Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

Por Mario Pujó
La fertilidad y la especie
 
   
  En las distintas películas que anticipan el futuro en clave de ciencia ficción, es frecuente ver puesto en escena un fantasma de infertilidad generalizada. Modo pregnante de representación del apocalipsis, el fin de la especie figura el fin del mundo humano a causa de una repentina merma de su capacidad reproductiva. Algo que, desde luego, es siempre imaginable dado que, tarde o temprano, en el perenne curso de la evolución, toda especie se halla prometida a una previsible extinción.
  ver mas

 

   El psicoanalista lector

Por Pablo Peusner
"Las aventuras de Jacques Lacan"
  Acerca de los libros que las narran y de su posible valor (o no)
   
  Tengo en mis manos una revista francesa antigua que rescatara Raimundo Salgado de su archivo personal. Su nombre: Actuel. Está fechada en 1980 y en la portada hay una especie de caricatura que recoge un episodio protagonizado por Jacques Lacan en 1975, en la ciudad de Boston: el día que protagonizó un escándalo en un restaurante porque le exigieron ponerse una corbata para poder permanecer allí. En aquel entonces, Lacan usaba “cuello mao”... La nota en cuestión lleva por título “Las aventuras de Jacques Lacan” y está firmada por Patrick Rambaud. Aquí van sus primeros párrafos, que me permito traducir:
  ver mas

 

   Entrevista

Por Emilia Cueto
Leopoldo Salvarezza
  La medicalización de la vejez
   
  En La vejez. Una mirada gerontológica actual, plantea que para la atención de adultos mayores lo más indicado es el psicoanálisis. En esto se contrapone a lo postulado por Freud y por muchos de quienes si bien consideran que es posible, sugieren incluir modificaciones en la técnica. ¿Cuáles son los fundamentos para su postura? Esto es interesante. Cuando uno lee la literatura mundial ve que sin excepción la psicoterapia es uno de los recursos terapéuticos para aplicar en las personas viejas, pero se hace objeción al psicoanálisis. No se objeta a los cognitivos, los sistémicos, los jungianos, solo al psicoanálisis, y cuando se lo refuta se refiere específicamente a los aspectos técnicos: la duración, el uso del diván, la interpretación transferencial, olvidando que el psicoanálisis es una teoría, una técnica y un método de investigación, estos tres aspectos constituyen el psicoanálisis. Pero en el campo de la geriatría se objeta específicamente al psicoanálisis en sus aspectos operativos, lo cual a mi me llama la atención. Creo que va más allá de la utilización del psicoanálisis en viejos, es un tiro por elevación en contra del psicoanálisis en su conjunto, es una derivación parcial que creo se inscribe en la resistencia que existe en muchos ámbitos. ¿Habría que hacer modificaciones? Sí se hacen, también se hacen modificaciones en el análisis de niños con respecto al de adultos y a nadie le preocupa
  ver mas

 

   Homenaje

Por Juan Carlos Volnovich
El siglo de Silvia:
  la analista que contagiaba inteligencia
   
  Fue el siglo de Silvia. Y, ahora, nos toca a nosotros, junto con el legado del siglo, recoger el legado de Silvia. Porque Silvia fue, tal vez, la autora más prolífica que a lo largo de la historia apareció en el paisaje psicoanalítico local… e internacional. Alguna vez imaginé la existencia de un abismo insalvable separando a los psicoanalistas de París, de los psicoanalistas argentinos. Los primeros deben saberse su psicoanálisis. Nosotros, “sus” psicoanálisis… y el nuestro. Para un psicoanalista de la Ille Saint Louis basta y sobra con saberse a Lacan y a alguno de sus seguidores: Miller, Doltó, Mannoni, Lefort, Piera Aulagnier, Ginnette Raimbault, Colette Soler, Pommier, Melman para el caso, pero no se les mueve un pelo frente a Melanie Klein, Bion, Meltzer, Money Kyrle, Fairbain o Esther Bick. Nombres que para no pocos franceses es casi una gracia ignorar. Y viceversa.
  ver mas

 

   Colaboración

Por Jaime Epstein
Cuerpo y síntoma en el trabajo psíquico con niños que se quemaron
 
   
  ¿Puede un accidente producir en un cuerpo una lesión que opere como síntoma? ¿El cuerpo de un niño que se quema, puede funcionar como una transliteración? Leer es la operación analítica que pone de relieve los modos de decir del síntoma, en las transformaciones y transmutaciones que éste produce. Para que un niño se queme, hay condiciones –como lo hay para casi todo–, pero que un niño se queme en un accidente, no implica necesariamente la producción de un síntoma. Este tampoco supone una intencionalidad conciente, ni nada parecido a la intervención de las voluntades, aún cuando en los dichos proferidos por los amiguitos que lo rodeaban en el momento del accidente, según la narración del protagonista, tomando un caso como ejemplo, el “te voy a quemar” haya sido repetido en las palabras y mimado en las acciones –ya que es enteramente posible, así como al mismo tiempo improbable, que no haya habido en su voluntad la efectiva intención de quemarlo–. Sí podemos leer a posteriori una intencionalidad inconsciente de nuestro sujeto, ahí cuando una trama abigarrada de representaciones se despliegue en los juegos y los dichos del niño en cuestión.
  ver mas

 

   Colaboración

Por Jorge Baños Orellana
La novela de Lacan (sexta entrega)
  3. Loigny, rayos y fotos de un viaje.
   
  Alguna vez, en una fecha a la que difícilmente sobreviva alguno de los analistas de mi generación, se abrirán al dominio público los archivos y las colecciones de Jacques Lacan. Entonces saldrán a la luz −si a esa altura todavía a alguien le importa− los borradores, las cartas, los cuadernos de sesiones, los manuscritos de Marguerite Anzieu y de Bataille, los libros anotados (una de sus seis bibliotecas, la de La Prévôté, la mansión de fin de semana, guarda 5.147 volúmenes cuyos títulos continúan siendo secreto de Estado, del resto se ignora hasta el número). También se podrá saber de la pinacoteca, de las cerámicas de Nazca, de los grabados japoneses, de los fragmentos de esculturas egipcias, de las fotografías que tomaba a las puestas de sol, de las máscaras del Brasil que le compró a Lévi-Strauss, de los potes, de los mapas, de los objetos bizarros, de las vestimentas extravagantes confeccionadas a medida, de las piezas de oro.1 Pero no será en el número 5 ni en el número 3 de la calle de Lille, ni en La Prévôté, sino en la casa-depósito de l’Abbaye de Loix-en-Ré donde aparecerán las estampas de San José compradas en Orleáns el segundo domingo de julio de 1906 y el dibujo del pequeño Jacques acerca de lo que le aconteció de regreso a París. Pegoteados por el polvo, arrugados por el tiempo, dibujo y estampas arderán en la hoguera como el trineo del Ciudadano Kane.
  ver mas

 

   Comentario de libros

Por Néstor Braunstein
Las voces del superyó
  En la clínica psicoanalítica y en el malestar en la cultura de marta Gerez Ambertín (Letra Viva, 2007)
   
  ¿Qué hace que un libro se transforme en una referencia insoslayable para todos los estudiosos de un campo del saber? No hay respuesta fácil. Debe reunirse una constelación de factores: el rigor de la investigación, el interés del tema, el abordaje de ese tema sin repeticiones ni omisiones, la calidad de la escritura, el respeto al lector que es invitado a un diálogo y no a una escucha pasiva de un maestro omnisciente y, sobre todo, la pasión por la transmisión que anima al autor. Las voces del superyó es un ejemplo de todas esas virtudes. Por eso el libro es llamado primero a la reimpresión y después a esta reedición que es una verdadera reescritura. La primera edición, hace ya quince años, no fue, como se teme a partir de un difundido mito platónico, una sepultura para las palabras. Por el contrario, desencadenó diálogos innumerables de los que hemos sido testigos, cuando no partícipes, en México, en Brasil y en Argentina.
  ver mas

 

   Clínica del duelo

Por Mirta Goldstein
La banalización del duelar en el modelo cultural actual
 
   
  “Un jardín, un solar que no parece un cementerio” decía la publicidad de un cementerio privado; pero la misma frase era expresada por un analizante ante el reciente entierro de su madre: “En el suelo hay placas que no parecen lápidas ni signos religiosos que identifiquen,… uno allí está tranquilo” agregaba. Si la tranquilidad buscada nos da la cuenta, la medida de la angustia de castración que intranquiliza, la desmentida o el desconocimiento localizados temporalmente de la muerte y la recreación de un espacio imaginario que desista de alojar la identificación especular con el objeto perdido, son también la medida del trabajo de duelo y de sus fallas.
  ver mas

 

   Clínica del duelo

Por Adriana Bauab
Para una clínica lacaniana del duelo y la melancolía
 
   
  Otra vez… madres y padres de duelo. Hace un tiempo una joven colega trajo a supervisión el caso de una señora, llamémosla Sra. M, que había perdido una hija en la tragedia de la disco República Cromañón. Preocupada, comentaba que la paciente cada vez estaba peor, repitiendo las palabras de la apesadumbrada Sra M. Esta describía que en los primeros meses corría de un lado para el otro haciendo marchas y reclamos, no tenia tiempo para pensar, ni para deprimirse, ni para llorar. Luego vinieron los ahogos: se asfixiaba y tenía que salir precipitadamente de colectivos, ascensores o de cualquier lugar en que se sintiera que le faltaba el aire. En el momento de la supervisión relata que se la pasaba llorando, tirada en la cama y comiendo compulsivamente. Así como no hay palabra que nombre al deudo que ha perdido a un hijo, así de complejo es considerar cómo opera la función del duelo en una pérdida de esta magnitud. Lo que sí podemos afirmar es que frente a lo traumático, el primer mecanismo de que dispone el sujeto es la renegación, por eso al principio esta señora podía hacer trámites y correr de un lado para otro. Luego, cuando el universo significante no le alcanzó para decir su dolor, identificándose con el objeto perdido, reaccionó con todo su cuerpo: le faltaba el aire, se ahogaba. Si ahora lloraba y se deprimía no es que estaba peor, es que ha comenzado a manifestarse el dolor de la herida, que aunque cure con el tiempo no lo hará sin cicatriz…
  ver mas

 

   Clínica del duelo

Por Oscar Lamorgia
La polisemia del duelo
 
   
  El duelo más crucial: El análisis. Al estudiar seriamente la cuestión del duelo y sus avatares, pudiera parecer –prima facie– que se tratara de un tema más entre aquellos que conforman la nutrida malla teórica del psicoanálisis. Craso error. No solamente no es un tema más, sino que estamos en presencia de una coordenada que posee estatura propia, tan insoslayable como imprescindible para cualquier analista que intente preservar su práctica de cualquier cántico de sirenas que haga del progreso su melodía. Y si decimos que se trata del duelo más crucial, es en términos del desprendimiento de aquello que posiblemente durante décadas, el analizante vivenció como más íntimo, aún siéndole lo más ajeno. Es de esperar que un análisis llevado a término produzca, futuro anterior mediante, un duelo por aquel que habré sido. El analizante se dirige al Otro, pero no para hablar de sí: El gosentido. Gerald Vaughan-Hughes llevó a cabo la adaptación de la novela The Duel, de Joseph Conrad, poniendo especial cuidado en mantener las coordenadas principales del relato edificando un guión muy respetuoso de la obra original. Historia cuya épica permite bucear –una vez más– los escarpados e insondables meandros del alma humana.
  ver mas

 

   Clínica del duelo

Por Juan Bautista Ritvo
El duelo incurable
 
   
  Lo que Lacan ha aportado a la concepción del duelo (aunque más que un aporte se trate, en verdad, de una mutación radical) está contenido en este párrafo tan complejo y a la vez luminoso de la clase del seminario La angustia del 30 de Enero de 1963: Sólo estamos de duelo por alguien de quien podemos decirnos “Yo era su falta”. Estamos de duelo por personas a quienes hemos tratado bien o mal y respecto a quienes no sabíamos que cumplíamos la función de estar en el lugar de su falta. Lo que damos en el amor es esencialmente lo que no tenemos, y cuando lo que no tenemos no vuelve, hay, sin duda, regresión y al mismo tiempo revelación de aquello en lo que faltamos a la persona para representar dicha falta. Pero aquí, debido al carácter irreductible del desconocimiento acerca de la falta, tal desconocimiento simplemente se invierte, o sea que la función que desempeñábamos de ser su falta ahora creemos poder traducirla como que hemos estado en falta con esa persona –cuando por eso le éramos precisamente indispensables–.1
  ver mas

 

   Clínica del duelo

Por Moty Benyakar
Lo traumático, lo ominoso y el trabajo del duelo
 
   
  Lo disruptivo. El concepto Trauma ha sido para Freud un pilar en sus postulaciones clínicas. El uso del término a lo largo de su obra desde diferentes acepciones, no solo remite a su cambio de posición respecto de la primera y la segunda tópica, sino que habla también de la complejidad teórico-clínica del concepto. Las obras de Freud me sirvieron de base para enfrentarme con el trauma y el campo de lo traumático. Sin embargo, no podría proponer un abordaje clínico del trauma sin conjugar los aportes de Ferenczi (1933), Bion (1965, 1966), Winnicott (1958,1972, 1974, 1988) y Lacan (1962). Un primer paso que nos permitirá avanzar en este sentido es el concepto de disrupción. Hay una fuerte tradición que se refiere a cualquier evento fuerte e intenso con la confusa fórmula “situación traumática”. A mi entender es de suma importancia disponer de un vocabulario preciso que nos permita distinguir las distintas variables en juego en este tipo de situaciones. Todo evento extraordinario, no habitual o indeseable suele ser calificado de traumático, asignándole a priori el hecho de producir un efecto devastador en el psiquismo, desconociendo la singularidad y la especificidad de los diferentes eventos fácticos, la singularidad del sujeto que vive la situación y lo propio de la relación entre un evento específico y un sujeto singular. Calificar una situación como traumática por la potencia o intensidad que el consenso social le asigna es adjudicar un rasgo propio del orden psíquico a un evento del orden de lo fáctico.
  ver mas

 

   Presentación

Por Alberto Santiere
Presentación de Clínica del Duelo
 
   
  La irrupción y la conciencia del tiempo, introduce la dimensión de la pérdida. La velocidad de la oxidación de lo vivo suele ser directamente proporcional al incremento de la angustia. En esta era panóptica en la cual Bodies, the exhibition –en el cuerpo obsceno de un shopping– alude al arte de plastificar la muerte, la gente consume impermeables anti-duelo. La civilización que genera recursos para prolongar la vida y curar afecciones graves, es la misma que esconde maníacamente lo feo, la miseria, la muerte. Así es que esta última tiende a convertirse en un error, en una falla. El dolor y el desgarro merecen miligramos salvadores, un paraguas protector. Es expulsada la tristeza bajo el genérico de depresión. En fin, esa es la polimerización de los “vivos”. La negación maníaca de la pérdida impulsa a confundir los indicios de un volcán en erupción con fuegos de artificio. El acting habla cuando quema el silencio de la “lava” inelaborativa. La ausencia de trabajo con la falta, dificulta el transitar con lo que hay. Es la paradójica imposibilidad de soltar lo inasible. En un duelo normal también las sombras del objeto eclipsan al Yo –aunque luego aclare–. Se abren preguntas no reductibles a respuesta alguna. Y es un desafío capital en la clínica, cómo transita el analista sus propios duelos, para que el paciente no devenga objeto de su infortunio.
  ver mas

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com