Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

Por Silvia Jadur
El malestar en la reproducción asistida por la ciencia
 
   
  Los universales problemas vinculados a la reproducción humana han sido ocultados y estigmatizados desde tiempos bíblicos. En la actualidad, los avances médico-bio-tecnológicos permiten aliviar el sufrimiento de muchas parejas con diagnóstico de “infertilidad” o “trastorno reproductivo”. Es una opción posible para construir una familia a través de tratamientos de baja complejidad o de técnicas de reproducción asistida. Sin embargo, la procreación sigue siendo enigmática y azarosa. El diagnóstico de infertilidad es, de por sí, un saber reconocido, aceptado en los otros, pero muy raramente pensado para sí. Los diversos métodos de asistencia, como la donación de gametas, conmueven representaciones, creencias y mitos tenidos por inamovibles. Arribar primero a la decisión de consultar a un especialista, atravesar luego el proceso diagnóstico, sus resultados y tratamientos, necesitan de un largo camino de aceptaciones de una realidad no esperada ni querida. Se habla de duelos, ¿lo son? ¿Se trata de la pérdida de una ilusión?
  ver mas

 

   Comentario de libros

Por Miguel  Calvano
Investigar la subjetividad
  de Gabriel Pulice, Federico Manson y Oscar Zelis (Letra Viva, 2007)
   
  Podríamos pensar alguna fantasía oral para representar la relación libro-lector: los libros comidos por los lectores, libro objeto digerible o indigesto para la economía digestiva de sus lectores, posición, muchas veces, de analistas principiantes y a veces no tanto. Borges pensaba distinto, pensaba el viejo que a la noche las letras del libro se desordenaban...y se iban y que al volver a abrir el libro...las letras se ordenaban otra vez, una suerte de toy story literaria. El lector, el ojo lector, organiza al texto deteniendo la “natural” irreverencia de la letra, esa sería la ley de lectura borgeana. Este verano leí la novela de Saer La grande. La ley que me impuso ese libro fue otra: me tomó su escritura, los movimientos de los personajes, su protagonista haciendo un viaje hacia el origen, no pude parar hasta que no concluí su lectura. La ley de lectura que proponen Pulice, Manson, Zelis e invitados es otra: hay que leerlo pensando, siguiendo sus recovecos, sus articulaciones, sus impasses, sus detenciones, sus conclusiones. Es un libro que hace pensar y pensando “hace” pensamiento, lo crea.
  ver mas

 

   Comentario de libros

Por Cintia Szewach
El brillo de lo inútil
  AA.VV Letra Viva, 2007
   
  Siete autores como son siete las notaciones musicales se han dado cita en la reunión de sus textos, algunos ya presentados en otras ocasiones, pero que ahora han hecho un nuevo paso al escrito. Se han dado cita para combinarlos y orquestarlos en varias voces, cada uno con su instrumento hecho con los materiales del lenguaje en el que habitan. Filosofía, poesía, psicoanálisis, política. Comprometidos en sus tonos y movimientos, en sintonías diversas, con el deseo y el entusiasmo de transmitirnos algunas resonancias en común. Con esta publicación concluyen un ciclo hacia una nueva apertura. Pero ¿qué es lo común? Se escucha un estribillo que los atraviesa, agitado en una pregunta en tanto deudores de Nietzsche. Es una pregunta que los con-mueve: ¿Qué nos impulsa a vivir el instante siguiente?... Los puntos suspensivos hacia el final, le dan al lector la llave para hacer el recorrido a su modo. Los autores plantean un itinerario, por momentos laberíntico, en el que nos participan de situaciones por las que nuestro país ha venido hiriéndose, gustos, lecturas y marcas de la práctica compartida; indemnizan de esa manera el cansancio del día o el sopor que en ocasiones trae lo cotidiano.
  ver mas

 

   El psicoanalista lector

Por Pablo Peusner
Acerca de Una Historia simbólica de la Edad Media occidental
  Michel Pastoureau, Ed. Katz, Buenos Aires, 2006
   
  Los psicoanalistas lacanianos que no retrocedemos ante los niños solemos detenernos largamente a estudiar los dibujos de nuestros jóvenes pacientes. Sin embargo las indicaciones “lacanianas” para abordarlos son escasas y, por lo tanto, es frecuente que nos tentemos con echar mano del corpus teórico de la psicología; allí la teoría proyectiva o el simbolismo clásico, acompañan el naufragio de las interpretaciones. Entonces... ¿por qué no tomar en serio la indicación lacaniana de considerar que los componentes de los dibujos infantiles funcionan al modo de los elementos de una heráldica? Claro que tomar en serio una afirmación tal exigiría un recorrido por el modo de funcionamiento de la heráldica –tarea algo lejana al espíritu de la época considerando que la lógica del blasón surge en los albores del siglo XIII–. Sin embargo la indicación de Lacan es tan precisa que cuesta obviarla ante la suposición de su valor.
  ver mas

 

   Colaboración

Por Carlos Pérez
¿Cómo voy a andar si estoy aquí?
 
   
  El humor forma parte del raro grupo de nociones de las que sabemos en qué consisten hasta que intentamos definirlas. Decimos humor, pero ¿qué humor? ¿Buen humor, malhumor, humor sombrío, acuoso, vítreo, de mierda? Solemos afirmar que Fulano o Mengano tiene sentido del humor, pero que el humor pueda sentirse difiere de que tenga un sentido. Concediendo (ya es mucho) que de algún lado viene y hacia algún lado se dirige, lo más probable es que las direcciones sean múltiples, con lo que se llega a lo más evidente: cada vez que encontramos un sesgo de humor, algún sentido ha de tener, pero nada indica que esa dirección se mantenga.
  ver mas

 

   Colaboración

Por Néstor Bolomo
El cártel y la formación del analista
 
   
  Sostener el psicoanálisis en extensión en las coordenadas del discurso analítico ha sido desde siempre un problema. El análisis de los analistas “más un poco de realismo y sentido común”, se han mostrado –es lo menos que podría decirse– insuficientes. La dominancia –si se permite el pleonasmo– del discurso del amo y su variante universitaria son sobradamente manifiestos como para insistir en ello. Estas cuestiones no están “relacionadas con” la formación del analista. Son las cuestiones mismas que ella debe enfrentar y franquear. Lamentablemente, es corriente emplear el significante “formación” para designar una práctica lisa y llanamente universitaria.
  ver mas

 

   Problemas y controversias en el psicoanálisis

Por Juan Bautista Ritvo
¿Pensar la muerte?
 
   
  Tiempo atrás salió en Argentina un libro, un pequeño libro, de un filósofo muy poco conocido entre nosotros, Vladimir Jankélévitch1, al que conviene leer por múltiples razones; una de ellas, que en otra oportunidad comentaré, es que introduce, por las vías menos habituales, una categoría que considero esencial para la determinación del sujeto, en el sentido en que entendemos esta expresión: presque-rien, es decir, “casi nada”, algo que ni es simplemente nada ni tampoco simplemente algo que es, algo que existe como un desvanecimiento en acto que está al borde de la desaparición y, no obstante, en el límite, subsiste. Ahora, vuelvo al libro que invito a leer. Con diversa penetración y diversos tonos, la tradición humanista insiste en que aceptamos el dolor, la enfermedad, la muerte a condición de distraernos cotidianamente de ellos hasta que se nos vengan irremisiblemente encima, así que mientras tanto obramos y sentimos como si fuéramos a estar para siempre.
  ver mas

 

   El juego

Por Carlos Gustavo Motta
El pathos del juego
 
   
  Apostar. Jugar todo el tiempo que se pueda, donde la lógica se construye en relación a ganar o perder dejando de lado el espíritu lúdico creador. Hace un largo tiempo visité Las Vegas. Aún no puedo salir de mi asombro al comprobar la existencia de slot-machines (las famosas máquinas “tragamonedas”) dentro de los baños con acceso público de cualquiera de los lobbies de aquellos megahoteles (esos que resultan tanto más que artificiales que cualquier cinco estrellas conocido y que se precie de tal). Ser testigo del pathos del juego en aquél paraíso artifical de la compulsión, permite como Freud, reflexionar (tal como lo hace en Psicopatología de la vida cotidiana), en el axioma: “Temo que mis ejemplos hayan parecido simplemente triviales”. Parafraseando al creador del psicoanálisis, considero que tropezar con cuestiones archisabidas y que todos comprenden, permite reflexionar sobre lo cotidiano y aplicarlo a conceptos analíticos, a su teoría y a su clínica. El recuerdo, en este caso, no sólo señala mi experiencia personal sino que resulta preámbulo de la característica del jugador, aquel a quien le gusta jugar y que no puede detenerse sin importarle el resultado, puesto que perder es un horizonte calculado, igualmente no esperado.
  ver mas

 

   El juego

Por Mariela  Coletti  y Débora Blanca
Perder la cabeza por una cabeza
 
   
  ¿Cuál es el sufrimiento de un jugador compulsivo? Desde ya, pensamos al juego compulsivo como algo distinto del síntoma neurótico. El síntoma neurótico remite a conceptos tales como represión, retorno de lo reprimido, cuerpo extraño, desplazamiento, condensación, sujeto del inconsciente, entre muchos otros. Ahora bien, ¿qué se observa en el jugador compulsivo? En principio, tal como lo dice su nombre, la pulsión, lo que pulsa por emerger y encontrar una salida, que siempre es la entrada al mismo lugar, siempre el encuentro con la misma puerta. Recordemos lo mudo de la pulsión, la búsqueda de satisfacción, la ligazón con el autoerotismo. Predomina el movimiento de desplazamiento (metonimia) y el vacío de metáfora respecto del juego. Se impone lo mudo, su tiranía, el quantum desbordante de pulsión de muerte (goce) y entonces, lo autodestructivo, la imposibilidad de ligar. El mecanismo de denegación (desmentida) relanza al jugador siempre al mismo lugar, al lugar de la pérdida,... de “perder la cabeza”. El jugador compulsivo no busca ganar, sino jugar, encontrando entonces siempre el mismo destino: terminar en ruinas, devastado.
  ver mas

 

   El juego

Por Claudio Deluca
Estragamonedas
 
   
  Estas breves líneas intentan dar cuenta de qué manera la técnica psicoanalítica logró en este caso singular pasar desde lo que se podría llamar de manera descriptiva: “subjetividad arrasada por lo compulsivo”, a una posición diferente, en la cual el efecto sujeto fue surgiendo y logrando circunscribir lo que pudo finalmente recortarse con relación al objeto del deseo. Podría resumirse de esta manera. Pasar de: “No puedo dejar de hacerlo”, a: “tuve ganas de hacerlo, pero preferí...”. A continuación repasaré algunos dichos de la paciente. V. consulta relatando que es el hijo quien quiere que haga un tratamiento, “lo voy a intentar hacer por él”. Dice: “Desde que me quedé sin trabajo empecé a ir al bingo”, “me siento un parásito”; “al bingo voy con mis amigas”, “me endeudé”, “estuve ocho meses sin cobrar la jubilación”, “ahora estoy empezando a pagar la deuda”.
  ver mas

 

   El juego

Por Norma Bruner
La hemorragia del juego y su pérdida
 
   
  La práctica clínica con niños nos demuestra que la presencia de los significantes primordiales en el Otro, es condición necesaria –no suficiente– para su inscripción y funcionamiento de manera encarnada y no anónima del lado del infans. Los significantes primordiales requieren, en la infancia, de una serie diacrónica de redoblamientos y repeticiones de inscripciones simbólicas fundamentales para su encadenamiento, encarnadura y anudamiento definitivo del lado del niño. Mi trabajo como psicoanalista y supervisora de varios equipos e instituciones clínicas que trabajan con bebes y niños con problemas en el desarrollo (gran parte de los cuales pueden tener una base orgánica congénita o adquirida) da cuenta cotidianamente de la importancia que tienen, “las condiciones” para los actos de apertura de vías y caminos a recorrer para el nacimiento del sujeto y de objetos en el deseo. He recortado en estos 20 años de trabajo, una serie de fenómenos clínicos que si bien son diversos podríamos ubicarlos como “cortes, lesiones, interrupciones, suspensiones, vacilaciones, transitorias e incluso definitivas, de la función y funcionamiento en el juego (y operatoria) de los significantes primordiales”.
  ver mas

 

   El juego

Por Cristina Marrone
Adicción o juego
 
   
  En el país de los juguetes1. Se trata del país que Carlo Collodi describió en Las aventuras de Pinocho: “Ese país no se parecía a ningún otro […]. En las calles había alegría, estrépito, bullicio […]. Por todas partes los niños jugaban a la mancha, a la pelota, al caballito de madera, con el aro y el tejo, con gorros de papel y sables de cartón”2… Cuando, desde su ensayo, Giorgio Agamben3 se refiere al país de los juguetes, acentúa que allí están los niños inmersos en el bullicio. Los sentidos de bullicio se extreman desde estrépito, estruendo, turbulencia, desorden o escándalo, y giran hasta el alboroto de quien juega, se mueve y ríe con su invención. De esta manera, la amplitud del término recoge el valor de la sublimación pero con una ventaja puesto que Agamben manifiesta que los niños juegan para olvidar lo sagrado. El juego enfrenta la condición de lo sagrado como valor absoluto que oprime.
  ver mas

 

   El juego

Por Héctor López
Los duendes del azar
 
   
  Cómo ganar en la ruleta. Lo más importante de nuestras vidas es producto de azarosas e imprevisibles contingencias. “El amor está a la vuelta de la esquina”, dice la sabiduría popular… y la desgracia también. Pero el evento privilegiado donde aprendemos que nuestro destino, aunque planificado con rigor, no es más que el resultado de una apuesta a ciegas, es el juego de azar. Si como sabemos “es el objeto el que causa al sujeto”, ¿qué objeto causa a ese sujeto funambulesco llamado “el jugador”, que de algún modo somos todos? Según Lacan no encontramos al objeto sino como “escritura”1, pero escritura ilegible, como el nombre impronunciable de Dios. El “sujeto jugador” es precisamente aquél que cree poder interpretar esa escritura recóndita y secreta, como si ella fuera una transparente signatura rerum, es decir un signo dejado en las cosas por el Otro, para quien sepa descifrarlo.
  ver mas

 

   Presentación

Por Alberto Santiere
Presentación de "El juego"
 
   
  Para lograr notoriedad internacional y ser situado por algún posible sobreviviente del genocidio nazi, ya que desconocía el destino trágico de sus 300 familiares europeos, el ajedrecista polaco Miguel Najdorf −a quien el juego ubicó fuera de su país−, “se la jugó” y estableció en 1947 el record mundial de partidas “a ciegas” en Brasil. Retuvo durante 23 horas la posición exacta de 1440 piezas y miles de combinaciones para vencer a la mayoría absoluta de sus oponentes, y un día después reprodujo sin dudar cada uno de los 45 desafíos que no vio, transitando por la cornisa de su psiquismo. Se trataba de “la partida”...
  ver mas

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com