instaló un límite real e insoslayable, ya que dos relatores debían exponer diez trabajos –vinculados por un eje temático– en alrededor de media hora.

La apuesta era que a cada autor retornara una nueva enunciación de su tesis y propiciar el debate, objetivo que en algunas ocasiones fue alcanzado resultando sumamente interesantes los espacios llamados de discusión en que la audiencia y los propios autores tomaban la palabra para enfatizar los puntos esenciales de los escritos.
En algunos casos el dispositivo padeció algunas fallas inherentes al retraso en la llegada de los trabajos a los lectores o al escaso tiempo para la exposición u otras vicisitudes relativas tal vez a lo novedoso y poco aceitado del procedimiento que ocasionaron descontentos y malestares por reseñas de lecturas no efectuadas, o efectuadas con menos rigor que el esperado. Sin embargo, el dispositivo iba mejorando a medida que transcurrían los días y que se aceptaba que el trasvasamiento que comporta la lectura y el relato de los textos redundaba frecuentemente en una pérdida de los contenidos pero favorecía una interlocución o interlectura en algunos casos muy fecunda, una invitación a reformular las propias preguntas y una proliferación de enlaces entre los partícipes.

Es digno de señalar que, a pesar de los mencionados inconvenientes organizativos, este Congreso reflejó fidelidad respecto a la propuesta original tal como se enuncia al comienzo del acta fundacional:
El psicoanálisis continúa. Fundado por Freud y después de la muerte de Lacan, existe en su discurso. Esta persistencia supone un acto suplementario: el de deducir del discurso otro tipo de lazo entre psicoanalistas.
En este sentido, se reunieron más de cuarenta instituciones que se dieron cita en este Congreso participando analistas de Argentina, Brasil, Ecuador, España, Estados Unidos, Italia y Uruguay, llegando a una asistencia superior a la prevista, con una gran afluencia de trabajos que en su mayor parte eran de analistas latinoamericanos.
Abundaron textos atinentes a problemáticas cruciales del psicoanálisis y de los psicoanalistas. El inconsciente y los tiempos del análisis; escisión y división subjetiva; la economía del goce; incidencias del objeto a; la clínica de los duelos; la Shoa; los desaparecidos; subjetividad, estructura e historia; acto analítico, transferencia e interpretación; la invención del inconsciente y lo psicosomático; los tres registros y la clínica; las psicosis, la formación del analista; la clonación y la letra y el cuerpo fueron algunos de los temas tratados.

Teniendo en cuenta que la Convergencia se originó como respuesta ante los permanentes efectos de fragmentación que han sacudido al lacanismo, tal vez podríamos augurar que de aquí en adelante se inscriban trazas que permitan a los analistas avanzar en el legado de Freud y Lacan por las vías de enlaces auspiciosos más que de imperiosas disoluciones. Conocemos lo devastador que se torna aspirar avanzar sin obstáculos, es del orden del mandato superyoico. Dar lugar al obstáculo, reconocerlo, permite admitir los límites propios y de los otros y paso a paso, seguir andando.
Volviendo a los Impresio-nistas, lo cierto es que el deseo de escuchar, de enfatizar por la lectura lo dicho por el otro, de comentar y debatir en lazos exogámicos arroja suficiente luz, más allá de la forma del dispositivo empleado, como para augurar un porvenir propiciatorio para el psicoanálisis.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Sexuación: determinismo y elección en diálogo 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Analizarse “de nuevo” 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | El semblante entre luces y sombras 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Para una clínica lacaniana del duelo y la melancolía 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | La tragedia del héroe moderno 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Buenos días, Dr. Freud 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | ¿Qué le enseñó el nudo borromeo a Italo Calvino? 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com